11.7 C
La Plata
14/09/2022
InicioPolicialesCae en Berazategui otro miembro de la secta yoga: manejaba la compra...

Cae en Berazategui otro miembro de la secta yoga: manejaba la compra de inmuebles en EE.UU.

Gabriel Sorkin está acusado de ser uno de los cuatro integrantes de la organización que conducían el lavado de dinero hacia Estados Unidos a través de inmobiliarias y una escribanía.

Publicidad
Publicidad

Anoche fue detenido en la localidad bonaerense de Berazategui a Gabriel Armando Sorkin, un hombre de 49 años que tenía pedido de captura en el marco de la causa abierta por la secta desbaratada en el barrio porteño de Villa Crespo, y era uno de los integrantes del grupo buscado por manejar la compra de inmuebles en el exterior.

Fuentes de la pesquisa indicaron que Sorkin, de 49 años, fue arrestado por personal de la Prefectura Naval en la calle 221 y 259, de la localidad de Sourigues.

El detenido es una de las 24 personas sobre las cuales el juez federal Ariel Lijo dictó pedido de captura y que permanecía prófugo desde el viernes pasado, cuando se detuvo a los cabecillas de la organización.

La secta, según se determinó en la investigación, sometía a sus víctimas a explotación sexual y laboral. Entre los detenidos está Juan Percowicz, un hombre de 84 años, líder del grupo y que ya había estado vinculado con una investigación similar, tres décadas atrás y por hechos similares.

Búsqueda

En tanto, Interpol continúa buscando a tres miembros de la secta que residen en los Estados Unidos: Pablo Sinigaglia, Verónica Ángela “Loia” Iácono y María Beatriz “Bugi” Bugari, que junto a Sorkin manejaban el lavado de dinero del grupo a través de la compra de inmuebles.

Según la Investigación del Departamento de Trata de Personas de la PFA, a cargo de Jorge Juri, los cuatro utilizaban para tal fin las sociedades y fundaciones Avanti Wellness, CMI Abasto y We are Candor. En este contexto, el juez federal Ariel Lijo, a cargo de la causa, ordenó su captura internacional y notificó a Interpol de la medida.

“Ceremonial”

Los adeptos de la secta en Estados Unidos aportaban una cuota mensual en divisas extranjeras, denominada “ceremonial”.

La organización convencía a los “pacientes” a realizar ese y otros “tratamientos de ayuda” en Buenos Aires con el objetivo de aislarlos de sus familiares directos para sacarles beneficios económicos.

El dinero ingresaría al circuito legal mediante inmobiliarias y una escribanía que tiene la organización en el país y en las distintas fundaciones creadas en los Estados Unidos, donde se generaba un flujo constante de divisas extranjeras. (DIB) MM

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad