9.9 C
La Plata
17/06/2021
InicioViajesVilla Traful, un lugar soñado

Villa Traful, un lugar soñado

La magnifica naturaleza en la que esta aldea de montaña está inmersa, hace de ella un lugar especial dentro de la cordillera neuquina.

Publicidad
Publicidad

Paseo obligado desde Bariloche o San Martín de los Andes, de los que dista unos 100 kilómetros, Villa Traful es un paraje de la provincia de Neuquén que invita a convivir con la naturaleza en todas sus formas.

En armonía con un entorno privilegiado, este paraíso ubicado a solo 60 kilómetros la separan de Villa La Angostura, se encuentra enclavado en la ladera de la montaña, como si fuese un balcón sobre el majestuoso lago Traful. Su construcción escalonada permite que todo esté situado frente al espejo de agua.

Fundada en la década del 30, es una de esas localidades que supo mantenerse intacta, haciéndole frente al paso del tiempo con sus calles de tierra y exceso de tranquilidad. Ubicada en la costa sur del lago del mismo nombre, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi y con unos mil habitantes, es un lugar que le otorga al turista todo lo que necesita, pero sin “demasiadas luces” que lo atosiguen.

Además del Bosque Sumergido, otro imán para el turismo es el producto de pesca “Salmón de Traful”, algo que distingue al pueblo de otros de las mismas características paisajísticas de la zona. También se pueden hacer reparadoras cabalgatas y avistajes de cauquenes, carpinteros gigantes y cóndores.

Los colores interminables de Villa Traful. (Turismo de Neuquén)

El Mirador del Viento forma parte del circuito de miradores de Villa Traful. Es uno de los más tradicionales y cuenta con pasarelas y balcones que invitan a disfrutar de una hermosa postal del lago. Se encuentra a 5 km. del centro de la ciudad, sobre la margen sudeste del lago Traful. Está ubicado arriba de un acantilado de 70 m, que es continuación del Cerro Puntudo de 1598 m.s.n.m., de origen glaciar. Desde el mirador es posible observar el lago Traful, los cerros Huelta, Rutilla y la Península Grande al noroeste y el cerro Negro al sudoeste.

El Bosque Sumergido, es un atractivo natural producido por el desplazamiento de las placas tectónicas que provocaron el desmoronamiento de una parte de la ladera boscosa en el fondo del lago. Allí se encuentran sumergidos ejemplares de hasta 30 metros de altura de cipreses que permanecen de pie y no se descomponen debido al frío las aguas, como ocurre con la turba. El bosque se encuentra en la costa norte del Lago Traful y se lo puede observar tanto desde la superficie, en paseos embarcados, gracias a la transparencia del agua, como en excursiones de buceo con guías locales.

Si la idea es caminar y escalar, el Cerro Negro y Monje es la meta, con tres horas de caminata por bosques, ñires arrasados y desierto, hasta alcanzar los 2.000 metros sobre el nivel del mar. En Villa Traful también hay una importante concentración de pinturas rupestres, cercanas al arroyo Verde, y cascadas, como la Coa Co y la Co Lemu, de aguas tan frías como transparentes.

Además de los increíbles paisajes y atracciones que tiene para ofrecerte Villa Traful, no podés perderte la oportunidad de degustar la gastronomía patagónica. Algunos de los platos más destacados son la trucha, el cordero y como postre frutos rojos como frambuesas, frutillas o moras.

*Nota del suplemento De Viaje

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad