Crimen de Miramar: pidieron perpetua para la esposa de Carlos Bustamante

Tras el cierre de los alegatos, los jueces Alfredo Deleonardis, Gustavo Fissore y Fabián Riquert anunciaron que darán a conocer la sentencia el próximo lunes a las 13.

9
Verónica González junto a Carlos Bustamante, cuando estaban en pareja. (Archivo)

La fiscal que interviene en el juicio por el crimen de Carlos Bustamante ocurrido en 2019 pidió hoy que su esposa, Verónica Vilma González (54), sea condenada a prisión perpetua, acusada de haberlo atacado a golpes en su habitación y luego en el living de su casa en la ciudad balnearia bonaerense de Miramar.

En su alegato de cierre ante el Tribunal Oral en lo Criminal 4 (TOC 4) de Mar del Plata, Ana María Caro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada miramarense, pidió la pena máxima para González por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por alevosía”.

La fiscal consideró acreditado a lo largo del juicio, que se puso en marcha el último lunes en el quinto piso de los tribunales marplatenses, que González mató a golpes a Bustamante (66) en la casa en la que vivían, la misma en la que en noviembre de 2011 había sido asesinado Gastón, un hijo de 12 años del matrimonio, en un hecho que nunca se esclareció investigado en otro expediente.

El planteo y el pedido de pena fue acompañado por el abogado de la familia de la víctima, mientras que el defensor oficial de la acusada pidió que el hecho sea calificado como “homicidio bajo circunstancias extraordinarias de atenuación”.

Tras el cierre de los alegatos, los jueces Alfredo Deleonardis, Gustavo Fissore y Fabián Riquert anunciaron que darán a conocer la sentencia el próximo lunes a las 13.

Caro precisó que a causa de las lesiones sufridas, entre ellas “hematomas múltiples y fractura de cráneo”, el hombre fue internado de urgencia en el Hospital Municipal de Miramar, y luego trasladado por la gravedad del cuadro al Hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata, donde falleció al día siguiente.

Señaló a su vez que las pericias realizadas en el marco de la causa confirmaron manchas de sangre de la víctima en prendas de la acusada, y que la mujer “trató de borrar rastros” a través del lavado de manos.

El defensor oficial Ricardo Mendoza, en tanto, no discutió la autoría del crimen, pero consideró que debe ser encuadrado como “homicidio bajo circunstancias extraordinarias de atenuación”, y pidió en ese sentido a los jueces la pena mínima prevista para esa figura.

Mendoza entendió que la mujer “no tuvo una total capacidad de comportarse de acuerdo a las normas”, debido a un tipo de “personalidad anormal” descripta por peritos durante el juicio, y a una relación de pareja con Bustamante “que estaba signada por la violencia machista”.

La acusada, quien fue detenida el día del fallecimiento de Bustamante y cumple prisión preventiva desde el 26 de abril de 2019, siguió de manera presencial todas las audiencias del juicio, y no quiso realizar ninguna declaración ante el tribunal. (DIB con información de Télam)