11.1 C
La Plata
25/06/2021
InicioSociedadGonzález Rouco, un arquitecto argentino con el sueño de viviendas bio-construidas

González Rouco, un arquitecto argentino con el sueño de viviendas bio-construidas

El arquitecto bonaerense estuvo instalado en México y trabajó en un proyecto que casas de bajo costo y que reducen el impacto en la contaminación.

Publicidad
Publicidad

José Manuel González Rouco es un arquitecto nacido en la ciudad de Bahía Blanca, que impulsó en Oztopulco, en las montañas mexicanas de Tepoztlán, un proyecto de vivienda bio-construida, de bajo costo, de casi nulo impacto ambiental y que asegura una gran velocidad en la construcción.

Egresado de la Universidad Nacional de La Plata, cuna de grandes arquitectos del país, ha recorrido América Latina haciendo amigos, con el único bagaje a cuestas de su guitarra, su exquisita voz que emociona con el cantar latinoamericano y, por supuesto, su calidad de arquitecto moderno, inteligente, brillante en ideas.

“Hace un par de años que vengo con esta idea en la cabeza que es la de producir viviendas de interés social, con tres premisas: velocidad en la construcción, bajo costo y reducción de impacto en la contaminación. Por eso es que la idea es que sea prefabricada y bio-construida”, contó “Pepe” González Rouco al sitio www.vocesele.com.

Vista panorámica de la casa.

Desde febrero de 2020, el bonaerense se instaló en Oztopulco, una comunidad en construcción en las montañas de Tepoztlán, donde aprendió junto a un maestro francés, Laurent Coquemont, quien viene trabajando en la tierra como material de construcción hace muchos años.

“En esta comunidad la premisa es que las construcciones sean ecológicas y bio-construidas, al menos en su mayor parte. Y allí es donde conozco a la familia de Carolina y Michael, quienes tenían un terreno allí y por motivos de la pandemia habían perdido sus trabajos y ya no iban a poder afrontar los gastos de alquiler. Ellos decidieron ‘apostar’ a desarrollar la idea y resolver una primera etapa de su vivienda para poder mudarse en dos meses.  En definitiva, toda una sincronía entre lo que ellos necesitaban como primera necesidad, resolver su vivienda (bioconstruida, rápida y con bajo costo) y mi necesidad de experimentar cómo se comportaba esta idea físicamente y ya no en papeles”, contó ya de regreso en Argentina.

Según González Rouco, la bioconstrucción se trata de reducir al mínimo el uso de materiales con más impacto, entonces hay que repensar y deconstruir todos los procesos “tradicionales”. “El proyecto se acomoda en la topografía del terreno y a la vegetación existente, no se tocó un solo árbol. Se resume en varios volúmenes, con distintos usos conectados por circulaciones exteriores y jardines; esto lo permite el clima que tiene este lugar de ‘primavera todo el año’”, agregó.

José Manuel González Rouco.

El baño es un baño seco, que se trata también de algo muy simple: los desechos sólidos de inodoro, se compostan con aserrín durante un tiempo y luego se usa como abono para árboles que hay en la comunidad. “Cada familia gestione sus residuos y desechos. Es un lugar muy especial donde llueven 6 meses casi todas las noches y 6 meses de seca total, por lo que el cuidado del agua es fundamental. De ahí la necesidad de usar baño seco y biofiltros que reciclan el agua y se usa para riego.  Son dos tecnologías muy simples que pueden ayudar a disminuir muchísimo el uso de agua”, dijo.

Con respecto a si se pude construir una casa de ese tipo en un centro urbano, González Rouco aclaró: “Este proyecto en particular, entiendo que se ajusta mejor a una situación despegada de medianeras, sería periurbano o rural. Pero se puede construir con estas técnicas en la ciudad también. Solo hay que tomar los recaudos necesarios al entrar en contacto con el cemento por ejemplo, ya que estos sistemas ‘respiran’, y necesitan liberar la humedad”.

Además, otro aspecto a destacar que con este proyecto, relató el arquitecto, uno tiene la posibilidad de construir en varias etapas y de estar viviendo en el espacio desde la primera etapa con una inversión muy chica. “Necesitamos poder darle visibilidad a este proyecto como a tantos otros, para que puedan llegar a las organizaciones o cooperativas y podamos trabajar en conjunto”, concluyó. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad