Internos de una cárcel de La Plata participaron de un inédito curso de artesanía sacra

Fueron unos 40 jóvenes privados de libertad de la Unidad 45 Melchor Romero. La actividad estuvo a cargo de la Secretaría de Extensión de la UCALP.

El curso de artesanía sacra en el penal de Romero tuvo lugar en cuatro encuentros entre octubre y noviembre. (Prensa SPB)
El curso de artesanía sacra en el penal de Romero tuvo lugar en cuatro encuentros entre octubre y noviembre. (Prensa SPB)

En una experiencia inédita, jóvenes privados de la libertad de una cárcel bonaerense ubicada en La Plata aprobaron un curso de artesanía sacra, tras una iniciativa conjunta entre la Universidad Católica de La Plata (UCALP) y la Capellanía General del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

El curso se desarrolló en la Unidad 45 Melchor Romero en cuatro encuentros semanales, en una iniciativa que contó con el aval del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

La experiencia educativa de la Escuela de Arte Sacro se llevó a cabo entre octubre y noviembre y contó con la participación de 40 jóvenes.

Se trató de una capacitación impulsada por la Secretaría de Extensión de la UCALP y es la primera vez que se implementó en contexto de encierro.

Grabado

El curso de grabado, dictado por una docente de plástica del Colegio MacKay, les permitió a los jóvenes “desarrollar habilidades plásticas y lograr plasmar sus creaciones sobre diferentes superficies mediante la técnica de estampado”, según informó el SPB.

La propuesta se inició el jueves 13 de octubre y contó con la presencia del vicerrector académico de la UCALP, Sebastián Piana, la secretaria de Extensión, María de los Ángeles Wlasiuk, la docente Noelia Alem, el capellán general del SPB, Carlos Pont Gasques, y las autoridades de la Unidad 45 de Melchor Romero.

Piana inauguró la jornada y les expresó a los internos: “Nosotros venimos de una Universidad, y entendemos que la formación académica se hace dentro y fuera de nuestra Casa. Este espacio les brindará la posibilidad de expresarse, lo que sienten, lo que sueñan y proyectan, para sentirse libres y pensar el futuro con oportunidades”.

Asimismo, el padre Carlos Capellán del SPB se mostró “muy agradecido” con las autoridades de la UCALP y recalcó la “decisión política de apostar a la formación de los hermanos privados de libertad”. (DIB) MM