¿Qué conviene más: un plazo fijo tradicional o uno UVA?

Frente a la inflación que no cede, cuáles son las mejores opciones para invertir, de acuerdo a datos del Banco Provincia.

Cuánto paga un plazo fijo tradicional con la nueva tasa de interés
A un clik, los plazos fijos puede darse de alta a través del home banking.

Frente una inflación que en enero se aceleró, la incógnita en el mercado es qué hará el Banco Central con la tasa de política monetaria y el rendimiento de los plazos fijos este mes.

La entidad monetaria mantiene la tasa de interés del plazo fijo sin cambios desde hace tres meses. La última vez que la tocó fue el 15 de septiembre cuando la elevó 5,5 puntos con lo cual la Tasa Nominal Anual (TNA) es del 75%, lo que equivale a una Tasa Efectiva Anual (TEA) del 107%, con lo cual el rendimiento del plazo fijo minorista es de 6,2% mensual.

Una de las claves de las finanzas personales es poder destinar una porción de los ingresos al ahorro y a la inversión de manera de tener un respaldo económico, ya sea para darse un gusto personal, para desarrollar un emprendimiento o simplemente para hacer trabajar el dinero y generar un interés.

Entre las personas más conservadoras, es decir aquellas que están dispuestas a ahorrar y a invertir sin asumir grandes riesgos, los distintos tipos de plazos fijos suelen ser una opción simple y práctica. Pero ¿qué es un plazo fijo? ¿cuáles son las distintas opciones que ofrece Banco Provincia? ¿cuál es la tasa de interés que genera? En este contenido del Programa Incluir te ofrecemos las respuestas a esos interrogantes.

Plazo fijo tradicional

Se trata de un instrumento de inversión de bajo riesgo, el cual se puede realizar a un plazo mínimo de 30 días y desde un monto inicial de 1.000 pesos. Actualmente, Banco Provincia ofrece una tasa nominal anual (TNA) del 75%. 

La operación se puede realizar desde la Banca Internet Provincia (BIP) siguiendo la ruta: Inversiones/Plazo Fijo/Constitución.  

Adicionalmente, el Banco ofrece la opción de Renovación Automática. De este modo, al vencimiento del plazo fijo, el mismo se vuelve a constituir por un período más, invirtiendo el capital inicial más los intereses generados. En este caso, el plazo máximo de renovación automática es de 180 días. 

Ejemplo: si un mes se realiza un plazo fijo a 30 días por $10.000, a una tasa nominal anual del 75%, al final del período se obtendrán $10.616,43, compuestos por el capital inicial de $10.000 más $616,43 de intereses. Ahora bien, si se reinvierte ese monto en su totalidad en las mismas condiciones de plazo y tasa, el mes siguiente se obtendrán $11.270,86 (10.616,43 de capital + $654,43 de intereses). Con la misma tasa y el mismo plazo, el interés obtenido el segundo mes creció $38, porque se reinvirtieron los intereses generados previamente. 

Plazo fijo UVA

Es una inversión que se utiliza para, de algún modo, seguir el ritmo de la inflación. Presenta un plazo mínimo de 90 días, pero ofrece la posibilidad de cancelarla antes del vencimiento siempre y cuando hayan transcurrido al menos 30 días desde la fecha en que se hizo el depósito. 

En el caso de los plazos fijos UVA, el monto en pesos invertido por el o la ahorrista se transforma en UVAs. La Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) es una medida de valor que fija diariamente el Banco Central. La misma sigue al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), basado en el índice de precios al consumidor que publica en Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) todos los meses, el cual mide la inflación. 

El objetivo de la UVA es preservar el valor de la moneda de los contratos. Entonces, si la inflación en Argentina aumenta, también lo hace esta Unidad de Valor Adquisitivo. 

Banco Provincia ofrece la posibilidad de invertir en un Plazo fijo UVA pre cancelable, con rendimiento UVA + 1% (es decir, la variación del valor de la UVA durante la vigencia del plazo fijo más el 1% TNA) a 90 días, que asegura un rendimiento real positivo contra el aumento de precios de bienes y servicios. 

Ahora bien, la persona titular del Plazo Fijo UVA pre cancelable tiene la posibilidad de cancelar la operación, siempre y cuando hayan transcurrido 30 días desde la contratación, dando aviso al Banco con una anticipación de cinco días hábiles, por el mismo canal de contratación. 

En ese caso, no obtendrá como retribución la variación de la UVA + 1% TNA, sino que recibe la tasa de pre cancelación establecida por el Banco Central (la cual se informa en el certificado obtenido inicialmente). 

¿Cuál es mejor?

Entonces, ¿qué conviene más: un plazo fijo tradicional o un plazo fijo UVA? La respuesta depende del momento en que se realiza la inversión. Ocurre que, a diferencia del plazo fijo tradicional, en el plazo fijo UVA existe un grado de incertidumbre porque la tasa se compone de una parte fija (el 1% de interés) y de otra variable (el valor de la UVA). Por eso no se puede tener certeza del monto de la renta que se obtendrá a los 90 días. Esa es la gran diferencia con el plazo fijo tradicional, el cual anticipa el monto de los intereses que se obtendrán al final del período. 

En resumen, si bien el plazo fijo UVA protege al capital invertido de la inflación, en una coyuntura de baja inflación y tasas altas, su rendimiento puede ser menor al del plazo fijo tradicional. (DIB)