Intendentes ajustan las tasas por encima del 60% pero lo condicionan a la inflación

Para el ejercicio 2023, los jefes comunales bonaerenses tomarán la suba de precios oficial como referencia. Pero muchos optaron por una especia de cláusula de revisión.

8
La Plata.
La Municipalidad de La Plata.

Con una inflación que suele romper todos los pronósticos y la necesidad de no resignar servicios, los intendentes bonaerenses dibujaron en los presupuestos locales toda una ingeniería para subir las tasas municipales y que esos ajustes no queden muy detrás de la suba de precios. Con cláusulas de revisión como para los salarios, los alcaldes impulsan incrementos por encima del 60% promedio.

En Mar del Plata, el Ejecutivo presentó en el Concejo Deliberante el proyecto de Presupuesto y de la ordenanza fiscal impositiva para 2023 que contempla una suba de tasas municipales del 73%. Tras reconocer desde la comuna que habrá dificultades para continuar con la realización de obra pública el próximo año, las autoridades se inclinaron por una suba fija de las tasas y no por incluir una cláusula de actualización en caso de que la inflación supere la cifra prevista (el Gobierno nacional proyectó 60%), medida que impulsan otros municipios.  

Desde La Plata, la administración de Julio Garro (Juntos por el Cambio) optó por una suba promedio del 30% en la tasa de Servicios Urbanos Municipales (SUM) a partir de enero, pero que se ajustará a lo largo del año conforme crezca la inflación hasta un tope del 80%. Sin embargo, el Frente de Todos se apuso al proyecto presentado en el Concejo local al asegurar que la modificación impositiva implica “un revalúo encubierto” y que los aumentos alcanzarían hasta el 235% para la mayoría de los frentistas.

Mientras que en Necochea el ajuste promedio será en torno al 75%, en Junín la suba de las tasas será superior al 60% y en Bahía Blanca del 66,1% para Alumbrado, Limpieza y Conservación de la Vía Pública. Y en 25 de Mayo, para no perder contra la inflación, el Concejo le autorizó al intendente ajustar las tasas cada tres meses a partir del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec.

En 9 de Julio, ante un fin de año complejo, el jefe comunal Mariano Barroso (JxC) buscó un cierre de las arcas más ordenados y dispuso un aumento antes de fin de 2022. La justificación era que lo previsto de suba era del 50%, pero la disparada de la inflación hizo que ajustara ahora un 20% las tasas. Mientras que en Coronal Dorrego la idea es una suba desdoblada: 50% hasta marzo y un 40% desde abril a diciembre.

En lo que respecta al conurbano, en Avellaneda ya se votó el Presupuesto con un incremento de hasta el 89% sobre Servicios Generales (TSG) y la creación de una nueva tasa de Contribución Obligatoria por Valorización Inmobiliaria. (DIB)