13.9 C
La Plata
13/09/2022
InicioSaludFertilidad: ¿qué es la azoospermia y cómo es el tratamiento? 

Fertilidad: ¿qué es la azoospermia y cómo es el tratamiento? 

La enfermedad se caracteriza por la ausencia de espermatozoides en el semen, pero los pacientes pueden recurrir a un procedimiento quirúrgico.

Publicidad
Publicidad

Algunos hombres en busca de la paternidad pueden encontrar dificultades en el proceso de embarazo de la pareja, requiriendo una evaluación de su fertilidad.  

Al realizar los exámenes iniciales, se toparán con un espermograma, un examen que evalúa la fertilidad masculina y puede encontrar cambios graves que caracterizan la azoospermia, es decir, la ausencia total de espermatozoides en el semen.  

Cuando esto sucede, las parejas suelen entrar en pánico y dejan de buscar alternativas, pensando que es un diagnóstico definitivo. La actitud es incorrecta, porque las posibilidades de que este hombre se convierta en padre aún existen. 

Actualmente, existen varias formas de obtener, mediante una cirugía pequeña, espermatozoides de los testículos de un paciente diagnosticado de azoospermia.  

Las técnicas utilizadas se conocen como ‘colección alternativa de semen’ y, asociadas a la fecundación in vitro, hacen posible que un hombre alcance el sueño de la paternidad. Así lo explica la especialista Nilka Donadio, consultora en reproducción humana y medicina fetal. 

Además de la evaluación previa realizada por un especialista en el campo de la andrología, es necesario descartar la posibilidad de algunas enfermedades genéticas, que conducen a la infertilidad y pueden causar problemas de salud en los fetos.  

“Antes de realizar la colecta alternativa, existe la necesidad de realizar una evaluación genética a través del cariotipo y la investigación del síndrome X frágil. Con el resultado dentro de la norma, combinado con la evaluación del andrólogo, se puede entonces recurrir al procedimiento”, señaló la especialista de Dasa Genómica. 

Para los casos de pacientes que no tienen espermatozoides, incluso después de intentar la extracción quirúrgica, la solución recomendada es el uso de bancos de semen.  

“Sabemos que las parejas muchas veces tienen barreras en relación al uso del banco de semen. Pero vale la pena recordar que nadie abraza ni besa un ADN. Abrazamos, besamos, recibimos y damos cariño a un niño, sin importar el origen de ese ADN. Para que estas barreras sean superadas y que estas familias puedan ejercer y alcanzar el sueño de la paternidad y la maternidad”, concluyó la especialista. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad