8 C
La Plata
21/09/2021
InicioPolíticaPanorama bonaerense: El futuro que alimenta los fuegos internos

Panorama bonaerense: El futuro que alimenta los fuegos internos

La disputa bonaerense entre PRO y la UCR, un juego con objetivo nacional. ¿La intensidad de la pelea puede ser beneficiosa? El temor al efecto de la negacion de Macri sonbre PRO duros. La intervención de CFK en el caso Berni ¿Un pedido de Fernández sobre Costa anticip el futuro?

Publicidad
Publicidad

Por Andrés Lavaselli

El tono crispado, por momentos furioso, que adquirió la discusión en Juntos por el Cambio de modo simultáneo con el inicio informal de la campaña preelectoral demuestra que lo que comenzó a estar en juego, aquí y ahora, es quién se quedará con la candidatura presidencial de ese espacio. Ese horizonte 2023 por supuesto que también explica el cierre de listas en el Frente de Todos –sobre todo el crecimiento bonaerense de La Cámpora- pero allí el foco está puesto en los gabinetes nacional y bonaerense, impactados por las internas y los condicionamientos del “factor Delta”.

Ceñido a un guión que la fábrica discursiva que supervisa su hermano Gastón había diseñado para potenciar un perfil de outsider no contaminado por la política tradicional, Facundo Manes tocó de entrada tres cables de alta tensión, con la despreocupación de un novato. 1) En un espacio que con causas judiciales abiertas por aportantes de campaña “truchos”, trajo al debate la cuestión del financiamiento irregular. 2) Protagonista de anuncios con María Eugenia Vidal, dijo que no tiene nada que ver con ella ni con el gobierno de Mauricio Macri. 3) Se desentendió de la composición de la lista que él mismo encabeza con argumentos propios del debate argentino del siglo…XIX.

De ese puñado de desafíos, el tercero (la mención de los “noruegos” que en deberían desplazar a peronistas como Jesús Cariglino para renovar la política) es tal vez el que revele concepciones ideológicas más profundas, pero es el de menor impacto inmediato. En cambio, el más urgente es el pedido para que Rodríguez Larreta no financie la campaña de su rival Diego Santilli con el presupuesto porteño. No porque se trate de una novedad (la separación entre campaña y Estado es vidriosa también en el oficialismo) sino porque al apuntar al jefe de Gobierno trajo a escena la pelea nacional implícita en el tironeo bonaerense.

La dinámica posterior lo demuestra: Las respuestas ofendidas de Vidal, Ritondo y Carrió –esta última con sus propios motivos añadidos- dan cuenta de que en provincia se juega el liderazgo de quien todos ellos apoyan para presidente. “Manes es disruptivo y complica las chances de Rodríguez Larreta”, añadió  Margarita Stolbizer por si hacía falta ser explícitos. El pedido de apoyo en la disputa a sus correligionarios que emitió el neurocientífico dio más aire al mismo juego: Gerardo Morales aprovechó para pegarle a Larreta porque él también quiere ser Presidente. Cornejo, porque además le disputa al jujeño el liderazgo partidario.

Una incógnita es si la intensidad de la pelea puede ayudar a instalar la interna opositora con mayor nitidez en la opinión pública y hacer que más gente vaya a votar por alguno de sus candidatos. Sería un efecto paradójico en una disputa que asoma pareja, y que beneficiaría tanto a Manes como a Santilli. En la UCR preocupa otra cosa: El énfasis de Manes en despegarse de Macri y Vidal podría complicarle el escenario de noviembre si gana en septiembre. Es que debería pedir el apoyo a votantes PRO duros que podrían quedar resentidos con la negación de sus referentes.

Aceleraciones

En el Frente de Todos, la llegada de la variante Delta no determinó la inclusión de Daniel Gollán en la lista de candidatos, pero definió su salida anticipada del gabinete: Axel Kicillof no quiere doble rol en un tiempo que prevé complicado en materia de pandemia. El criterio es otro en el caso de Teresa García. La ministra seguirá hasta después de las PASO, porque el gobernado barrunta un tironeo a la hora de su reemplazo que no quiere que se dé en la campaña. La Vicepresidenta ordenó otra derivación del cierre de listas: Obligó –o convención- a Sergio Berni, que bajó la lista para la segunda sección electoral que había presentado por sorpresa sin incluir, como pretendía bajo amenaza de renunciar al gobierno, a un representante suyo en un puesto a salir. En una dinámica que se entrelaza con lo nacional, Kicillof retuvo además de a Carlos Bianco a Andrés Larroque.

La dimensión del futuro también estuvo presente en el cierre del oficialismo. Se ve en el despliegue seccional de La Cámpora: Más de 10 legisladores a salir, ocho puros y otros casi. En la nacional le computan dos, pero siete son de Cristina. Conclusión: Máximo Kirchner afianza la construcción de un fortín bonaerense desde el que disputar el 2023, una estrategia bien diferente, casi opuesta a la  del Gobernador.  Otra derivación a futuro enlaza con los cambios en el Gabinete nacional. La salida de Arroyo y Rossi –diferentes entre sí- son el primer movimiento una renovación más profunda. Contra esa certeza, a Kicillof le quedó dando vuelta el pedido que Fernández hizo para que Augusto Costa vaya a las listas. Por ahora el gobernador retuvo a su ministro, pero le quedó claro que el Presidente lo valora ¿Podrá  conservarlo si Fernández vuelve a la carga?

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad