13.1 C
La Plata
17/05/2022
InicioViajesPor la ruta de los tulipanes europeos

Por la ruta de los tulipanes europeos

Países Bajos es el mayor productor del mundo, pero Bélgica también en primavera se viste de color para recibir a los turistas.

Publicidad
Publicidad

Los Países Bajos son el líder mundial de cultivo de tulipanes, y de allí procede la mayoría de los bulbos que se plantan en Europa y en Norteamérica. En Bélgica también hay enormes plantaciones de estas flores que, en cada primavera, le aportan un color especial a esta región del mundo.

Miles de hectáreas de plantaciones ofrecen al visitante un mosaico multicolor ordenado pulcramente en líneas verticales, de las que sobresalen las diferentes flores creciendo, buscando la luz del sol.

Rumbo a Bruselas

Existen pocas ciudades tan multiculturales como Bruselas, la capital de Bélgica. Polifacética y hermosa, es uno de los principales centros políticos y administrativos de Europa y cuenta con tres idiomas oficiales. Bruselas es donde se inventó el praline, es el hogar de algunas de las mejores obras de arte del mundo y, lo más curioso, el símbolo icónico de esta ciudad es un niño haciendo “pipí”.

Pero además, la ciudad deja en época de primavera su gris para vestirse con los mejores colores. Específicamente desde mediados de abril hasta principios de mayo, los campos de tulipanes florecen coloreando de esta forma el sobrio paisaje campestre.

Es sin lugar a dudas uno de los espectáculos más increíbles y famosos por los que miles de personas visitan el país. Si bien Países Bajos es el principal productor, en Bélgica también se cultivan tulipanes, aunque no a la misma escala. En su mayoría se trata de agricultores holandeses que alquilan campos belgas cercanos a la frontera.

Una visita obligada es la exposición de flores celebrada en los jardines y en los invernaderos del Castillo de Groot-Bijgaarden. Como cada año, más de un millón y medio de tulipanes, narcisos y jacintos de uva se plantan bajo los viejos árboles del parque de 14 hectáreas del castillo y la primavera ofrece la visualización excepcional de renacimiento de la naturaleza, plantado por los jardineros a mano.

Por suelo holandés

Hay dos grandes zonas donde se concentra la mayor parte de los campos de tulipanes de Holanda. En el pólder, Noordoostpolder, en la provincia de Flevoland, y cerca de la costa occidental, en toda la zona entre la ciudad de Haarlem y hacia el norte de la provincia de Noord Holland, hasta Alkmaar.

Flevoland es la mayor región de cultivo de bulbos de flor de toda Holanda, pero la zona de alrededor de Haarlem es la más pintoresca. Se puede pasear en bici, caminando, y según qué zonas también se ven mientras se conduce en el auto por encima de los diques.

El llamado “Bollenstreek”, el cinturón de los tulipanes, cuenta con campos y campos de flores y también con multitud de pueblos con mucho encanto e historia. Los típicos pueblos cultivadores de bulbos, como Sassenheim, Hillegom y Noordwijkerhout se unen a Lisse (situada a 30 kilómetros al suroeste de Ámsterdam), donde se puede visitar el museo De Zwarte Tulp (el tulipán negro) para descubrirlo todo sobre la cultura de los bulbos.

Leiden, en tanto, es la ciudad más importante de la zona, típicamente holandesa, con sus puentes sobre canales, sus casas de madera y sus ventanas abiertas que muestran sus cálidos y acogedores interiores. Mientras que Haarlem, la es otra de las etapas de la ruta del tulipán que se puede hacer en bicicleta. Se trata de una bella ciudad medieval que, entre otras maravillas, alberga uno de los museos más importantes de pintura holandesa. (DIB)

*Nota del suplemento De Viaje

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad