17.5 C
La Plata
11/04/2021
InicioSociedadTiro con arco: ilusión olímpica para deportistas de Salliqueló y Luján

Tiro con arco: ilusión olímpica para deportistas de Salliqueló y Luján

Florencia Leithold Juárez y Oriana Carabone integran la selección que esta semana buscará un lugar en los Juegos de Tokio.

Publicidad
Publicidad

Por Gastón M. Luppi, de la redacción de DIB

Semana de clasificación olímpica para el tiro con arco, una de las disciplinas más antiguas del programa de los Juegos Olímpicos. La selección argentina viajó el jueves a Monterrey (México), sede a partir de mañana del XXV Campeonato Panamericano, torneo que reparte plazas para Tokio 2020. Por un lado, es la vuelta a la competencia para los deportistas locales, que el año pasado vieron cómo se cerraba el mundo justo en el mismo momento en que debían viajar a este Preolímpico. Por otro lado, la ilusión y el desafío para la disciplina de alcanzar el cupo olímpico; el tiro con arco argentino solo estuvo representado en los Juegos de Seúl 1988, y en aquella oportunidad por invitación.

“Además de la importancia del cupo olímpico en juego, este torneo es la vuelta al deporte. Los protocolos tienen que salir bien, porque si no, más adelante no se van a permitir realizar más torneos. Estamos todos con los cuidados necesarios para que no pase nada”, le cuenta Florencia Leithold Juárez a la Agencia DIB. “Son varios sentimientos encontrados porque las ganas de competir están, pero también hay mucha incertidumbre, mucho tiempo parados. Entrenando, obvio, pero en este deporte la única forma de ver los avances es con marcas en competencias; no es lo mismo entrenar en la casa que un torneo internacional”, explica la deportista oriunda de Salliqueló.

Junto a Leithold Juárez, el seleccionado argentino lo integran Oriana Carabone, Gisela Yubrín, Ignacio Escalante, Mario Jajarabilla y Tomás Tisocco. En este panamericano hay en juego tres cupos para mujeres, tres para varones, aunque uno solo por rama para cada país.

Este clasificatorio mexicano debió haberse realizado en marzo de 2020. Y con tres días libres entre la última concentración y el viaje, por esos días Leithold Juárez optó por ir a Salliqueló. Llegó al pueblo solo con la ropa de la Selección y de repente se decretó la cuarentena estricta de, al principio, dos semanas. “Estuve un año”, recuerda desde Monterrey. Sin poder trasladarse a Córdoba -donde reside-, quedarse en Salliqueló resultó beneficioso: “Más seguro, sin casos”. Además sumó a un preparador físico local que ayudó también a la recuperación de su hombro operado; “ahora está diez puntos”.

Oriana Carabone, la joven deportista de Luján. (Instagram: @oricarabone)

Como destacan muchos deportistas, la cuarentena compulsiva por lo menos permitió hacer foco en los aspectos físico y técnico. “Mientras estás en un circuito competitivo, no podés hacer una pretemporada fuerte”, sintetiza Leithold Juárez. A su vez, “opté por probar otro tipo de material de las palas del arco (es lo que se flexiona para que empuje la flecha). Aproveché el tiempo para eso y para corregir otras cuestiones técnicas”.

Por la pandemia, estuvo “solo tres meses sin poder ir a disparar a 70 metros”, la distancia reglamentaria. Los entrenamientos transcurrieron en el patio de la casa familiar, de unos 30 metros, “y en pleno invierno entrenaba adentro, a tres o cuatro metros de distancia. Era solo entrenar técnica, pero como estaba probando cambios, me venía muy bien. Sí fue complicado porque implementaba cambios pero no veía resultados”. Por eso Leithold Juárez les agradece a la nadadora Delfina Pignatiello y a otros deportistas que a mediados de 2020 visibilizaron la necesidad de volver a los entrenamientos. “La verdad que fue gracias a ellos”, dice.

Como en muchos deportes, y como en la vida misma, la presencialidad mutó hacia la virtualidad. Hubo entrenamientos compartidos y hasta competencias. De hecho, participó de un torneo panamericano virtual. Una vez superada la primera instancia de clasificación de ese certamen, para los cuartos de final “tuve que preparar yo sola un lugar para poder disparar. Conseguir un salón con 18 metros, con Internet, buenas luces… fue armar todo un show para poder disparar, nunca me imaginé que iba a tener que hacer algo así”. En cuartos eliminó a la primera clasificada del torneo y en semifinales perdió con una canadiense a la que Leithold Juárez ya había derrotado en los Juegos Panamericanos de Lima, en 2019; “ese día se me había cortado Internet, tuve varios problemas”, aclara con descripción bien de época. Y en un desempate se quedó sin medalla de bronce. “Me fui con muy buenas sensaciones, tenía muchas ganas de competir”, fue el balance.

De cara a la competencia que se inicia este martes, “creo que todos estamos en la misma situación”, opina respecto de que todos los países se vieron afectados por la pandemia. “La incertidumbre de cómo está el otro la tenemos todos”, admite.

Pero la bonaerense de 28 años se tiene confianza. “Trabajamos mucho para poder ganar el cupo olímpico. Argentina se merece un cupo en el tiro con arco, nunca fue ganado y creo que hay muchas chances. Sabemos que el objetivo es ese y es mucho tiempo de preparación. Hay muchos palos en la rueda que pudimos ir pateando y ojalá salga todo bien, se dé, y podamos llevar los dos cupos, tanto el femenino como el masculino”.

Carabone busca experiencia

Luján también seguirá con mucho interés este clasificatorio. Es que en Monterrey está Oriana Carabone, quien da sus primeros pasos entre los mayores. “Teníamos este viaje programado para marzo del año pasado, viajábamos el fin de semana que explotó todo. Después de ese momento no volvimos a competir, nada. Este torneo es volver a la competencia y son muchas emociones: nervios, ansiedad, un poco de todo”, le contó a la Agencia DIB, horas antes de viajar a México.

Florencia Leithold Juárez, la deportista oriunda de Salliqueló. (Instagram: @flor_leithold)

A los 22 años, Carabone afronta su primer clasificatorio olímpico en una disciplina que es de carrera más bien extensa. De hecho, el podio olímpico de Río de Janeiro 2016 lo conformaron Jang Hye-Jin (Corea del Sur, dominador absoluto), Lisa Unruh (Alemania) y Gi Bo-Bae (Corea del Sur), de 29, 28 y 28 años, respectivamente. Y como a muchos deportistas jóvenes, además, la reprogramación de los Juegos le permitió a Carabone sumar un año más de experiencia. “Mis años anteriores no habían sido buenos, había quedado fuera del equipo, y el clasificatorio del año pasado era un poco mi regreso”. Por eso, a propósito de este compromiso en México, “ojalá se cumpla el objetivo, pero también lo quiero tomar como experiencia y poder aspirar a mucho más”, y menciona al pasar los Juegos de París 2024.

En cuanto a los meses de confinamiento, en sintonía con la experiencia de otros deportistas, fue difícil trabajar sin un horizonte definido. “Con todo el calendario suspendido, con la ayuda de mi entrenadora y el psicólogo deportivo buscábamos motivaciones porque entrenaba en casa sin saber para qué. Si bien sabíamos que en algún momento iba a pasar, no teníamos nada definido y las motivaciones se perdían. Pero la verdad me pude mantener bastante, con el apoyo de las compañeras, el psicólogo y la entrenadora”.

Carabone, la más joven del equipo, lleva diez años en el tiro con arco. “Empecé con mi mejor amigo, que hacía tiro en Luján. Fue en el 2011, al tiempo me cambié de club, me federé… Todo bastante progresivo, y la verdad estoy muy contenta con todo lo que recorrí hasta ahora. No te das cuenta, pero mirás un poco para atrás y pasaron muchas cosas en el medio”.

Y ahora esta chance olímpica, ya entre los adultos. En lo personal, “es poder disfrutar la vuelta, volver a competir. Es mi primer torneo desde octubre de 2019, hace mucho tiempo”. Y en cuanto a las expectativas, “somos un equipo. Si bien somos un deporte individual, si no consigo el cupo yo, que lo consiga alguna de mis compañeras, o alguno de mis compañeros. El tiro con arco nunca pudo conseguir un cupo olímpico, lograrlo va a ayudar mucho al deporte”, concluye.

Pocos antecedentes

El tiro con arco argentino estuvo representado en los Juegos Olímpicos de 1988, en Seúl. Allí, Claudio Pafundi fue 75º y Ángel Bello, 81º, según el libro “Historia de las participaciones argentinas en los Juegos Olímpicos”, de Martín Rodríguez. En Juegos Olímpicos de la Juventud, en tanto, Francisco Rodríguez fue noveno en 2014 y Agustina Giannasio, 17º en Buenos Aires 2018, consigna el sitio Olympedia. (DIB) GML

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad