Vela martillo alcista arroja luces sobre el Nasdaq100

13
La situación de la Bolsa. (Unsplash)

La situación en la bolsa es actualmente bastante difícil, los inversores no dejan de perder dinero, y las grandes marcas no dejan de tomar decisiones poco inteligentes para intentar remontar en valor, o al menos conseguir mayores ingresos. La desesperación es clara y los ojos están puestos más que nunca en los gráficos. Es por ello y por la expectativa puesta en el 14 de diciembre, día en que se reúne la FED para decidir el futuro de las tasas de interés, que recientemente se logró diagnosticar una vela martillo alcista que podría incentivar a los inversores a realizar inversiones en bolsa.

Las velas martillo en trading no son más que, en los gráficos de velas japonesas, una vela única que desafía al resto y que por lo general indica una reversión del precio del activo que se está midiendo. Esto fue lo que ocurrió con el Nasdaq100 recientemente, y la principal razón por la cual muchos inversores se encuentran a la expectativa de un nuevo impulso optimista.

La situación económica en Estados Unidos y el mercado de valores

Durante el mes de diciembre, pocas son las buenas noticias con respecto a la economía estadounidense, pero si que, desde el mes de octubre, las cifras inflacionarias han estado bajando gracias a las políticas monetarias de la FED, que se han centrado en continuar subiendo las tasas de interés. Este hecho hace que se reduzca el dinero circulante en el mercado, incrementando el valor del mismo.

Esto hace que el dólar se reevalue y la inflación se desacelere, movimientos que, al parecer, han dado resultados. Posterior a la reunión de la FED, se espera que sean tomadas ciertas medidas que pudieran o no disparar el mercado de valores durante todo el mes de diciembre, en especial en el contexto de las fiestas decembrinas, que junto con el Black Friday son la época en la que más se estimula el consumo.

La fiesta alcista podría llegar

Poco a poco se desdibuja un camino a seguir por parte de los inversores, quienes esperan con avidez el resultado de las cifras inflacionarias que se lanzarán el 13 de diciembre y que influiría en la decisión de la FED. Si la inflación sigue bajando, la FED acelerará la subida de tasas de interés, lo cual hará que suban las acciones de prácticamente todas las empresas. Si, por el contrario, la inflación sube, la FED empezará a reducir las tasas de interés, precipitando una caída aún más rápida de las cotizaciones en la bolsa americana, favoreciendo a índices como el Nasdaq 100, desesperados por recuperarse de la crisis.

Muchos funcionarios de la FED han lanzado palabras de tranquilidad para los inversores, y la gran mayoría piensa que mantener al alza las tasas de interés es el camino que deben tomar para equilibrar la inflación, lo cual es bueno tanto para la bolsa como para los consumidores. Desafortunadamente, estas medidas suelen disminuir el consumo, además de reducir las tasas de empleo, por lo que, como resultado, la economía estadounidense terminará por achicarse, un precio necesario a pagar para mantener bajas las tasas de inflación y que el dólar no se siga debilitando.