24.4 C
La Plata
27/10/2021
InicioSociedadAprender 2017: los sectores vulnerables, más expuestos al fracaso escolar

Aprender 2017: los sectores vulnerables, más expuestos al fracaso escolar

Publicidad
Publicidad

La Plata, mar 25 (Por José Giménez, de la Agencia DIB).- Uno
de cada cuatro alumnos de clase baja que concurre a una escuela pública de alta
vulnerabilidad no supera el conocimiento de los contenidos básicos en Ciencias
Sociales. En cambio, solo el 2,7% de los estudiantes de clase alta que asisten
a un colegio privado se encuentra en la misma situación.

Esta distancia, expuesta brutalmente por los resultados del
Operativo Aprender 2017, se repite en casi todas las pruebas realizadas en las
escuelas públicas y privadas de la provincia.

Organizado por el Ministerio de Educación de la Nación, el
Operativo Aprender se llevó a cabo en octubre del año pasado en todo el país.
Las pruebas se realizaron en 6° grado de Primaria, donde se evaluó Ciencias
Sociales y Naturales, y el 6° año de Secundaria, donde se tomó Matemáticas y
Lengua. En el segundo nivel, los resultados bonaerenses fueron discretos: la
provincia terminó 14° en el ranking nacional de Matemáticas, y 8° en Lengua.

En los resultados difundidos esta semana queda en evidencia
cómo el nivel socioeconómico (NSE) y el grado de vulnerabilidad de la
institución educativa inciden fuertemente en el resultado de las pruebas. Efectivamente,
en todos los casos, las evaluaciones de más del 25% de los estudiantes
pertenecientes al NSE bajo se encuentran “por debajo del nivel básico”, con un
pico preocupante en Matemáticas, donde el número asciende al 61,3%.

Para determinar estos resultados, el estudio incluyó un
cuestionario similar a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), que dividió a
los estudiantes a través de tres niveles de NSE: alto, medio y bajo.

En ese esquema, el “fracaso” del NSE alto en Ciencias
Sociales es del 4,5%, mientras que el NSE bajo se multiplica por 5: 25,9%. Por
el contrario, solo el 12,1% de los estudiantes con NSE bajo demostraron tener
un nivel “avanzado” en Ciencias Naturales, contra un 51,7% de los integrantes
del NSE alto.

En Secundaria, en tanto, el 7% de los estudiantes ubicados
en el sector económicamente más acomodado fracasó en Lengua, mientras que el
traspié se repitió en el 30,4% en los alumnos de mayores necesidades.

En Matemáticas, el fracaso es alto por igual, aunque
manteniendo la escala antedicha: el 20,8% del NSE se encuentra por debajo de
los contenidos deseados, mientras que esa cifra trepa al 61,3% en el NSE bajo.

La misma diferencia se da en el nivel de repitencia: en
Primaria, solo el 2% de los alumnos del NSE más alto repitió una vez. En contraposición,
el 22% de los estudiantes que pertenecen al NSE bajo lo hicieron una o más
veces. En Secundaria, en tanto, a esta situación se añaden dos situaciones: el
trabajo y la maternidad/paternidad de los estudiantes, que empeoran los índices
de repitencia y de baja comprensión, sobre todo en matemáticas.

 

Fuga hacia el privado

Otro detalle que salta a la luz en el resultado del Aprender
es la composición de la matrícula escolar. El 76% de los estudiantes
representados por el NSE alto concurren a la escuela privada, mientras que ese
número se reduce a apenas el 7% en los sectores más vulnerables. Como ya se
mencionó, lo resultados indican que en este último grupo se multiplican por 10
el número de alumnos que no llega a los niveles mínimos de aprendizaje.

Al respecto, la Secretaria de Evaluación Educativa de la
Nación, Elena Duro, indicó a DIB que “las brechas por nivel socioeconómico son
las que determinan más fuertemente los desempeños de los logros de aprendizaje
de los chicos en el sistema argentino”. Sin embargo, destacó los “altos
porcentajes de escuelas de zonas muy vulnerables que superan el promedio
nacional de logros en todas las áreas”.

“Las diferencias de nivel socioeconómico y asistencia al
sector público y privado son históricas en el sistema educativo argentino. El
sector primario es preponderantemente público. En la escuela secundaria, a
medida que se fueron incorporando cada vez más estudiantes, empezó a cobrar más
fuerza en algunas jurisdicciones el sector privado”, indicó.

 

Ausentismo y polémica

Las pruebas Aprender 2017 se realizaron en 5 mil escuelas
primarias de la provincia, de las cuales el 82,4% son rurales, y el 68,6% son
estatales. Participaron en total 203 mil estudiantes (el 73% del total), y solo
mil no respondieron.

En Secundaria se relevaron 3.500 escuelas, de las cuales el
91,1% son urbanas y el 56,9% públicas. En este caso respondieron 104 mil
alumnos, y solo 800 entregaron en blanco. En este caso, en las escuelas
estatales solo contestó el 46% de la matrícula, un número muy por debajo de la
media. Al respecto, Elena Duro dijo a DIB que “lamentablemente hay sectores
minoritarios que no se sumaron, y esto perjudica a los sectores más
vulnerables, y amplía la inequidad en el sistema”.

La funcionaria apuntó contra los gremios docentes, al
sostener que en esos casos “se impuso la política partidaria o gremial ante un
evento que debería ser un evento cívico, obligatoria y responsable”. (DIB) JG

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad