29.9 C
La Plata
25/01/2022
InicioSociedadEntrevista a Kreplak: “No hemos logrado como sociedad mantener las medidas de...

Entrevista a Kreplak: “No hemos logrado como sociedad mantener las medidas de cuidado como en 2020”

El ministro de Salud bonaerense sostuvo, no obstante, que la gestión de la pandemia fue “muy exitosa”, con “una de las mejores campañas de vacunación de todo el mundo”. Pidió recuperar las medidas de prevención individuales.

Publicidad
Publicidad

Por Marien Chaluf, de la agencia DIB

En el cierre de otro año marcado por la pandemia de coronavirus, el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dialogó con DIB de cara a los desafíos del 2022 en el marco de un nuevo rebrote de los contagios. “Debemos profundizar la convivencia de la agenda de cuidado del Covid-19 con la del desarrollo del sistema de salud. Eso es indispensable”, dijo.

Asimismo, pese a que sostuvo que “no hemos logrado como sociedad mantener este año las medidas de cuidado como desarrollamos en 2020”, consideró que la gestión de la pandemia fue “muy exitosa”. Y en ese sentido, destacó la respuesta que logró dar el sistema de salud “que permitió que la Argentina sea uno de los pocos países que ha podido garantizar camas para toda la población”; así como también, la campaña de vacunación, a la que describió “como una de las mejores de todo el mundo”.

¿Cómo viene funcionando el Pase Libre con Vacunas?

Estamos viendo que hay, en general, muy buen acompañamiento en la población. Se ha logrado controlarlo en un estadio de fútbol en una final del Ascenso, por ejemplo. Y hemos visto que aumentó mucho la consulta de personas que van a darse las vacunas. Así que el objetivo central se está cumpliendo. Se han duplicado las aplicaciones que venían dándose a diario.

¿Qué se prevé en cuanto a refuerzos y a la posibilidad de integrar la vacuna al Calendario Nacional?

Desde la Provincia hemos pedido, en el marco del Consejo Federal de Salud (Cofesa), adelantar la aplicación de las dosis de refuerzo. De acuerdo a la evidencia científica, por la variante Ómicron, sería mejor aplicarla lo antes posible. Ya no es necesario que pasen cinco o seis meses, sino que lo que estamos planteando es acercarla a tres meses. Me parece que sería razonable integrar la vacuna al Calendario Nacional. Cuando se planteó el uso de emergencia fue hace casi un año, con información incipiente. Hoy la investigación respecto a las vacunas es muy robusta. No hemos tenido ninguna otra vacuna con tanta investigación científica en la historia. Creo que desde el punto de vista científico sanitario estamos en condiciones de que se transforme en una vacuna más obligatoria del Calendario. Habrá que dar también la discusión política.

¿Con el avance de las terceras dosis, cree que será necesaria una cuarta?

No sé si va a dar una cuarta dosis, eso va a depender también de lo que va sucediendo con la evidencia científica. Hasta ahora se ha visto que la tercera dosis tiene muy alta eficacia, si pasado el tiempo hace falta una más y todavía sigue la pandemia muy fuerte, quizás tenga sentido. No es irracional pensarlo, para nada.

¿Qué es lo que más preocupa en términos de la pandemia al Ministerio hoy?

Hoy estamos viviendo un aumento de casos extremadamente rápido y aún no se puede determinar si se debe a la variante Delta, que habíamos podido controlar muy bien, o a la variante Ómicron, que ya está circulando en algunas provincias. Sea cual fuera la razón, los casos están creciendo muy rápido y eso es preocupante porque todavía nos quedan las Fiestas, donde hay mucha actividad social. Desde ahora hasta mediados de enero, por lo menos, tendremos una situación muy agitada, que esperemos que no lleve a una situación de agitación en el sistema de salud. Por el momento no se corrobora eso pero también es cierto que siempre hay un delay entre que empiezan los casos y las internaciones. Sería muy preocupante volver a tener internaciones masivas.

¿Cómo podría describir este año, qué balance se puede hacer? ¿Estaba en los planes este rebrote?

La aparición de variantes nuevas más contagiosas es esperable mientras no haya suficientes cuidados y, sobre todo, mientras no exista equidad en el acceso a las vacunas en el mundo. Pero el balance de este año es muy bueno, es increíble, sobre todo desde el punto de vista del sistema de salud. No hemos logrado como sociedad tener las medidas de cuidado que pudimos desarrollar en el 2020 o las que desarrollaron países como en Europa, que tuvieron medidas mucho más estrictas, pese a lo que se dice. Más allá de eso, en la Argentina hubo 20 semanas consecutivas de descenso de casos, la caída más prolongada del mundo. Pensemos que en algunos lugares como Europa están en la sexta ola, tienen rebrotes de manera mucho más frecuente. Cuando tuvimos lo que llamamos el tsunami de casos el sistema de salud mostró una capacidad de trabajo impensada.  Ha sido Argentina uno de los pocos países del mundo que ha podido garantizar camas a toda la población: oxígeno, atención ambulatoria, respiradores y medicamentos con equidad. Eso, gracias a un Estado que estuvo para compensar las desigualdades.

El año pasado teníamos como horizonte la vacuna para pensar en el fin de la pandemia. ¿Y ahora?

Ahora esperamos seguir vacunando. Poder darle a la población tres dosis y que las medidas de cuidado nos ayuden a no tener situaciones tan preocupantes. Estamos con Europa yendo a cierres; esperamos tener el 95% de la población con esquema completo de vacunación.

La integración del sistema de salud, el mayor desafío de gestión

Más allá del coronavirus, ¿por dónde pasa la agenda sanitaria de la provincia?

Uno de los ejes más importantes tiene que ver con la integración del sistema de salud. Durante la pandemia decidimos trabajar mediante la integración y eso nos permitió conseguir el objetivo que logramos. Estamos en mesas de trabajo articulado con obras sociales y prepagas para poder dar respuestas; tenemos un sistema en la provincia que registra articuladamente las camas de las clínicas privadas, los hospitales provinciales y municipales, y eso es integración. Lo que hay que hacer para que quede es transformarlo en instituido y para eso se requiere de normativas y leyes. Hay varios proyectos de ley que están empezando a discutirse. La primera forma de tirar del hilo de este ovillo es a través de la información, es decir, que tengamos una información de salud que sea universal, una historia clínica personalizada que sea un derecho de los pacientes y que ya no dependa de dónde uno se atienda para su acceso.

¿Qué otros desafíos considera impostergables?

Garantizar un modelo de atención más cuidadosa, que permita que tengamos una continuidad del cuidado y del tratamiento de la población a lo largo de su vida; poder trabajar más en prevención y en la atención primaria de la salud; que logremos tener a los trabajadores y trabajadoras en las condiciones que necesitamos, cada vez estamos mejor pero también tenemos que fortalecernos en ese aspecto; lograr recuperar las coberturas de vacunación en general; tener un trabajo en prevención, en promoción y atención adecuados alrededor de las enfermedades oncológicas. Con la salud mental, estamos avanzando en el cumplimiento de la ley de salud mental y el cierre de los neuropsiquiátricos; hay muchísimas cosas que son centrales, como la salud sexual, la salud con perspectiva de género, seguir garantizando la interrupción voluntaria del embarazo. (DIB) MCH

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad