10.6 C
La Plata
03/06/2022
InicioViajesLa residencia de los sultanes

La residencia de los sultanes

Publicidad
Publicidad

El Palacio Dolmabahce de Estambul, en Turquía, fue construido en el año 1856 por orden del sultán Abdülmecid con fin de sustituir al antiguo Palacio Topkapi por uno más moderno, y funcionó como centro administrativo del Imperio Otomano luego de su construcción hasta 1924, año en que se abolió el califato. Desde 1984 fue convertido en museo.

El estilo ecléctico común, que se puede ver en todo el mundo, se puede apreciar también en el Palacio de Dolmabahçe. Los efectos de la arquitectura barroca de Europa, las adornaciones en el estilo rococó y los efectos de la arquitectura de la India e Irán se reunieron en este sitio.

El palacio, que costó 5 millones de libras de oro otomanas, el equivalente de 35 toneladas de oro, sacudió mucho el presupuesto del Estado. Catorce toneladas fueron usadas únicamente para adornar el techo en el interior del palacio. Por estos gastos, se cambiaron los días de los salarios y luego se pagaron en los períodos trimestres.

Con una fachada de más de 600 metros y una superficie de 15.000 metros cuadrados, el Dolmabahçe es el edificio más grande del país. Tiene 285 habitaciones, 43 salas, 68 lavabos y 6 baños turcos.

La visita tiene cuatro partes. Selamlik, la parte más llamativa de todo el palacio, alberga las dependencias administrativas y los salones oficiales. El Harén comprende las dependencias privadas del Sultán y su familia. También se pueden recorrer el Museo del Reloj y el Pabellón de Cristal, aunque las partes más importantes son las dos primeras. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad