Brasil armó una fiesta de toques y goles ante Corea

Lo derrotó 4 a 1 en un gran primer tiempo. En el complemento reguló pensando ya en el choque ante Croacia el viernes.

Los jugadores de Brasil festejan un gol a puro baile. (@FifaWordCup)

Brasil validó su chapa de candidato en Qatar 2022 y superó con comodidad a Corea del Sur, que había conseguido una clasificación agónica en la fase de grupos. Le ganó 4 a 1, con goles de Vinicius Jr., Neymar, Richarlison y Paquetá, todos en el primer tiempo.

En el complemento descontó Paik Seung-Ho, aunque el encuentro estaba liquidado desde hacía muchos minutos. Ahora, lo0s de Tite jugarán con Croacia por un lugar en la semifinal el viernes a las 12 (en la previa de Argentina- Países Bajos) en el estadio Education City.

A los 7’ Raphinha armó una gran jugada por la derecha, desbordó, y colocó un centro para que aparezca por el otro lado Vinicius Jr. El del Real Madrid la frenó y definió a colocar al ángulo, en medio de varios coreanos que defendían su propio arco, incluido el arquero Kim Seung-gyu. ​No había pasado nada aún y Brasil ya gana su encuentro de octavos de final. 

Y tres minutos más tarde llegó un penal que empezó a definir la historia del partido. Jung Woo-Young quiso despejar, pero Richarlison se la punteó, tocó primero la pelota y el coreano le terminó rozando en el talón. Lo cambió por gol Neymar.

Brasil siguió floreándose y a los 28’ Richarlison la aguantó contra Hwang In-Beomm, tocó para Marquinhos y este para Thiago Silva, que lo vio al 9 y lo dejó mano a mano frente al arquero rival. Todo a un toque, ante la mirada de la defensa coreana. Gran definición: golazo.

A los 36’, en otra gran jugada colectiva, Vinicius Jr. empaló la pelota para la llegada de Lucas Paquetá, que de primera definió colocando la pelota en un palo. Era el 4 a 0 y6 parecía que los sudamericanos podían hacer muchos más.

El equipo de Tite fue contundente, desplegó buen juego y, para colmo, cuando exigieron a su arquero, respondió de la mejor forma.

En el complemento, Brasil reguló el partido y cuidó las piernas de cara a su próximo partido. Corea siguió insistioendo y tuvo un par de situación.

La recompensa para los asiáticos llegó recién a los 31’, cuando Paik Seung-Ho venció a Alisson, que hasta el momento había respondido en todas, con un disparo desde muy lejos que se clavó en el ángulo izquierdo del arquero.

De allí hasta el final no mucho más. El partido estaba liquidado desde hacía mucho. Brasil con la cabeza puesta en Croacia, y Corea con la suya en volver a casa. (DIB)