Netflix vuelve a la carga con la función de “Agregar casa”

Tras idas y vueltas, el servicio de streaming cobrará más por usarlo en distintos domicilios.

5
Estrategias de mercado

El servicio de transmisión Netflix vuelve a la carga con una de sus estrategias más polémicas y planea poner fin al uso compartido de contraseñas a partir de principios de 2023, según un nuevo informe de The Wall Street Journal.

Sin que la empresa haya oficializado los rumores persistentes sobre el final del uso compartido de contraseñas, Netflix comenzó a explorar métodos para tomar medidas enérgicas contra él, pero los cambios entrarán en vigencia oficialmente el próximo año.

La plataforma de series y películas sabe desde hace tiempo que compartir contraseñas es un problema que afecta sus ganancias, pero el aumento en las suscripciones en 2020 permitió a la empresa evitar abordarlo.

Ante un mercado cada vez más competitivo y la pérdida de terreno,  el director ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, decidió que era hora de actuar sobre el problema, que se había pospuesto durante demasiado tiempo. Por eso a partir de 2023, Netflix planea pedirles a las personas que compartan cuentas con otros fuera de su hogar que paguen para hacerlo.

Anteriormente, Netflix probó esta modalidad de compartir contraseñas a principios de marzo en algunos países de América Latina – Argentina, Chile, Perú y Costa Rica- cobrando alrededor de 3 dólares adicionales.

En estos países, el propietario principal de la cuenta debió proporcionar un código de verificación a cualquier persona ajena al hogar que quiera acceder a la cuenta, y Netflix solicita repetidamente el código hasta que se paga una tarifa mensual para agregar suscriptores que no sean del hogar.

Se podría usar una táctica similar en los Estados Unidos, con Netflix posiblemente cobrando justo por debajo del costo de su plan con publicidad de 6.99 dólares para suscriptores que no son del hogar y comparten el plan de alguien.

Netflix quiere que aquellos que tienen una contraseña compartida se registren para obtener su propia suscripción. Y hará cumplir las reglas para compartir contraseñas a través de direcciones IP, ID de dispositivos y actividad de la cuenta. El objetivo es eliminar gradualmente el uso compartido de contraseñas en lugar de hacerlo todo de una vez.

Se estima que 222 millones de hogares que pagan comparten contraseñas con otros 100 millones de hogares que Netflix quiere monetizar. (DIB)