8 C
La Plata
21/09/2021
InicioJuegos OlímpicosLa única deportista argentina que logró una medalla de oro individual en...

La única deportista argentina que logró una medalla de oro individual en un Juego Olímpico

Publicidad
Publicidad

Las comparaciones no conducen a nada y los listados -estilo ranking o podio histórico- tampoco tienen mucho sentido. Pero sin duda, en tren de hipotéticas comparaciones o inevitable confección de una nómina de las y los grandes deportistas argentinos de todos los tiempos, el nombre de Paula Pareto jamás debería ser dejado de lado.

En términos objetivos es la única deportista argentina que logró una medalla de oro individual en un Juego Olímpico. En Río de Janeiro 2016 fue la primera en conquistar una presea dorada, alcanzada días después por la rosarina Cecilia Carranza, campeona de vela junto a Santiago Lange. Aquella medalla de oro la ganó ocho años después de su bronce en Pekín 2008, y cinco años después volvió a decir presente en estos Juegos de Tokio.

“La Peque”, oriunda de la zona norte del Gran Buenos Aires (San Fernando), estudiaba Medicina en la UBA y se entrenaba en Estudiantes de La Plata cuando conquistó el bronce en la capital china. En Estudiantes tenía su lugar en un cuarto piso al que se llegaba sí o sí por escalera, porque el ascensor estaba siempre roto.

Medalla de plata en los Juegos Sudamericanos de 2006, en Buenos Aires, al año siguiente fue bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro. Y después, el bronce olímpico en 2008. En el siguiente ciclo olímpico, oro en los Sudamericanos de Medellín 2010, oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011 y quinto puesto en los Olímpicos de 2012.

Una Pareto muy “peque”, bronce en los Juegos Olímpicos de 2008. – Archivo –

Tras aquella “frustración” en tierras británicas, “La Peque” encaró un nuevo ciclo olímpico. Oro en los Sudamericanos de Santiago 2014, plata en los Juegos de Toronto 2015 y el oro en Río de Janeiro 2016. A ese Juego Olímpico carioca Pareto llegó como campeona mundial en Astana 2015 (Kazakistán), luego de haber sido subcampeona en Chelyabinsk (Rusia) en 2014. Y dos años después de Río, fue séptima en el Campeonato Mundial de Bakú (Azerbaiyán).

Ya estaba en marcha un nuevo ciclo olímpico pero en los Juegos Panamericanos de Lima una lesión la dejó fuera de la pelea por las medallas. Después fue al mundial de Tokio, donde salió séptima, y en octubre de ese 2019 optó por operarse de una hernia cervical. El objetivo eran los Juegos Olímpicos de Tokio.

El regreso estaba previsto para marzo del año pasado. De hecho viajó al Grand Slam que se iba a realizar en Ekaterinburgo (Rusia), pero el torneo se canceló y a la vuelta Pareto fue una de las primeras aisladas.

A todo esto, y antes de la medalla de oro en Río de Janeiro, ya se había recibido de médica. Su profesión la tuvo durante este año abocada a la cuestión sanitaria, trabajando en el hospital de San Isidro. Y fue por eso que este viernes recibió uno de los mayores reconocimientos que otorga el Comité Olímpico Internacional: fue una de las encargadas de ingresar al Estadio Olímpico la bandera del COI por ser una de las deportistas que durante esta pandemia “dieron su tiempo y talento para servir como muchos otros trabajadores esenciales en sus comunidades”. (DIB) GML

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad