Tres islas para soñar en grande

Barbados, Islas Vírgenes y Bahamas son lugares increíbles, rodeados de agua cristalina y playas con arena muy fina.

7
Las 80 playas que posee la isla se pueden dividir en "mansas y bravas". (Visit Barbados)

LA POPULAR BARBADOS

La isla caribeña de Barbados, con sus aguas azules, su playa blanca y rosa, sus faros y su capital repleta de puentes, tiene una población de unos 300 mil habitantes en una superficie de 431 kilómetros cuadrados, casi el doble que la ciudad de Buenos Aires, con una población con un 95% de negros, que aún reconoce como soberana a Isabel II de Inglaterra ya que forma parte de la comunidad de naciones británicas.

Las 80 playas que posee la isla, independizada en 1966, se pueden dividir en “mansas y bravas”, al este o al oeste, según desde donde sopla el viento, por lo que serán mejores para hacer buceo entre piedras o windsurf, en el oeste, y mejores para el surf del lado este.

El lugar es un cayo coralino por lo que no tiene mucha altura y la mayor elevación llega a los 336 metros sobre el nivel del mar, pese a lo cual cuenta con al menos cuatro faros que los visitantes recorren entre otras cosas por sus leyendas y las vistas que ofrecen.

Por esa geografía, su capital, Bridgetown -declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, desde 2011- está repleta de bellos puentes, como lo indica su nombre, muchos de los cuales dan al mar y los rodean los pantanos marinos y mangles, que los separan de la ciudad donde predominan los estilos arquitectónicos ingleses: Tudor, Normando o Galés, en medio de los diseños más ultramodernos.

Como ocurre en otras islas del Caribe, en Barbados también se atribuyen ser el lugar donde llegó Cristóbal Colón en 1492, pero lo mejor es eludir esa conversación para mantener la cordialidad, por mucho que el visitante recuerde que el genovés atracó sin saberlo en la isla de Guanahani, bautizada por el navegante como San salvador.

Todo el país tiene un largo máximo de 34 kilómetros por 23 de ancho y cuenta con rutas para “dar una vuelta de menos de 100 kilómetros de extensión” por la costa, salvo en el sur donde unas estribaciones obligan a ir hacia el centro del terreno.

En Bahamas, muchos viajeros disfrutan del snorkel. (Visit Bahamas)

ISLAS VÍRGENES, DIVIDIDA EN DOS

Más de 50 islas y cayos componen el archipiélago caribeño de las Islas Vírgenes, situado al este de Puerto Rico, y que actualmente se dividen en dos conjuntos territoriales: las Islas Vírgenes de Estados Unidos y las Islas Vírgenes Británicas. El nombre de los territorios de ultramar fue otorgado por Cristóbal Colón quien, según cuenta la historia, se acordó de las supuestas 11.000 vírgenes que acompañaban a Santa Úrsula, mártir que sufrió la ira de los hunos tras decidir no casarse con un príncipe pagano.

Compuestas por tres islas principales -Saint Croix, Saint Thomas y Saint John- y otras islas menores, las Islas Vírgenes de Estados Unidos cuentan con una población de unos 109.000 habitantes, la mayoría de ellos de origen africano.

A nivel turístico, la isla de Santa Cruz se destaca principalmente por la bahía Salt River, un parque nacional histórico que, según los historiadores, coincide con el lugar exacto donde Colón pisó tierra por primera vez en el territorio, en 1493. El museo de la plantación Estate Whim y el Fuerte Frederik, así como las bahías Coakley y Chenay, figuran entre los principales atractivos de esta isla de tan solo 45 kilómetros de ancho por 11 de largo.

En Saint John, los interesados en el buceo pueden visitar el monumento nacional de arrecife de coral y recorrer más de 5.650 acres (23 kilómetros cuadrados) habilitados bajo del mar para disfrutar de la rica vida marina de esta región caribeña.

Situadas al norte de las Islas Vírgenes de EE.UU., el territorio británico de ultramar está constituido por unas cuarenta islas que tienen poco más de 27.800 habitantes. Tórtola (la más poblada y su capital), Virgen Gorda, Anegada y Jost Van Dyke son las islas más distinguidas de este territorio que tiene en el turismo su mayor fuente de ingresos. Ese turismo llega atraído básicamente por la pesca, el buceo, la vela y otros deportes acuáticos, así como por la ausencia de una industria que mueva cantidades ingentes de turistas, lo que da cierta sensación de exclusividad.

BAHAMAS, PASIÓN POR LO NATURAL

Nassau, la capital de la isla de Nueva Providencia, la más visitada de todas las Bahamas, constituye el pulmón económico y político de la isla y el rincón ideal para desconectar durante las vacaciones y disfrutar de reclamos como la oferta cultural de su casco viejo, su gastronomía o sus impresionantes playas de aguas turquesas.

La urbe, bajo dominio británico, que finalizó en 1973 con la Declaración de Independencia, invita a pasear en carruaje haciendo parada en espacios tan populares como el Museo de los Piratas, el Palacio del Gobernador, el Parlamento, la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Historia o la Plaza Rawson Square.

Si el plan en la ciudad es familiar, resulta recomendable visitar el parque acuático de Atlantis y Dolphin Cay o nadar con delfines y leones marinos en el Blue Lagoon Island. Mientras que otra opción es una excursión hacia los cayos de las Exumas o un tour en Fast Ferry hacia Harbour Island.

Sin embargo, todos los que llegan hasta esta tierra piensan en sol y arena. Y está muy bien que así sea. Entre resorts de lujo, los arenales paradisíacos ofrecen una variada gama de alternativas. Una de las mejores playas es Atlantis, que se encuentra el complejo turístico Atlantis Paradise Island Resort. Sus aguas son calmadas y el ambiente es perfecto para pasarlo en familia. Un dato curioso es que tiene el casino más grande del Caribe. Otra buena opción es Playa Paradise, el “lugar preferido” por James Bond, ya que en el Hotel One & Only Ocean Club se grabó la película Casino Royal estrenada en 2006. (DIB)

*Nota publicada en el suplemento De Viaje