20.1 C
La Plata
02/12/2021
InicioPolicialesRobo y crimen en Ramos Mejía: el detenido lloró, rogó que no...

Robo y crimen en Ramos Mejía: el detenido lloró, rogó que no le den perpetua y se negó a declarar

El presunto asesino había salido de la cárcel en agosto de 2020 con pena cumplida.

Publicidad
Publicidad

El acusado de asesinar el domingo pasado de al menos seis disparos al quiosquero Roberto Sabo en la localidad bonaerense de Ramos Mejía se negó a declarar ante el fiscal de la causa, lloró en la audiencia y rogó “por favor” que no le “pidan prisión perpetua”.

Se trata de Leandro Daniel Suárez, de 29 años, un joven que estuvo casi seis años preso por robo y hurto y recuperó la libertad en agosto de 2020, y a quien ahora le imputaron el “homicidio agravado” del comerciante, delito que, justamente, prevé la pena máxima.

“Por favor, no me pidan la prisión perpetua. Me quiero morir”, fueron las palabras que utilizó el acusado, según una fuente de la investigación, en su indagatoria ante el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, de acuerdo a un despacho de la agencia estatl Télam.

Suárez fue imputado del “homicidio agravado criminis causa por el uso de arma de fuego” de Sabo y también de “robo calificado -dos hechos-, hurto de vehículo, portación ilegal de arma de fuego de uso civil, portación ilegal de arma de guerra”, todo ello agravado por la “participación de un menor de edad”.

En tanto, tras negarse a declarar, el juez de Garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó que el acusado siga formalmente detenido por todos esos delitos mientras se resuelve su situación procesal.

A su vez, la jefa de todos los fiscales de La Matanza, la fiscal general Patricia Ochoa, indicó que en la ficha de antecedentes de Suárez figura una condena del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 porteño de cinco años y diez meses de prisión por “hurto con escalamiento en grado de tentativa y robo agravado por el uso de arma”, y que salió de la cárcel con “pena cumplida”.

Los pesquisas también esperan los resultados de la autopsia al cuerpo de Sabo, quien presentaba al menos seis orificios de bala en la zona del cuello y tórax.

Al respecto, la fiscal Ochoa detalló que en poder del acusado se secuestraron una pistola .765 semiautomática con la “numeración suprimida” y un revólver Italo calibre .22, con el que se cree disparó contra el comerciante.

Por su parte, la adolescente de 15 años aprehendida ayer junto a Suárez quedó a disposición del fiscal Pablo Insúa, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del mismo Departamento Judicial.

A pedido del fiscal, el juez de garantías del Joven, Gustavo Indovino, dispuso que la chica quede alojada en el Instituto Centro de Admisión y Derivación de Jóvenes de San Martín como medida de seguridad ya que, por su edad, es inimputable y se le aplica un encierro preventivo por cuestiones de peligrosidad.

El kiosquero de 45 años fue asesinado el domingo, alrededor de las 14, durante un asalto en su comercio situado en Avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía.

Un testigo alertó a la Policía cuando el asesino salió del local y se fugó con su cómplice en un Ford Focus negro que le robaron a un remisero que los había llevado hasta el lugar. En medio de la huida, los dos delincuentes chocaron contra un árbol, tras lo cual ingresaron a un supermercado con la intención de simular unas compras y cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos.

Luego, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron detenidos por efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en Avenida de Mayo y Rivadavia. (DIB) ACR

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad