10.6 C
La Plata
03/06/2022
InicioSaludMás allá del tabú: de qué hablamos cuando hablamos de salud menstrual

Más allá del tabú: de qué hablamos cuando hablamos de salud menstrual

En el caso de Argentina, hay más de 12 millones de personas que menstrúan, y relegar el tema a lo privado solo contribuye a aumentar la brecha de género.

Publicidad
Publicidad

En todo el mundo, 1.800 millones de personas menstrúan, pero a 500 millones se les niega el acceso a instalaciones seguras y a los productos sanitarios que ayudan a manejar sus períodos saludablemente (agua corriente, jabón, toallas sanitarias, analgésicos, etc). 

Tan solo en América Latina, el 43% de las alumnas que se encuentran con su período menstrual prefieren no ir a la escuela esos días, de acuerdo con un informe del  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), publicado en 2019. Esto convierte a la menstruación en una de las principales causas del ausentismo escolar.

En el caso de Argentina, hay más de 12 millones de personas que menstrúan, y relegar el tema a lo privado solo contribuye a aumentar la brecha de género, social y económica, contribuyendo así a la desinformación y a la vergüenza para las personas que lo transitan. 

Ayer, se realizó la Jornada “Hacia una Ley Nacional de Gestión Menstrual”, en el Senado de la Nación en el que se debatió en torno a diferentes iniciativas, en el marco de un fuerte reclamo por legislaciones que vayan en ese sentido en nuestro país.

Cuando hablamos de salud menstrual no nos limitamos a lo que le pase a cada persona individualmente, sino que hablamos de la relación de la menstruación con distintos factores como economía, salud, igualdad de género, educación, y derechos.

Por un lado, tenemos el factor económico que es fundamental: según estimaciones de Ecofeminita, el gasto anual promedio de una persona menstruante en productos de higiene es de $4.890 si se eligen toallitas higiénicas o $5.311 en caso de optar por tampones. 

Al respecto, Natalia Haag, Directora de Testeo y Prevención de VIH de AHF Argentina explica: “Quienes no pueden afrontar ese gasto se ausentan de sus trabajos o lugares de estudio y, en muchos casos, adoptan otros métodos de gestión inseguros. De esta forma, la menstruación se vuelve otro factor de desigualdad convirtiéndose en un obstáculo para el pleno desarrollo de las personas”.

La escasez y la inflación causadas por el Covid-19 también han hecho que la compra de productos de higiene sea significativamente más difícil en todo el mundo. 

Esta situación podría mejorar con la implementación de políticas públicas que garanticen el acceso a los elementos de gestión menstrual, pero no sería suficiente. También es necesario tener acceso a agua potable para mantener la higiene y disponer de un ambiente privado para tal fin, y es fundamental tener información sobre el uso correcto de los distintos elementos.

Los mitos y la desinformación que rodean a la menstruación refuerzan el estigma sobre las personas menstruantes, que implica un obstáculo para su desarrollo personal y social. Si bien en los últimos años esto fue cambiando y cada vez se habla más del tema, las desigualdades culturales, el desconocimiento y la falta de información hacen que se genere una resistencia que dificulta el tratamiento de la problemática y la implementación de políticas públicas.

“El primer paso para cambiar esta realidad es tener información científica de calidad que permita que se aborde a la menstruación con seriedad y se la visibilice. Además, es fundamental dictar contenidos sobre menstruación en el marco de la Educación Sexual Integral, que contribuyan a derribar estereotipos para que no siga siendo un factor de desigualdad más”, destacó Haag.  

Otro preconcepto que estigmatiza es la asociación de la menstruación con lo femenino. Hablar de varones trans y menstruación es fundamental para romper con esta estigmatización y naturalizar que las personas menstruantes son diversas. Se debe tener en cuenta a la hora de comunicar y desarrollar políticas para garantizar sus derechos, como el acceso a elementos de gestión menstrual que se adapten a sus necesidades y una atención médica empática. 

Este Día de la Salud Menstrual, AIDS Healthcare Foundation (AHF) llama a crear una nueva normalidad en la que los períodos de mujeres, niñas, hombres transgénero y personas no binarias dejen de ser estigmatizados.

“Mientras que permitamos que el estigma y el tabú existan alrededor del periodo, las personas que menstrúan seguirán viendo limitada la realización de todo su potencial”, señaló Guillermina Alaniz, directora en AHF de Incidencia y Políticas Globales de AHF. “Un gran porcentaje de la población mundial menstrua: los gobiernos deben garantizar el acceso a insumos higiénicos gratuitos o accesibles, así como a instalaciones adecuadas para el manejo de la salud menstrual. Es 2022, no 1922. #NoMásEstigma en torno a la menstruación, ya es hora”.

Desligar a la menstruación de lo privado es el punto de partida para poder dimensionar la problemática y darle respuesta desde la acción política. Es urgente implementar políticas públicas que garanticen el acceso a los elementos de gestión menstrual, invertir en infraestructura sanitaria, desarrollar campañas de información y dictar educación menstrual. De esta manera se puede abordar a la menstruación en sus distintas dimensiones, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas.

Algunos hitos legislativos sobre salud menstrual

Si bien persiste el tabú a la hora de hablar sobre menstruación y las necesidades de todas las personas menstruantes, existen avances legislativos que se pueden implementar y fortalecer.

2004 Kenia queda registrado como el primer país del globo al quitar el impuesto a los productos para gestión menstrual.  

2015 Canadá quita los impuestos también.

2018 India legisla contra los impuestos de los productos para higiene menstrual luego de protestas.

2018 Australia tiene los mismos logros tras 18 años de protestas y peticiones.

2020 Escocia marca otro hito mundial al garantizar productos de higiene menstrual gratuitos.

2021 México aprueba medidas legislativas en abril para quitar IVA a los productos de higiene menstrual (incluyendo jabón y en abril, iniciativa presentada por la asociación Menstruación Digna y la bancada del partido Movimiento Ciudadano.

2021 Argentina, además de los esfuerzos legislativos, algunos gobiernos locales tienen distribución gratuita de insumos, Tucumán, el municipio de Morón, Provincia de Buenos Aires, pionero en el país, seguido por la Ciudad de Santa Fe, la Municipalidad de San Rafael, en Mendoza.

La subsecretaria de Asuntos Parlamentarios de la Jefatura de Gabinete de Ministros, Cecilia Gómez Mirada, participó de la Jornada “Hacia una Ley Nacional de Gestión Menstrual”, realizada en el Senado de la Nación por iniciativa de la senadora por San Luis y presidenta de la Comisión Banca de la Mujer, Eugenia Catalfamo. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad