24.1 C
La Plata
04/03/2021
Inicio Sociedad Ivermectina: el fármaco que no está aprobado por ANMAT, igual se consume...

Ivermectina: el fármaco que no está aprobado por ANMAT, igual se consume y aún se está estudiando

Sin bien hay estudios en desarrollo sobre este antiparasitario para la Covid-19, desalientan su uso y sobre todo, la automedicación.

Publicidad
Publicidad

La compra de del antiparasitario Ivermectina se ha disparado no solo en Argentina sino en otros países del mundo, como fármaco para atenuar la Covid-19 o para prevenirla. No obstante, hay que tener en cuenta que no es un medicamento aprobado por la ANMAT, por lo tanto es peligroso su consumo, sobre todo por automedicación.

Lo que se sabe es que hay estudios que, en laboratorio, han demostrado que esta droga puede inhibir la replicación del virus. Incluso en pruebas con pacientes, se han logrado algunos resultados preliminares promisorios pero no concluyentes, ya que faltarían pruebas de fase 3.

La Sociedad Argentina de Infectología (SADI) señaló en un comunicado que “la evidencia disponible in vitro sugiere que para alcanzar niveles efectivos de ivermectina se necesitarían importantes aumentos y potencialmente tóxicos de la dosis, incluso dosis de hasta 10 veces mayores que las aprobadas no alcanzarían las concentraciones efectivas in vitro contra el SARS-CoV-2″.

En esa línea, desalentó su utilización, ya que “hasta el momento la evidencia científica en curso que evalúa el uso de ivermectina sola o combinada con otras drogas para la prevención y/o tratamiento de la infección por SARS-Cov2 es de muy baja calidad y no han reportado datos claros de eficacia clínica”.

Sobre un estudio realizado por investigadores argentinos en pacientes, indicando
el triple de dosis habitual, la SADI admitió que se ha evidenciado “mayor eliminación del virus en secreciones respiratorias, pero sin correlación con mejoría clínica”. En esa línea, afirmó que “se necesitan más estudios con mayor número de individuos para determinar este parámetro y otros asociados a eficacia clínica y seguridad”.
Asimismo, la organización remarcó que “la ivermectina no es una droga inocua y aún a dosis terapéuticas puede provocar un número frecuente y considerable de efectos secundarios adversos, desde leves a graves”.

El estudio del CIVETAN

En tanto, desde el Laboratorio de Farmacología CIVETAN con sede en Tandil, los investigadores argentinos que han llevado a cabo un estudio de este fármaco hasta la fase 2 señalaron que arribaron a conclusiones promisorias sobre el uso de este antiparasitario en pacientes con coronavirus, siempre en condiciones experimentales.

En ese sentido, a través de un comunicado, precisaron que si bien faltan estudios de fase 3, ante la evidencia recolectada, “las autoridades médicas y regulatorias de los distintos estamentos del país en donde la utilización del fármaco aún no se ha aprobado, puedan considerar la implementación de esquemas y/o guías posológicas para el uso de la ivermectina contra Covid-19 bajo estricto control médico, junto a protocolos que permitan su evaluación bajo diferentes condiciones”.

En esa línea, argumentaron que “dada la situación epidemiológica actual que atraviesa nuestro país y lo observado en Europa con la segunda ola de contagios, este tipo de definiciones debiera tomarse con premura para poder contar a la brevedad con herramientas complementarias, para la prevención y control del SARS-CoV-2, que incluyan a fármacos y vacunas”. 

Los especialistas asumieron que “las normativas vigentes indican que en condiciones ‘normales’ se requeriría  de mayores detalles técnicos (estudios de Fase 3 que implican una cuantiosa inversión en recursos y tiempo no disponible) para satisfacer los estrictos esquemas de exigencias de los entes regulatorios” y añadieron que “la evidencia científica disponible en la literatura (eficacia y seguridad del fármaco) tiene la suficiente contundencia como para tomar decisiones en momentos ‘extraordinarios’ como el que estamos transitando en la actual pandemia”.

No obstante, los científicos firmantes del CIVETAN, Adrián Lifschitz, Luis Alvarez, Laura Ceballos y Carlos Lanusse, expresaron en el documento que “la información aquí brindada no justifica ni avala la automedicación por parte de la población, remarcando que cualquier decisión de uso del fármaco debiera ser con indicación y supervisión médica”. (ACR)

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad