Los padres de Natalia Melmann pidieron que la Justicia no libere a los asesinos de su hija

“Tuve que escuchar que los condenados son inocentes y que fueron mal juzgados”, sostuvo Gustavo Melmann. En tanto que la mamá de la chica dijo que los expolicías “no merecen ni el perdón de Dios”. Familiares y allegados se manifestaron frente a los tribunales de Mar del Plata.

Los padres de Natalia Melmann estuvieron acompañados por los de otra víctima de femicidio, Lucía Pérez. (0223)
Los padres de Natalia Melmann estuvieron acompañados por los de otra víctima de femicidio, Lucía Pérez. (0223)

Los padres de Natalia Melmann, la adolescente de 15 años asesinada en la localidad balnearia de Miramar en 2001, pidieron este viernes que no se les otorgue la libertad anticipada a dos de los expolicías condenados por el crimen, al participar de una audiencia en la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata, que en los próximos días deberá resolver si les otorga o no el beneficio a los sentenciados. Mientras tanto, familiares y allegados a los Mellman realizaban una marcha frente a los tribunales de la ciudad balnearia en apoyo a este reclamo.

“No puedo creer que puedan salir en libertad, sabemos que si salen volverán a cometer delitos en Miramar”, sostuvo Gustavo Melmann, padre de la adolescente, en diálogo con los medios de prensa que lo esperaban en la puerta de los tribunales situados en Tucumán al 2450, de Mar del Plata, donde participó de la audiencia.

“Tuve que escuchar a (la abogada defensora Patricia) Perello, después de 22 años del crimen, decir que fue un juicio nulo, que son inocentes y que fueron mal juzgados. Es increíble lo que escuché, es una barbaridad porque la causa fue revisada por todos los tribunales del país”, sostuvo el hombre. “El problema es que torturaron, violaron, mataron y la tiraron como basura a una jovencita de quince años y saldrán en libertad, estoy devastado”, añadió Melmann.

En tanto que Laura Calampuca, madre de Natalia, se mostró indignada: “Acabo de escuchar muchas mentiras, siento que me acaba de atropellar un tren”.

“Lo único que sé es que hace 22 años que no veo a mi hija y yo lo que quiero es bailar, abrazarla, pero su lugar es muy reducido. No soy creyente pero si Dios existe estos tipos no merecen ni el perdón de Dios”, manifestó la mujer entre lágrimas. Y dijo que los expolicías condenados “no pueden volver a salir”, ya que “son dos asesinos, no pidieron perdón, dicen que no lo hicieron y los ADN que encontraron en el cuerpo eran de ellos”. “Alguien tiene que tener las pelotas suficientes para decretar la perpetuidad en este tipo de casos”, agregó.

Por su parte, la defensora de los expolicías Oscar Echenique (61) y Ricardo Anselmini (53), Patricia Perello, aseguró al medio local 0223 que “están dadas todas las condiciones legales para que los defendidos recuperen la libertad”. En este sentido, la letrada indicó que ambos condenados tienen informes favorables del Servicio Penitenciario Bonaerense, realizaron cursos de formación, completaron sus estudios académicos, tienen conducta ejemplar y concepto bueno. “Lo que corresponde transcurridos los 20 años de condena es la libertad”, dijo, y cerró: “Los jueces resolverán en el plazo de los cinco días hábiles.

Protesta

Mientras que se realizaba la audiencia, que comenzó cerca de las 10, amigos y allegados a la familia Melmann se reunieron frente a los tribunales para exigir que no se les conceda la libertad anticipada a los expolicías.

Echenique y Anselmini fueron condenados a prisión perpetua por secuestrar, torturar, abusar y asesinar a la menor de edad y, en base al tiempo transcurrido en prisión, pidieron ser beneficiados con la libertad. Además de ellos dos también fue condenado a prisión perpetua como coautor del femicidio otro policía, Ricardo Suárez (58), y a los tres les atribuyeron los delitos de “rapto, abuso sexual con acceso carnal agravado por la pluralidad de personas y homicidio criminis causa”.

En junio de 2018 se celebró un nuevo juicio a un cuarto policía, Ricardo Panadero (63), imputado como coautor de “privación ilegítima de la libertad por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por el concurso de dos o más personas, y homicidio doblemente agravado por haberse cometido para lograr la impunidad de los coautores de un delito anterior”. Panadero fue absuelto en ese proceso porque los jueces consideraron que no pudo acreditarse la acusación, pero el fallo fue apelado por la fiscalía y por el abogado de la familia de Natalia.

El 13 de noviembre de 2019, la Sala III del Tribunal de Casación bonaerense anuló esa absolución y ordenó la realización de un nuevo proceso, que está previsto que se designe una nueva fecha para este 2023. (DIB)