13.9 C
La Plata
19/05/2022
InicioMunicipalesVecinos de Azul trabajan para poner en valor el Cementerio municipal

Vecinos de Azul trabajan para poner en valor el Cementerio municipal

La iniciativa comunitaria pone el eje en cuatro ítems centrales relacionadas con la necrópolis: seguridad, acondicionamiento, parquización y turismo.

Publicidad
Publicidad

Un grupo de vecinos de la ciudad de Azul se halla trabajando en un proyecto comunitario para poner en valor el Cementerio municipal, conocido sobre todo por su portal monumental creado por el ingeniero Francisco Salamone a fines de la década del ’30 del siglo pasado. Entre las ideas del proyecto se encuentran el mejoramiento del sector llamado de Disidentes (no católicos), el mantenimiento de la parquización y la seguridad.   

El grupo está encabezado por la médica pediatra Pilar Álvarez, actual concejal del bloque UCR-Evolución Azul; Dolores Lynch, integrante del Grupo Jardín; y el arquitecto Augusto Roca. En diálogo con el medio local El Tiempo, explicaron que la iniciativa pone el eje en cuatro ítems centrales: seguridad, acondicionamiento, parquización y turismo.

Álvarez comentó que todo comenzó cuando varios vecinos la contactaron para conformar un grupo de trabajo con la finalidad de mejorar el estado que presenta ese espacio. “Cuando empezamos a ver cómo hacerlo desde el Concejo consideramos que esto tiene más que ver con el Ejecutivo y cómo se trata de vecinos de distintos partidos políticos -ya que esto no tiene que ver con ningún sector en particular sino que es totalmente comunitario- decidimos hacer un proyecto para presentarle al intendente para mejorar el Cementerio Municipal”, destacó la médica.

“Una de las partes de esta propuesta la queremos implementar nosotros -aseguró Álvarez-, si es que nos dan la autorización y conseguimos los fondos para realizar la obra. La otra parte está conformada por ideas que el Ejecutivo puede implementar para hacer un trabajo más integral en lo que tiene que ver con la seguridad, el turismo, el acondicionamiento de las bóvedas, los panteones y los sepulcros, y la parquización”.

Parques

Dolores Lynch comentó, en tanto, que si bien el grupo del cual forma parte “tiene como objetivo ocuparnos de nuestros propios jardines, todo lo que tiene que ver con hacer un aporte para que Azul esté mejor, bienvenido sea en pos de dar una mano en lo que sabemos”.

“Vimos que varias de las integrantes de nuestro grupo tienen familiares en el cementerio de los Disidentes”, refirió. Ese sector del cementerio, separado por una reja, tiene tumbas en el piso y lápidas en la pared, un estilo muy distinto al del resto del lugar, con bóvedas y mausoleos. “Antes había unos árboles muy grandes y luego se talaron, pero se dejaron los tocones de unos 80 centímetros de altura y se permitió que creciera lo que creciera en el suelo. La idea ahora es sacar esos tocones, volver a plantar árboles, remarcar el sendero central y poner plantas con flores”, destacó Lynch.

Seguridad

El arquitecto Augusto Roca mencionó que “habría que restaurar un montón de bóvedas pero es muy difícil porque tiene un costo altísimo y se requiere de una mano de obra que tampoco existe hoy en Azul”. Además de este tema, el profesional hizo hincapié en la seguridad: “Queremos reducir el deterioro causado por el hombre, es decir el vandalismo y los robos”. “Lo que se propone -continuó- es que se tomen medidas de seguridad. Una es elevar el muro que da a la calle Arenales, que es muy bajito y de fácil acceso. Además es fundamental que se tenga en cuenta que el Cementerio sirve como vía de tránsito hacia los barrios que se encuentran detrás. Ese paso se hace en moto, generando ruidos molestos, o van chicos con hondas y rompen cosas. Eso habría que cortarlo para que el lugar tenga entradas solamente para quienes van allí y salen”.

“Como es tan grande el Cementerio, lo que proponemos es dividirlo en dos: la parte histórica que consta de tres recintos -uno de ellos es el de los disidentes- y la parte nueva, que es la más importante en dimensión. La idea es que haya un acceso para cada uno de estos dos sectores, cortando el paso por el medio”, expuso el profesional azuleño.

Álvarez también mencionó la seguridad: “Se ponen cámaras pero al otro día ya están rotas. Por eso es que creemos que en el Cementerio debe haber personal de seguridad, ya sea público o de una empresa privada. Eso le correspondería decidirlo al Ejecutivo. Me parece que es la única manera en la que se van a poder frenar los robos y el vandalismo”.

La concejala se refiere a hechos de vandalismo ocurridos el viernes 15 de abril, cerca de las 7 y media de la tarde. En esa oportunidad dos personas ingresaron al Cementerio y rompieron las cámaras de seguridad colocadas esa misma semana.

Turismo

En cuanto a la promoción del turismo, el grupo sostuvo que están trabajando “con Marcos Castiglione, quien integra el círculo de profesionales de ese sector, y con el historiador Eduardo Agüero”. “Apuntamos a diagramar circuitos temáticos, como por ejemplo uno relacionado con la masonería y otro que tiene que ver con temas policiales”, afirmaron.

El Cementerio de Azul es uno de los puntos neurálgicos del llamado “turismo salamónico”, en relación a los viajeros que recorren la provincia de Buenos Aires para conocer las obras realizada por el ingeniero Francisco Salamone (1897-1959). De hecho, su entrada se considera como el principal logro del profesional, conocido por sus municipalidades, mataderos y entradas de cementerios diseñadas en una mezcla de art decó y monumentalismo. (DIB) MM

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad