17.1 C
La Plata
17/09/2021
InicioViajesEl “sánguche” tucumano, pasión de multitudes

El “sánguche” tucumano, pasión de multitudes

Publicidad
Publicidad

Si el mate, el dulce de leche, el asado son parte de la base de la cocina popular en la Argentina, la empanada tucumana es un símbolo de la cocina criolla y tiene su Fiesta Nacional donde se elige a la campeona de edición. Pero en los últimos años, es el sánguche de milanesa en suelo tucumano la tendencia gastronómica de los paladares locales, regionales y populares. Hasta el más incrédulo debe agendar este dato. Pan sanguchero, tres, cuatro y hasta cinco capas de milanesas, lechuga cortadita, rodajas de tomate y a disfrutar. Un manjar.

Elegido cada vez más por viajeros, el sánguche de milanesa tucumano llegó para quedarse y compartir el podio con las mismísimas empanadas.

Es que los homenajes, si se quiere, arrancaron entre 2000 y el 2001 con un monumento realizado por el artista Sandro Pereira que en el ArteBA de ese año se vendió a 10.000 dólares y encendió pasiones hasta que en 2013 una réplica de original fue emplazada en la esquina de Mate de Luna y Pellegrini en San Miguel de Tucumán. Aunque ya no está, se trataba de una escultura enorme. La obra representaba a una persona de 2,20 metros de altura y de 1,80 de ancho, de color blanco salvo el sánguche de milanesa, de color, que sostenía con sus manos para darle un mordiscón. Y claro, dan ganas de ir corriendo a degustar este manjar pasión de multitudes.

Los tucumanos lo saben y la oferta gastronómica de más de veinte locales ofrecen este sánguche. No es pan y milanesa solamente. La clave está en el pan, que es bien “sanguchero”, como le dicen: una combinación de figaza o pan de Viena y pan francés, suave, sin costra que lastime el paladar y con una miga interior amigable que previamente se tuesta apenas para abrazar a las cinco capas de milanesas. Junto con la lechuga cortadita (como si fuera repollo) y rodajitas finas de tomate, es una delicia para locales y visitantes.

También puede ser completo, con huevo, jamón y queso. Pero lo cierto es que hoteles, carritos al paso o bares, en la barra misma o por delivery, llega a todos lados en San Miguel de Tucumán. Aunque las alternativas sean muchas, hay un denominador común en este sánguche pasión de multitudes y es que se prepara la milanesa en el momento y se la fríe a la vista: en tres minutos está listo.

Varios años y varios proyectos de Ley fueron presentados para declarar el 18 de marzo el Día Provincial del Sánguche de Milanesa, porque en esa fecha falleció José “Chacho” Leguizamón quien para muchos fue el mentor de esta movida sanguchera. Su local famosísimo en la avenida principal que une a San Miguel con Yerba Buena, aún hoy recibe a la gente que se detiene a degustar este famoso preparado. (DIB)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad