WhatsApp: sigue la estafa de la “quinta dosis”

Al usuario le llega un mensaje al teléfono para que se vacune contra el Covid-19 pero es en realidad un robo de la cuenta. ¿Qué hacer?

11
El servicio de WhatsApp se cayó a nivel mundial durante la madrugada
El servicio de WhatsApp se cayó a nivel mundial durante la madrugada.

Pese a que la pandemia pareciera ir quedando atrás, el Gobierno insiste con la necesidad de la aplicación de dosis de refuerzo de la vacuna conta el Covid-19. Y eso abre la oportunidad para que aparezcan los estafadores, que siempre vuelven al ruedo para aprovecharse y robar datos o hackear cuentas de WhatsApp.

Desde hace un tiempo, la excusa de la “quinta dosis” de vacunación se cobra cada día nuevas víctimas. Se trata de una forma más de lo que se conoce como “sim swapping”, o intercambio de tarjeta SIM, el chip que porta la línea telefónica.

Los delincuentes se hacen pasar por entidades oficiales, como el Ministerio de Salud, para pedir el código que WhatsApp manda por SMS para activarse. Una vez que la víctima lo entrega, pierde acceso a su cuenta. Y ahí comienzan a estafar contactos. A veces aprovechan esa oportunidad para pedirle plata a los conocidos, y más de uno suele caer.

Los delincuentes llaman a la persona, simulando estar confirmando los turnos para el refuerzo de la vacuna contra el Covid-19, y explican que enviarán un código de confirmación vía SMS, que el usuario debe detallar.

La persona, ocupada con el llamado y el diálogo con esa persona, suele entregar ese número, sin leer o escuchar el aviso que envía WhatsApp, y que informa que se trata de un código para instalar migrar a un nuevo celular. Y que no debe ser compartido con nadie.

Cómo evitar el robo

Además de prestar atención a posibles estafas y no dar nunca el código de seguridad que permite ingresar a WhatsApp, hay un consejo importante para evitar el robo de cuentas: el doble factor de autenticación.

Este sistema, que se habilita desde Ajustes > Cuenta > Verificación en dos pasos, es una doble medida de seguridad. Además del código que se recibe vía SMS hace falta un PIN de seis dígitos, creado por nosotros (y que no debe ser compartido), para poder acceder a la cuenta de WhatsApp. Es fundamental evitar el cumpleaños o datos fáciles de adivinar. Con esto activado, incluso si en un descuido les damos el código que nos llega por SMS no van a poder usar nuestro perfil en WhatsApp.

Esta segunda contraseña de 6 números nos protege, además, de otro ataque, que es el SIM swapping, en el que alguien obtiene un chip a nuestro nombre y usa nuestra línea telefónica; aunque puedan instalar WhatsApp en un nuevo teléfono y recibir el primer código enviado por la compañía vía SMS, no tendrán el segundo, que funciona como una contraseña convencional. (DIB)