“Toque de queda sanitario”: posiciones encontradas entre los intendentes costeros

Si siguiera los criterios epidemiológicos trazados en el decreto publicado por el Gobierno nacional, el gobernador Axel Kicillof debería aplicar la restricción nocturna en toda la provincia de Buenos Aires, que en los últimos 14 días incrementó casi un 50% el número de casos con respecto a las dos semanas anteriores. La medida debería incluir también a distritos del interior y a los de la Costa Atlántica, a los que por ahora se excluyó.

Este viernes, el Gobierno nacional publicó el decreto que habilita la imposición de restricciones a la circulación nocturna, en el marco del aumento de casos de coronavirus en todo el país. Aunque en un principio se especulaba con que se trataría de una medida uniforme y obligatoria para todo el país, finalmente -tras arduas negociaciones con los gobernadores-, se lo dejó a consideración de las provincias.

Si bien del decreto no se desprende una obligación para que los mandatarios provinciales impongan las restricciones, desde el Gobierno incluyeron dos variables epidemiológicas e indicaron que, si se cumple alguna de ellas, “los gobernadores deberán tomar las medidas”. 

Qué debería ocurrir en la Provincia

El Decreto 4/2021 define dos criterios de “riesgo sanitario y condiciones epidemiológicas que ameritan por parte de los gobernadores y gobernadoras de provincias, y del jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires adoptar medidas de limitación de la circulación cuando se cumplan los siguientes parámetros sanitarios”.

  • Que la razón de casos, definida como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días y el número de casos confirmados acumulados en los 14 días previos, sea superior a 1,20.
  • Que la incidencia, definida como el número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por 100.000 habitantes, sea superior a 150.

Esto significa, en la práctica, que el número de casos confirmados en los últimos 14 días sea un 20% superior que en los 14 días anteriores, o que la tasa de contagios en el territorio sea superior a los 150 cada 100 mil habitantes. 

La provincia de Buenos Aires cumple con ambas condiciones: según los datos publicados por el Ministerio de Salud de la Nación, los casos acumulados en los últimos 14 días fueron un 47,9% respecto del período anterior y la tasa de incidencia es de 217,6 cada 100 mil habitantes.

Es que según los datos oficiales, desde el 23 de diciembre hasta el 5 de enero hubo en la provincia 38.091 casos contra los 25.739 que se habían dado entre el 9 y el 22 de diciembre. 

Con estos números, el gobernador Kicillof debería definir restricciones nocturnas, aunque el alcance y las formas quedarán a su criterio y el de los intendentes, con quienes a estas horas -como anticipó DIB ayer-  negocia un nuevo esquema que en principio excluiría a la Costa Atlántica.

Qué pasa en el interior

En las últimas horas trascendió que el Gobierno bonaerense resolvió no establecer restricciones nocturnas en los municipios de la Costa Atlántica, que atraviesan el inicio de la temporada turística, aunque aumentará los controles para que se cumplan los protocolos y se eviten las fiestas clandestinas. En cambio, en el Conurbano podrían establecerse restricciones más generales a la circulación nocturna. 

Sin embargo, tanto el Gran Buenos Aires como el interior en su conjunto y los partidos de la Costa en particular cumplen con los parámetros establecidos por el decreto presidencial para aplicar las restricciones. 

Según los últimos datos oficiales brindados por la Sala de Situación del Ministerio de Salud bonaerense, que llegan hasta el 31 de diciembre, en el Conurbano el aumento de casos entre el 18 y el 31 de diciembre y el 3 y el 17 del mismo mes fue del 63,4%: 22.197 contra 13.580. Esto supera con creces el límite del 20% que dispone el decreto presidencial. La tasa de incidencia por población arroja que hubo 224 nuevos casos cada 100 mil habitantes, también por encima de los 150 establecidos. 

En el interior, en tanto, en el mismo periodo se registró un aumento del 57% , pasando de 9.114 a 14.355 casos totales en los 14 días contabilizados. Allí se dieron 191 nuevos contagios cada 100 mil habitantes.

Algunos de los distritos de la Costa Atlántica cuyos intendentes pujaron para evitar las restricciones -y lo lograron- también cumplen las condiciones para la “cuarentena nocturna”. En Pinamar hasta el 31 de diciembre se había registrado una suba del 190% en los casos, con una tasa de incidencia de 240 cada 100 mil habitantes.

Villa Gesell, por su parte, vio aumentados los contagios un 166% y tiene una tasa de 226 contagios, mientras que el Partido de La Costa sufrió una suba del 67% y tiene casi 480 casos por 100 mil habitantes. Finalmente, Mar del Plata, el distrito con más casos del interior provincial, incrementó el número de positivos un 82,7% y la incidencia de casos es de 200. (DIB) JG