14.3 C
La Plata
13/06/2021
InicioSociedadNueva teoría conspirativa afirma que la vacuna de Moderna contra la Covid...

Nueva teoría conspirativa afirma que la vacuna de Moderna contra la Covid es “satánica”

Se viralizaron en las redes sociales mensajes donde se afirma que la inoculación contiene “66,6 mililitros de luciferina”. La explicación de los especialistas.

Publicidad
Publicidad

En las últimas semanas, cientos de internautas hicieron circular, sobre todo desde EE.UU. y Brasil, países con sociedades fuertemente religiosas, una teoría “satánica” sobre la vacuna del laboratorio Moderna. El argumento de los atacantes es que el medicamento contiene luciferina disuelta en 66,6 mililitros de fosfatos, y desde entornos científicos tuvieron que salir a desmentir cualquier tipo de “conspiración”.

“Vea la fórmula de la vacuna de Moderna. ¿66.6 y Luciferina le recuerda a alguien algo? COVID-19: la vacuna de ARNm contiene luciferina disuelta en 66,6 ml de fosfato”, escribió un internauta brasileño, citado por Sputnik Mundo.

“La vacuna lleva “Luciferina” disuelta en 66,6 ml de solución de fosfato… No se puede decir que se escondan”, escribió otro.

La verdad

La luciferina es un compuesto encargado de la emisión de luz en algunos organismos, como las luciérnagas, que no provoca efectos nocivos y es cierto que se usó en una patente de Moderna en 2012. Pero este compuesto no forma parte de la composición de la vacuna de Moderna, según las fichas técnicas publicadas por los organismos reguladores sanitarios.

Los componentes de Moderna, según el documento publicado por la FDA estadounidense, son: “Ácido ribonucleico mensajero (ARNm), lípidos (SM-102, polietilenglicol [PEG], 2000 dimiristoil glicerol [DMG], colesterol y 1,2-diestearoil-sn-glicero-3 -fosfocolina [DSPC]), trometamina, clorhidrato de trometamina, ácido acético, acetato de sodio trihidrato y sacarosa”.

La palabra “luciferina” tiene la misma raíz del nombre “Lucifer”. Éste último, que según el cristianismo es el ángel caído del cielo tras su rebelión contra Dios, se llama así por ser “portador de luz”, de acuerdo a su etimología latina. Mientras que la luciferina se denomina así por ser justamente uno de los compuestos –el otro es la luciferasa- que provocan emisión de luz.

En tanto, según publica la agencia española EFE, el uso de 66,6 mililitros de fosfatos en la patente se empleó en una prueba realizada con ratones para comprobar la efectividad y el comportamiento de las proteínas. (DIB) MM

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad