Cuidado, zona de radares en rutas bonaerenses

Habrá casi 50 en los caminos a los centros turísticos de la provincia de Buenos Aires. Sumarán drones en los controles desde el aire.

Un radar en plena ruta argentina.

Las autoridades de control nacional y provincial tendrán durante la temporada de verano a disposición 74 radares de supervisión de velocidades máximas y una serie de drones enormes, con el objetivo de controlar las principales rutas de acceso a los principales destinos turísticos. Además, en el territorio bonaerense habrá controles bajo la nueva ley de alcohol cero.

La ANSV dispuso para la temporada 550 agentes desplegados en las rutas de todo el país. Con presencia en 86 bases operativas, también fiscalizarán el transporte automotor de cargas y pasajeros. Habrá 240 móviles, 250 sistemas de asistencia digital personal, 242 elementos tecnológicos para ayudar al control, los drones y 25 radares móviles.

La mayor concentración de cinemómetros para controlar la velocidad está en los caminos hacia el Atlántico provincial. Buenos Aires tiene autorizados 37 verificadores de excesos en los 800 kilómetros del corredor vial que administra Aubasa (Autovía 2, rutas 11, 63, 74, 56). Además funcionan dos radares en la ruta 29 y otros 10 que son “móviles”.

Están señalizados (a 300 metros hay un cartel de advertencia) y más de la mitad están instalados donde la velocidad máxima es de 80 kilómetros por hora. Las multas por exceso de velocidad llegan hasta los $180.000.

En lo que respecta a los ubicados en la ruta 2, estarán:

Km. 33,8; Km. 41,9 (sentido ascendente); Km. 45 (sentido descendente); Km. 52; Km. 103,5 (sentido descendente); Km. 113,5 (sentido descendente); Km. 114 (sentido ascendente); Km. 116 (sentido ascendente); Km. 117,5 (sentido descendente); Km. 152,7 (sentido ascendente); Km. 156,2; Km. 180; Km. 195,9; Km. 203; Km. 323,7; Km. 340,9; Km. 395,9 (sentido descendente); Km. 396,1 (sentido ascendente).

En la Ruta 36 se encontrarán con radares en:

Km. 96,5; Ruta 11; Km. 142,7; Km. 294,4; Km. 290,2 (sentido ascendente); Km. 326,8; Km. 329,8 (sentido descendente); Km. 410,5 ((sentido ascendente)

En la Ruta 63 hay en:

Km. 0,5; Km. 8,8 (sentido ascendente); Km. 13,13 (sentido descendente); Ruta 74; Km. 18,2; Km. 23.

Una de las novedades destacadas de los operativos será la incorporación de enormes drones que tienen el tamaño similar al de un cuatriciclo. La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) informó que incorporará 20 equipos de los convencionales (más pequeños) para complementar la tarea de control en rutas y accesos. Con los drones, se vinieron llevando adelante este año operativos contra los “banquineros”, que también se repetirán en el verano.

Pero la Policía Bonaerense tiene previsto desplegar por lo menos tres de estos aparatos similares a los que se ven en las series de TV. Tienen capacidad para relevar y recorrer extensas regiones con autonomía de casi medio día.

Finalmente, otro punto importante a tener en cuenta serán los controles relacionados con la alcoholemia en la provincia de Buenos Aires. La reforma al Código de Tránsito establece que quienes conduzcan con valores de hasta 499 miligramos recibirán tres meses de inhabilitación para manejar; si el grado de alcoholemia se encuentra entre 500 y 999 miligramos, la pena será de seis meses y los que registren índices de entre 1000 y 1500 miligramos quedarán suspendidos por 18 meses para manejar vehículos.

Sin embargo, en el primer año de vigencia de la ley, es decir durante 2023, aquellos conductores que muestren hasta 499 miligramos por litro de sangre serán sancionados sólo con la asistencia y aprobación de cursos especiales de educación vial. (DIB)