23.3 C
La Plata
14/01/2021
Inicio Sociedad Mara Gómez: el fútbol le salvó la vida y ella hoy hace...

Mara Gómez: el fútbol le salvó la vida y ella hoy hace historia

La delantera está habilitada para jugar este lunes en Villa San Carlos. Sería la primera futbolista trans en Primera División.

Publicidad
Publicidad

Por Gastón M. Luppi, de la redacción de DIB.

Mañana de lunes feriado. En Berisso el Club Atlético Villa San Carlos recibe desde las 9 al Club Atlético Lanús por la segunda fecha del torneo de transición del fútbol femenino. El Estadio Genacio Sálice, la casa de “La Villa”, podrá ser testigo de un hecho histórico para el deporte nacional: la delantera Mara Gómez, de 23 años, ya fue habilitada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y está en condiciones de jugar. Y si juega, la exgoleadora de la Liga Amateur Platense se convertirá en la primera deportista trans en competir en la máxima categoría del fútbol argentino.

El fin de semana pasado San Carlos visitó a Racing en el predio Tita Mattiussi de Sarandí. Unas horas antes Mara había celebrado en sus redes sociales la habilitación de AFA. Sin embargo, y luego de participar del calentamiento precompetitivo junto a sus compañeras, una cuestión administrativa la privó de su debut. No hubo consuelo. Casi en soledad debió seguir el encuentro (0-3) desde una de las pequeñas tribunas de la cancha 4.

La historia de Mara inevitablemente se asocia con las dos jugadoras de hockey que poco tiempo atrás visibilizaron la problemática en el país: Jessica Millamán y Saira Millaqueo. El de Jessica es mencionado como el “caso que cambió las leyes del deporte a nivel mundial”. En realidad, a partir de su reclamo judicial de jugar en el hockey patagónico, la Confederación Argentina de Hockey (CAH) remitió a la Federación Internacional de Hockey y esta al Comité Olímpico Internacional. Y bajo el título “Cambio de género”, la CAH emitió un comunicado en abril de 2017 en el que consignó que como entidad afiliada a la Federación Internacional de Hockey (FIH) adopta los lineamientos del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre cambio de sexo e hiperandrogenismo.

De acuerdo con la CAH, entre otros puntos, “el atleta debe demostrar que su nivel de testosterona total en suero está por debajo de los 10nmol/L durante al menos doce meses antes de su primera competencia” y “el nivel de testosterona total en suero debe permanecer por debajo de los 10 nmol/L a lo largo del período de elegibilidad deseado para competir en la categoría femenina”.

Mara Gómez: el fútbol le salvó la vida y ella hoy hace historia en el fútbol
Jessica Millamán. Su caso marcó jurisprudencia en la legislación deportiva. (Instagram: @ jessicamillaman)

Sin legislación FIFA

Villa San Carlos inscribió a Mara en enero de este año. Sin embargo, faltaba la habilitación de la AFA, que debía llegar para el reinicio del fútbol femenino, a mediados de marzo. Pero en momentos en que debía expedirse la AFA se inició la cuarentena y no hubo fútbol femenino hasta el fin de semana pasado. Sin embargo, en el medio sí hubo reuniones con la AFA, Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), abogados, áreas de género y el apoyo de diversos sectores e instituciones.

Tiempo antes de que se conociera la habilitación de Mara, Jessica Millamán le había contado su experiencia a la Agencia DIB. “De manera adelantada, hice lo que después estableció el Comité Olímpico, porque me parecía lo más lógico”, explicó. “Antes de que me lo pidieran, caí con mis estudios y eso facilitó todo. Yo les decía que mi documento coincidía con el de mis compañeras, y que mis estudios hormonales también coincidían”, argumentó, y opinó: “No me parece tan mal lo que pide el Comité Olímpico Internacional. Aparte otra cosa: nosotras de por sí hacemos los tratamientos hormonales porque nos hacen bien en cuerpo, en mente y en un montón de cosas más. En ese sentido, estoy totalmente de acuerdo con el COI, en la línea de estar a la misma altura, de que todo coincida con nuestras compañeras con las cuales competimos”.

A grandes rasgos, la habilitación de Mara Gómez se resolvió bajo los mismos criterios que plantea el Comité Olímpico. O sea, sin legislación FIFA de por medio, cuentan a DIB quienes acompañaron a la jugadora en este recorrido. Y por supuesto, todo enmarcado también en la Ley nacional 26.743, de “Identidad de género”, que en su artículo 1 consigna que toda persona tiene derecho “a) al reconocimiento de su identidad de género; b) al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad de género; y c) a ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada”.

Mara Gómez se reunió con el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, y le explicó por qué quiere jugar al fútbol. Es que a ella “el fútbol le salvó la vida”, le sintetiza a DIB Lorena Berdula, “representante” de la futbolista, la persona que más acompañó y luchó en este recorrido junto a la misma Mara, que es quien “pone el cuerpo”. “Ella necesita jugar al fútbol”, agrega Berdula, que pone en contexto la historia de la joven que recibió de una vecina una invitación para jugar al fútbol en momentos en que tenía decidido quitarse la vida.

Y va de nuevo la experiencia de Jessica Millamán: “Para nosotras el promedio de vida es de 35 años [NdR: justamente, su edad], y más allá de ese promedio de vida, muchas no tienen vida social, por una cuestión de que viven de noche y solamente se relacionan con chicas trans, tienen otra forma de hablar… Yo fui prostituta”. Y va a su adolescencia: “Cuando me hice cargo de lo que me pasaba, que fue a los 15 años, tuve que dejar todo: el deporte, la escuela, mi casa… Abandoné la escuela porque en mi tiempo no se podía, iba a terminar matando a alguien o alguien me iba a terminar matando a mí. Pero hoy las cosas cambiaron: por ejemplo hay materias de ESI (Educación Sexual Integral), se puede hablar y también tener tolerancia a un montón de cosas. Cualquier chico, cualquier chica trans va a poder seguir teniendo su vida ‘normal’, la vida que tode niñe necesita: un hogar, la escuela… Y el deporte es muy importante en la vida de una persona, porque aparte te despeja, te hace sentir pleno. Para mí el deporte es lo mejor que hay”.

Mara Gómez: el fútbol le salvó la vida y ella hoy hace historia en el fútbol
Saira Millaqueo. La Justicia reconoció su caso en el marco de la ley de “identidad de género”. (Instagram: @ sairandream)

Sistema binario

Saira Millaqueo también dio batalla judicial para jugar al hockey en Bahía Blanca, pero en su caso el acento estuvo puesto en la ley de “identidad de género” y no en lo que establece el COI. Y menciona también algunas de las consecuencias de su derrotero: “Fue un proceso claramente inesperado porque sinceramente jamás imaginás semejante nivel de exposición. Una lo que busca es que se garanticen y se respeten los derechos, y como consecuencia de esta coerción de los derechos, o negación constante de nuestras identidades, una tiene que hacer todo un proceso de visibilización en la sociedad, que claramente hace que una se exponga. Eso te genera un cambio de 180 grados en la vida: ya desde el vamos, de ser una persona anónima, a ser una persona expuesta en medios nacionales y con todo lo que ese conlleva. Entonces esto trae aparejados un montón de cambios que yo los viví muy incómodamente”, le contaba Millaqueo a DIB en momentos en que se conoció la inscripción de Mara Gómez como jugadora de San Carlos, en marzo.

Pero el caso de Millaqueo es diferente al de Gómez y al de Millamán, y sin duda es parte de los debates y soluciones que debe darse el deporte a nivel global. “En el momento en que yo inicio el juicio a la Asociación Bahiense de Hockey, esta le pide recomendación o consejos a la Confederación Argentina de Hockey, que a su vez apunta directamente a la Federación Internacional. Y la Federación Internacional se ampara en el Comité Olímpico Internacional, que tiene como base los análisis hormonales. Pero para mí la lógica acá es no intervenir nuestros cuerpos para demostrar la identidad, yo no voy a intervenir mi corporalidad para encasillar dentro de un sistema binario. Yo estoy muy orgullosa de ser trans, estoy muy feliz y muy cómoda con mi cuerpo, por qué tendría que acomodarlo para poder responder a determinado sistema social y cultural. Eso sería un despropósito y me negué por esta situación. Nos ampara una ley de identidad de género que es pionera en el mundo en el reconocimiento de la identidad autopercibida y era una tomada de pelo que se pidiera legislación internacional cuando tenemos sustento jurisprudencial en Argentina”.

Y Millaqueo suma como argumento también la ley provincial 15.100, que impulsó ella junto al legislador Federico Susbielles y “que directamente sanciona o multa a estas entidades deportivas que siguen partiendo de esa actitud discriminatoria”.

Hacia adelante

El de Mara Gómez en el fútbol es otro paso gigante en un camino que se sigue construyendo. Y así como la experiencia de Mara es presente –es hoy-, Jessica Millamán y Saira Millaqueo tienen la posibilidad de hacer un análisis en perspectiva.

“Siempre aclaré que lo que hacemos nosotras es para las generaciones que vienen, porque nosotras, como quien dice, estamos pasaditas”, le contaba Millamán a DIB. “Nosotras hoy lo hacemos porque amamos el deporte, porque nos gusta pasar el fin de semana jugando al hockey, nos gusta usar el deporte como una herramienta de inclusión”.

Y Millamán y Millaqueo coincidieron al contar la experiencia que compartieron tiempo atrás con una chica de 16 años en un encuentro del seleccionado LGBT en San Luis. Y así lo analizaba Millaqueo: “Me pasó una secuencia muy linda en el seleccionado, encontrarme con una compañera de 16 años. Y yo pensaba dentro de mí: qué importante hubiese sido en mi vida encontrar un espacio que me contenga, de esa forma, a los 16 años. Y con todo lo que implica el deporte: una mayor calidad de vida, un estilo de vida saludable, un proyecto de vida que te encasilla, que te organiza la vida en torno de esa rutina. Lamentablemente, las travestis, las trans, salimos escapadas de esos ámbitos porque claramente nos corren con el binarismo, nos corren con las pautas y las normas sociales y morales. Y lamentablemente no hemos podido consolidarnos dentro de esos ámbitos. Y yo hoy pienso: hemos marcado un camino en este largo tiempo de militancia y activismo para que esas personas del futuro, esas niñas, esos niños, encuentren esos lugares”. (DIB) GML

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad