Revelan cuánto baja la mortalidad a partir de la tercera dosis contra el coronavirus

19
Provincia insiste con discutir la vacunación obligatoria contra el coronavirus
Nuevos datos confirman que no vacunarse incrementa la tasa de muertes en mayores de 60 años.

Estar vacunado al menos con tres dosis es clave, según afirman los expertos, para enfrentar la variante Ómicron, que continúa siendo la predominante, ahora con subvariantes que serían más contagiosas.

En nuestro país hasta el momento solo la mitad -el 47,5%- de la población, se aplicó la tercera dosis, a diferencia del 80% que se dio la segunda y del 88% que recibió la primera, según cifras oficiales.

El último Boletín Epidemiológico Nacional (correspondiente a la semana 50) un dato clave: entre los mayores de 60 años, el impacto del Covid-19 fue de 0,75 muertes cada 100 mil habitantes entre los que recibieron dos dosis y de 0,56 para los que recibieron tres.

Eso significa que, al menos entre las semanas epidemiológicas 46 y 50 (mediados de noviembre a mediados de diciembre), que son las que se midieron, fue menor la incidencia de muertes entre los vacunados con tres dosis o más que aquellos que se aplicaron sólo hasta la segunda.

Esa brecha, no obstante, se redujo en este último Boletín comparado con el de la semana 49. Allí se había informado que la tasa de mortalidad entre los que tenían hasta el primer esquema completo había sido de 0,32 cada 100 mil habitantes, mientras que entre los que habían recibido el refuerzo había sido de 0,15.

La recomendación es aplicarse una nueva dosis si ya han transcurrido cuatro meses desde el último pinchazo. Pasado ese lapso la inmunidad comienza a decaer.

Es importante recordar que las vacunas disponibles en Argentina tienen como principal función evitar o reducir la posibilidad de que la enfermedad provoque un cuadro clínico grave que pueda derivar en la muerte.

El hecho de que Ómicron evada fácilmente la inmunidad que aportan las vacunas de primera generación y le sea más sencilla la transmisión de la infección, no significa que el fármaco no siga siendo crucial para reducir la letalidad. (DIB)