Juan Bautista Otegui, el tenista de Rauch: “Hoy estoy pagando el precio para lo que venga en el futuro”

Pasó momentos difíciles y en la actualidad ocupa su mejor ranking histórico; tuvo un año de “volver a ser” y va por más.

Otegui fue sparring del equipo argentino de Copa Davis. - Challenger Ambato / Armando Prado -

Por Rodrigo Márquez, de la redacción de DIB

Son muy pocos los tenistas que desde chicos se instalan entre los mejores del mundo. La mayoría, de hecho, no sale en televisión y lucha para ganarse la chance de jugar a nivel ATP e incluso Challenger. Juan Bautista Otegui tiene 23 años, nació en Rauch y el 2022 fue su mejor año dentro del circuito profesional. Es uno de los tantos “laburantes” del tenis, “todavía con mucho por asentar para seguir dando saltos”.

Jugador diestro, con revés a dos manos, inició el año cerca del puesto 900 del ranking de la ATP. Hoy, 365 días después, ocupa su mejor ubicación histórica: 397. “Fue un año muy positivo para mí, donde además de los números sumé muchas cosas a mi tenis”, le contó a DIB mientras ya trabaja de cara a la temporada que se avecina.

“Por primera vez terminé un año sin lesiones. También estoy con un equipo de trabajo mucho más completo, tengo el presupuesto para poder viajar e ir a los torneos que quiera y eso es una gran diferencia”, enumeró el tenista bonaerense los motivos de su crecimiento.

Otegui es entrenado por Horacio y Nicolás Alderete, mientras que también lo acompañan un preparador físico, un psicólogo y kinesiólogos. El “orden” sobre cuestiones que van más allá de sacar bien o no errar una derecha, fue la diferencia entre el 2022 y los años anteriores.

El nacido en Rauch vive en el club de 8 de la mañana a 6 de la tarde. – Challenger Ambato / Armando Prado –

Adaptarse al “tenis moderno”

El salto de calidad fue importante y está claro. Pero Juan Bautista Otegui sabe que lo siguiente es lo más difícil. A medida que el embudo se achica los obstáculos son mayores, al igual que el nivel de exigencia. Por eso, el entrenado en sus inicios por Marcelo “Negro” Gómez, formador de Juan Martín del Potro y de tantos otros, atraviesa una especie de metamorfosis para convertirse en jugador de élite.

“Estoy tratando de ser un jugador que lastime más con el saque, que juegue más metido dentro de la cancha, que sea agresivo”, lo resumió el rauchense. Pasar de ser “un jugador de contragolpe” a “ir para adelante”. Lo que él definió como el “tenis moderno”. El bonaerense sabe que no es un proceso sencillo y reconoció que todavía le queda “mucho por asentar para seguir dando saltos”.

Título y volver a ser

Para los “laburantes” del tenis, insertarse en el circuito no es tarea sencilla. “Estuve un año en Italia solo, jugando por plata. Todo se veía muy oscuro, en un momento las cosas estaban muy difíciles”, contó Otegui, y añadió que en esos pasajes la idea de colgar la raqueta “se te cruza por la cabeza”.

Por eso cuando este año ganó el M15 en Eindhoven, Países Bajos, fue para él como una especie de resurgir. “Lo sentí como algo muy bueno porque me hizo darme cuenta que estaba de vuelta, fue como volver a insertarme en el circuito y sentir de nuevo que puedo hacer cosas grandes”, lo describió el nacido en Rauch hace 23 años.

Fue el segundo título en la carrera del tenista bonaerense, que también se había consagrado en el M15 de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en 2019. Aquella tarde de Eindhoven en la que venció al francés Arthur Reymond por 6-1, 4-6 y 6-4 significó recuperar las buenas sensaciones y, quizás, sea el punto de inflexión en su carrera.

El bonaerense busca consolidarse en el más alto nivel. – Challenger Ambato / Armando Prado –

Sparring de Copa Davis

Otra de las grandes experiencias que 2022 le dejó a Juan Bautista Otegui fue ser sparring del equipo argentino de Copa Davis. “La experiencia estuvo muy buena. Compartí equipo con Fran Cerúndolo y con Seba Báez, que son chicos que los conozco hace mucho, que eran amigos y con los que compartí torneos de juniors”.

“Fuera de la cancha -continúa Otegui-, la verdad que con los chicos la mejor. Con Fran soy muy amigo y la pasamos bien. Y después dentro de la cancha yo hacía mucho que no compartía tanto tiempo con ellos y pude sacarle provecho a varias cosas que fui viendo”.

El rauchense dejó en claro que en un futuro le gustaría volver “pero como jugador” y que no le “atrae” el nuevo formato de la competencia. “A mí me parecía mucho más tradicional y que llamaba más la atención el otro formato. Hinchada local, hinchada visitante, que se juegue en tres días en partidos a cinco sets, como que era mucho más llamativo”, sostuvo.

Otegui busca tener el ranking para jugar los Grand Slam. – Twitter –

Próximo paso

Consumado un 2022 de reinserción dentro del circuito profesional, la meta de cara al 2023 es dar un paso más. “El objetivo es tener el ranking que me permita jugar las Qualys de los Grand Slam”, afirmó Otegui.

Para eso llega al club a las 8 de la mañana y vuelve a su casa a las 6 de la tarde. Para eso pasó Año Nuevo alejado de su familia y amigos. “Hoy estoy pagando el precio para lo que venga en el futuro, que sueño con que va a ser algo mejor”.

El retiro de Roger y su torneo favorito

Con 23 años, Juan Bautista Otegui creció viéndolo jugar a Roger Federer. Por eso, la noticia del retiro del suizo “fue muy shockeante”, aunque un poco “lo esperaba”.

“Medio que un poco me lo esperaba, pero cuando salió la carta (del retiro) fue muy shockeante y me afectó bastante porque lo vi desde chico y en el fondo pensaba que podía ser eterno”, dijo el tenista bonaerense. Aunque aclaró que sus principales referentes son “Nadal y Del Potro”.

El rauchense también se tomó el tiempo para compartir cuál es su torneo favorito, y no dudó ante la pregunta de DIB: “Wimbledon, el que más me gustaría ganar es Wimbledon”.

El inicio del 2023

Juan Bautista Otegui ya tiene definido cómo será su primera gira del 2023. Arrancará este 2 de enero con dos Challengers en Tigre y luego jugará un torneo de la misma categoría en Brasil y otro en Chile. RM (DIB)