Los municipales de Mar del Plata siguen en pie de guerra: retención de tareas y “ruidazo”

Es por el conflicto por la falta de acuerdo salarial. El sindicato pretendía un 35% de aumento en abril y el Ejecutivo otorgó un 10% por decreto; además, quieren declarar a los trabajadores municipales como “esenciales” y de esa forma evitar paros.

Los trabajadores municipales de Mar del Plata siguen en conflicto con el Ejecutivo. (La Capital)
Los trabajadores municipales de Mar del Plata siguen en conflicto con el Ejecutivo. (La Capital)

Continúa el enfrentamiento entre los trabajadores municipales de General Pueyrredon y la intendencia por la falta de acuerdo salarial. Así, el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) realizaba este viernes una retención de tareas de tres horas con movilización y “ruidazo” en la puerta del palacio comunal.

La medida de fuerza de este viernes se realiza hasta las 13 y en ese lapso habrá una concentración que incluirá un “ruidazo para que el intendente se siente a negociar una paritaria digna”.

La negociación entre el gremio y el Ejecutivo, según vienen informando medios locales, se halla estancada hace varios meses y el conflicto escaló más allá de la discusión salarial. Porque el intendente Guillermo Montenegro, entre otras medidas, presentó un proyecto aún en discusión para declarar “esenciales” a los municipales y de esa forma evitar las huelgas, que pasarían a ser ilegales.

“Es insostenible”

“Hoy el bolsillo de los trabajadores municipales está depreciado más de un 50%. Esta pérdida del poder adquisitivo se torna insostenible, más teniendo en cuenta que el intendente aumenta las tasas muy por encima del índice inflacionario y a los privados los ajusta por inflación con aumentos superiores al 65%”, indicó el STM.

El conflicto se remonta al mes de abril cuando el gremio pidió una recomposición salarial del 35% y el Ejecutivo se plantó en 10%, cifra que finalmente otorgó por decreto.

Ante la falta de acuerdo, hubo un paro de 48 horas el 4 de abril y Montenegro resolvió descontarles el día a los trabajadores que se sumaron a la medida de fuerza.

En la misma línea, mediante otro acto administrativo, decidió eliminar el presentismo (cinco días hábiles de licencia por cuatrimestre con goce de haberes) para los agentes que se plieguen a este tipo de protestas.

Esenciales

Luego, el Ejecutivo presentó un proyecto, aún en tratamiento en el Concejo Deliberante, para declarar “esenciales” a los municipales. La iniciativa, en caso de transformarse en ordenanza, generaría que los trabajadores no puedan hacer paros.

Tras ese anuncio, el gremio anunció un plan de lucha “a matar o morir” y advirtió que “la paciencia se acabó”.

La medida de fuerza de este viernes es la segunda en una semana, ya que el viernes pasado hubo una acción similar, aunque incluyó toda la jornada laboral. Ese día, para el Ejecutivo municipal, la retención tuvo un “bajo acatamiento en líneas generales” mientras que para el Sindicato la adhesión llegó al 75%.

Al igual que la semana pasada, el Ejecutivo municipal confirmó que se aplicarán sanciones a los trabajadores que se adhieran a la retención de tareas, que “dependerán del tipo de incumplimiento”. (DIB)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí