Demandan en $ 212 millones al profesor de La Plata condenado por abuso infantil

Los padres de uno de los menores presuntamente abusados por Lucas Puig en el colegio San Benjamín de Los Hornos quieren un resarcimiento por daños y perjuicios. El reclamo alcanza a la escuela y al Arzobispado de la capital bonaerense.

Lucas Puig (der.) durante el juicio por el que se lo terminó condenando a 35 años de prisión. (Archivo)
Lucas Puig (der.) durante el juicio por el que se lo terminó condenando a 35 años de prisión. (Archivo)

El caso del docente Lucas Puig, de La Plata, que fue condenado en agosto de este año por abusos supuestamente cometidos en 2010, sigue despertando polémica. Tras las manifestaciones de apoyo que continúan movilizando a padres y docentes del colegio San Benjamín del barrio de Los Hornos, donde Puig ejercía y donde habrían ocurrido los hechos por los que se lo sentenció a 35 años de cárcel, ahora los padres de uno de los menores presuntamente abusados exigen un resarcimiento por daños y perjuicios por la suma de 212 millones de pesos. El reclamo alcanza al colegio y al Arzobispado de La Plata.

La acción se direccionó contra el profesor de música en su carácter de “supuesto autor material del ataque”; contra el establecimiento educativo donde habrían acontecido los hechos, por estar “a cargo de la organización de la educación y cuidado del menor víctima” y, contra el Arzobispado local, “en su carácter de propietario y administrador del establecimiento educativo”.

El reclamo, de acuerdo a la presentación, asciende a la suma de 212.880.000 pesos.

Contrato de enseñanza

Para los demandantes, según informa El Día, se aplicaría la ley de Defensa del Consumidor por tratarse de un “contrato de enseñanza”. En tal sentido, dijeron que “queda claro que los demandados que son propietarios, organizan, administran y prestan el servicio educativo, quedan expresamente alcanzados por la normativa tutelar de la ley de defensa del consumidor”.

Sentado ello, pidieron, por aplicación del artículo 53 de esa normativa, la instancia abreviada del proceso sumarísimo.

El punto de discusión está radicado en la actual situación del expediente penal, con un recurso pendiente de resolución en Casación (por los 35 años de condena) y lejos de un estadío de firmeza.

Entonces, llegado el caso, por aplicación del artículo 1775 del Código Civil y Comercial de la Nación, el proceso civil debería suspenderse hasta que se agote la vía penal.

Sin embargo, existe una excepción para esa norma: la demora injustificada, lo que tendrá que ser merituado por el juez que entiende en la acción civil.

Violencias

En la demanda se habla de violencia física, psicológica y espiritual, de un quebrantamiento del normal desarrollo sexual de la presunta víctima y de la vulneración del principio de dignidad humana.

“La extensión del daño causado, surge palmario de los hechos descriptos y los tratamientos psicológicos que ha debido afrontar, tal como se ha acreditado en el proceso penal, y como asimismo quedará acreditado en autos”, explicaron.

“Entre los síntomas generados, en su momento el menor sufría ataques de pánico ante la posible presencia del agresor, requería bañarse siete u ocho veces por día, no podía dormir sólo o con la luz apagada, como tampoco podía concurrir a baños públicos solo”, sostuvieron los demandantes, así como remarcaron los trastornos que implicó el obligado cambio de establecimiento educativo y la pérdida de contacto con sus compañeros.

12 años después

Lucas Puig fue condenado el 30 de agosto de este año por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de La Plata. Fue sentenciado a 35 años de prisión al ser hallado culpable de “abuso sexual y corrupción de menores” contra dos niños que asistían al jardín de infantes del mencionado colegio San Benjamín entre fines de 2009 y principios de 2010.

La decisión fue tomada por los jueces Hernán Decastelli, Ramiro Fernández Lorenzo y Cecilia Sanucci, en un clima de tensión ya que el docente contaba con mucho apoyo en las afueras de los juzgados de 8 y 57 de la capital provincial, mientras que familiares de los denunciantes esperaban un fallo condenatorio.

Puig había sido absuelto en 2015 en un primer debate por el beneficio de la duda, pero debido a una decisión del Tribunal de Casación bonaerense, se realizó este nuevo proceso.

Al día siguiente de la condena los gremios docentes de La Plata llevaron adelante un paro por “el desamparo docente dentro de las instituciones”, en amparo al profesor de música. Y desde esa fecha se llevaron adelante varias marchas de docentes y padres del San Benjamín que apoyan a Lucas Puig y afirman que fue condenado injustamente. (DIB) MM