7.2 C
La Plata
04/08/2022
InicioPolíticaCristina le contestó a Alberto “Hay que persuadir con hechos y ejemplos”

Cristina le contestó a Alberto “Hay que persuadir con hechos y ejemplos”

En Ensenada, la vicepresienta citó a Perón para refutar las críticas del Presidente en la CGT. Crece la tensión interna.

Publicidad
Publicidad

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner le respondió hoy de modo directo al Presidente Alberto Fernández, al señalar hoy que el general Juan Domingo Perón enseñaba que “hay que persuadir a la gente con  hechos y con ejemplo” y recordar que cuando el líder histórico del justicialismo se hizo cargo de la Secretaría de Trabajo “agarró la lapicera y no la largó más”.

Las palabras de la Vicepresidenta, pronunciadas en un discurso en un acto de homenaje a Perón por el aniversario de su fallecimiento que se realizó en Ensenada, fueron un réplica directa a Fernández, quien ayer dijo que el ex presidente “nunca necesitó la lapicera para conducir” y que “el poder no pasa por ver quién tiene la lapicera, el poder pasa por ver quién tiene la capacidad de convencer”.

“Perón usaba la lapicera en función del pueblo y por eso lo atacaban”, dijo Cristina Kirchner con énfasis. Y siguió: “Se la pasó firmando, firmando y firmando”.

Más adelante en su exposición, la vicepresidenta dijo que “el mejor homenaje a Perón es ver lo que hizo y tratar de acercar el bochín un poquito, un poquito nomás”.

La metáfora del uso de la lapicera había sido usada por la vicepresidenta en un acto en YPF para pedirle medidas concretas que cambien el rumbo de la política económica, luego de que, en un acto, el gremialista Gerardo Martínez, líder de la UOCRA,  le regalara al presidente una lapicera, cómo símbolo de que debía tomar el poder interno y avanzar con decisiones más allá de las posiciones del kirchnerismo.

También dedicó un nuevo capítulo a la zaga de los “funcionarios que no funcionan”, aunque en esta oportunidad eligió el camino inverso y aseguró que hay algunos que sí y puso como ejemplo a Carlos Zanini, a quien elogió por su rol en el proyecto para la creación del gasoducto Néstor Kirchner.

La Vicepresidenta admitió “estar positiva” durante el acto en homenaje a Juan Domingo Perón y elogió a Carlos Zannini por haber “destrabado el gasoducto Néstor Kirchner” al firmar el dictamen como procurador del tesoro.

“Si tenemos gasoducto es porque hizo una correcta interpretación de la ley y entonces se pudo firmar el DNU a los 9 días. Vieron. Hay funcionarios que funcionan, hoy estoy positiva”, señaló.

Cristina habló durante 50 minutos pero cuando había pasado exacta media hora de discurso se produjo el evento principal: el ministro de Economía, Martín Guzmán, publicó su renuncia al cargo. Kirchner no hizo alusión al tema y tampoco se vio que se lo informaran durante el transcurso de su exposición, aunque durante varias ocasiones dejó de ser enfocada por la transmisión.

La dimisión de Guzmán es un triunfo para la mandataria, que de hecho le apuntó, aunque sin mencionarlo con nombre y apellido, en el comienzo de su discurso, como en ocasiones anteriores. Fue cuando mencionó su encuentro con el economista de ideas ortodoxas Carlos Melconián. “Nadie puede suponer que yo pienso como Melconián o que Melconián piensa como yo”, dijo la vice, para enseguida poner como ejemplo el punto de si el déficit fiscal es causa importante de la inflación o no. Ahí, Cristina identificó la concepción  de Melconián con la de Guzmán, a quien mencionó por su nombre.

“Él no está tan convencido de la economía bimonetaria y piensa más parecido a (Martín) Guzmán, sobre el tema del déficit fiscal”, fue la frase exacta que usó CFK.

El clima del acto puso en primer plano la posibilidad de que CFK sea candidata a presidenta el año próximo, algo que ella no menciona pero que varios dirigentes de su espacio plantearon abiertamente o sugirieron en los últimos días. De hecho, durante varios pasajes, el discurso fue interrumpidos por cantitos que proclamaban “Cristina Presenta”.

“Me voy a reunir con quien me tenga que reunir, no me niego a persuadir al otro, no me niego nunca a convencer”, remarcó en alusión al encuentro con Melconián.

Luego intentó aclarar lo que quiso decir en el acto de Avellaneda, dos semanas atrás, sobre la intermediación de los planes sociales, lo que fue duramente cuestionado por las organizaciones sociales tanto oficialistas como opositoras. “No pueden actuar como organizaciones si actúan como partidos políticos; charlé mucho con Juan Grabois y tenemos que discutir la necesidad de un ingreso universal”.

También le respondió a los dirigentes del Movimiento Evita que la calificaron como una “pequeño-burguesa” y después de pedir “basta, muchachos”, ironizó: “¡Yo soy una gran burguesa!”

Yo hablé de tres fenómenos, que no debíamos tercerizar la política social; que debíamos acabar con las altas y bajas que las decidiera cualquier dirigente barrial y no el Estado; y la tercera que hubiera un control. Se armó una competencia entre algunos para ver quien agraviaba y mentía más, que les queríamos sacar los planes a los pobres”, lanzó.

Cristina Fernández de Kirchner afirmó además que “son las mujeres las que trabajan en los comedores y revuelven la olla”, al considerar que “no se puede fungir como movimiento social y defenderse como un partido político ante las críticas”, y reclamó “comenzar a discutir” la implementación de “un ingreso universal básico”.

Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy que “hay un deporte nacional” de hacerle decir “cosas que no dice”, y negó que esté a favor de eliminar los planes sociales, al retomar la línea del discurso que pronuncia días atrás durante el plenario de la CTA, donde pidió una fiscalización de las asistencia social para evitar la tercerización.

“Hay un deporte de hacerme decir cosas que no digo. Después de mi discurso de Avellaneda dijeron que quería terminar con los planes sociales. Recuerden que fue nuestro gobierno el que implementó la Asignación Universal por Hijo (AUH)”, señaló Cristina Fernández de Kirchner.

Tras la finalización de su discurso, la vicepresidenta salió donde se congregaban las columnas de adherentes de las distintas agrupaciones y les pidió seguir “militando con alegría para hacer que el peronismo gane las elecciones en 2023”.

“Quiero dejarles mi reflexión. Allá por el 2019, hice todo lo que tenía que hacer para que el peronismo vuelva a ser gobierno, espero que quienes tienen responsabilidades más altas vuelvan a hacer lo mismo que hice entonces para que el peronismo gane en 2023”, puntualizó.

La encendida defensa de Mario Secco

Fue el intendente ensenadense Mario Secco quien abrió el acto con un encendido discurso en el comparó a Néstor Kirchner con Perón: “Nosotros tuvimos a nuestro Perón, que fue Néstor”, lanzó Secco después de señalar que no llegó a conocer al lider justicialista.

El intendente de Ensenada habló en la apertura del homenaje a Juan Domingo Perón y elogió la presencia de Cristina Fernández de Kirchner.

También defendió a la vicepresidenta y dijo que “no cabe duda que ella es la vanguardia de este país”.

“Yo les digo a los compañeros, cuidado, cuántos de los que estamos acá pudieron poner un Presidente. Respeto con esta mujer porque si el peronismo gobierna es por ella”, dijo a los gritos.

Enseguida comenzó el operativo clamor de la militancia, que cantó “Cristina presidenta” durante varios segundos.

Antes que Cristina Kirchner habló el intendente de Berazategui Juan José Messi, quien pidió la “unidad del peronismo” y dijo que si gana Macri en 2023 se muere. “Quiero la unidad del peronismo porque no quiero perder, no quiero nunca más la derrota del peronismo”, dijo Mussi.

Y lanzó, con énfasis: “Nunca más un Macri en Argentina. Si viene Macri me muero, no lo voy a poder soportar”.

También se refirió a Alberto Fernández, aunque sin nombrarlo: “Todos se pueden equivocar. Si no aceptamos que alguien se puede equivocar… Nosotros queremos a todos los peronistas adentro. El peronismo es un río ancho y caudaloso y cuando el río avanza deja la basura a un costado”. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad