Preocupa la proliferación de casos de diarrea en Florianópolis: qué tienen que saber quienes viajen

Las autoridades procuran determinar qué agente patógeno causa los casos y ya hablan de "epidemia".

Las playas de Florianópolis, Brasil.

Un brote de casos de diarrea en Florianópolis, localidad turística del Estado de Santa Catarina (Brasil), ya contabilizó al menos 1.250 personas afectadas, y la Secretaría Municipal de Salud local confirmó que la ciudad está atravesando “una epidemia” en el comienzo de este verano 2023 y que aún desconocen la causa que la provoca.

Respecto a la proliferación de casos se reportó que “se están investigando las causas”, y se estima que pueden estar relacionados con la presencia de lugareños y turistas en lugares “no aptos para el baño en algunas playas, especialmente en el norte de la isla”.

El informe del Instituto de Medio Ambiente de Santa Catarina (IMA) señaló que playas como Canasvieiras e Ingleses tienen la mayoría de zonas no aptas para el baño. Asimismo, se informó que la Junta de Vigilancia Epidemiológica está monitoreando los casos en los municipios.

En tanto, las muestras tomadas a las personas afectadas están siendo remitidas al Laboratorio Central de Salud Pública de Santa Catarina (Lacen) para identificar el agente causal de la epidemia.

Según las autoridades de la Junta de Vigilancia, las enfermedades diarreicas agudas pueden ser causadas por virus, bacterias y hongos, y que algunos factores que contribuyen a que una persona contraiga diarrea son: la ingestión de agua contaminada, hielo o alimentos de origen desconocido; consumo de carnes, pescados y/o mariscos crudos o poco cocinados.

También puede ocurrir con la ingesta de alimentos mal conservados, baños en aguas contaminadas, contacto directo con una persona enferma, y falta de hábitos higiénicos.

Las autoridades recomiendan lavarse las manos, beber agua habilitada para el consumo, evitar comidas que contengan huevo crudo, verificar la fecha de caducidad de los productos alimenticios elaborados, no bañarse en playas no aptas, evitar tragar agua de mar y llevar animales a la playa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como diarrea la deposición, tres o más veces al día (o con una frecuencia mayor que la normal para la persona) de heces sueltas o líquidas. La deposición frecuente de heces formes (de consistencia sólida) no es diarrea, ni tampoco la deposición de heces de consistencia suelta y “pastosa” por bebés amamantados.

La amenaza más grave de las enfermedades diarreicas es la deshidratación. Durante un episodio de diarrea, se pierde agua y electrolitos (sodio, cloruro, potasio y bicarbonato) en las heces líquidas, los vómitos, el sudor, la orina y la respiración, por lo que se recomienda tomar mucha agua potable y bebidas isotónicas.

Las dos causas más frecuentes de diarrea moderada a grave en países de ingresos bajos son los rotavirus y Escherichia coli. Otros patógenos, como Cryptosporidium y Shigella, también pueden ser importantes. Asimismo, es necesario tener en cuenta etiologías específicas de cada lugar. (DIB) ACR