18.9 C
La Plata
20/04/2021
InicioViajesVeracruz, escenario de grandes batallas

Veracruz, escenario de grandes batallas

Este estado mexicano se destaca no solo por la belleza de sus paisajes, playas y ciudades sino también por la alegría y calidez de su gente.

Publicidad
Publicidad

El puerto de Veracruz, en el Golfo de México, más allá de ser un atractivo turístico y puente de comercio internacional, es el lugar donde las culturas ancestrales dieron forma a lo que hoy es Iberoamérica. Fundada en 1519 por el español Hernán Cortés, esta ciudad puerto se encuentra en la región por la que los españoles desembarcaron para emprender la “conquista” de Tenochtitlán.

La ciudad es la única ciudad en México que puede presumir haber sido denominada cuatro veces heroica. La primera, en 1821 al término de la colonia. La segunda, en 1838 durante la llamada guerra de los pasteles. La tercera, en 1847 durante la invasión norteamericana la cual fue soportada por su población. Y la cuarta, en 1914, durante la revolución mexicana.

Ubicada a unos 400 kilómetros de distancia de la Ciudad de México, Veracruz tiene una posición estratégica privilegiada, ya que por su salida al Océano Atlántico, mantuvo siempre una profunda relación con el Caribe, Europa y África, marcando en su cultura una mezcla de civilizaciones que la convirtieron en un importante centro. De hecho, en los viejos barrios y en sus antiguas fortificaciones de los siglos XV, XVI y XVII se respira, toca y palpa la música, las costumbres y las raíces de los españoles, los esclavos africanos, los indígenas nativos y los negros llegados de las islas caribeñas.

La ciudad cuenta con el mejor Carnaval del país, que se celebra de la época de la Colonia, aunque en aquel entonces la celebración se apegaba a un carácter religioso. A lo largo de nueve días y tras la Quema del Mal Humor, las calles se llenan de alegría con antifaces, lluvia de papelitos de colores y el taconeo de los sones típicos y los huapangos, género típico mexicano.

Los pobladores de la zona se erigen orgullosos de su histórica valentía para defender la tierra de extraños desde la fortaleza de San Juan de Ulúa (asentada en una pequeña isla), una imponente construcción impulsada por Cortés para resistir los ataques piratas y corsarios. La edificación, que durante años sirvió como prisión para delincuentes y opositores políticos, fue construida a principios de 1535 con piedra de coral del lugar y, a la fecha, se mantiene intacta como uno de los principales centros turísticos. La imponente estructura conserva el foso, la rampa y cinco baluartes, así como algunos calabozos en los que se ha adaptado una muestra museográfica que explica, con maquetas y dibujos, la historia y el desarrollo de este sitio rodeado de fantásticas leyendas.

Y si la idea es tomar contacto con el pasado de Cortés, habrá que recorrer 30 kilómetros hasta el municipio de La Antigua, donde se ubica la primera casa que el conquistador español erigió en México con corales y piedra. La vivienda fue edificada en el siglo XVI y aún pueden distinguirse perfectamente la entrada principal, un horno para elaborar pan, cimientos y parte de los muros de múltiples habitaciones, todo enlazado con raíces de siglos.

Una vista de San Juan de Úlua (Turismo de Veracruz)

Rumbo al pasado

Entre otros de los principales rincones para recorrer en la ciudad está el Barrio de la Huaca, un conjunto arquitectónico del siglo XVII, considerado la cuna de la cultura mexicana y latinoamericana. Se trata de 27 antiguos patios y casuchas construidos con madera y tejas traídas en barcos desde Marsella, en Francia, ubicados en la zona centro del puerto, donde vivían africanos esclavos liberados, cubanos traídos por las aguas del Golfo de México y obreros de las primeras fábricas instauradas por los españoles.

El barrio, que en el siglo XVII se encontraba asentado en la parte sur de la antigua ciudad amurallada de Veracruz, esta llenó de colorido y, sobre todo, de olores. En pleno corazón de La Huaca se asienta la Iglesia del Cristo, donde los marinos españoles, cubanos, filipinos y chinos daban gracias y pedían para tener una buena travesía en alta mar.

No lejos de allí, en pleno puerto, se encuentra uno de los rincones más famosos de la ciudad: el Café La Parroquia. El recinto original data de 1808 y se encuentra frente a la catedral, pero el más reconocido en la actualidad está ubicado en pleno puerto.

Al ritmo del apasionado danzón o son cubano, los amantes del baile se dan cita en la “Plazuela de la Campana”, donde bandas en vivo tocan cada noche música de todas las épocas. En el mismo centro histórico las jaranas y marimbas, trompetas y acordeones, bongos y congas suenan y llenan de alegría el lugar.

En la región de Tecolutla, siempre en el estado de Veracruz, uno puede aprovechar para disfrutar de sus playas, conocer la zona Arqueológica de Hueytepec o bien disfrutar de la variada gastronomía local. (DIB) FD

*Nota publicada en el suplemento De Viaje N° 200

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad