14.3 C
La Plata
22/06/2021
InicioPolíticaBragado: Otra fractura en el Concejo complica más la situación política de...

Bragado: Otra fractura en el Concejo complica más la situación política de Gatica

El intendente no para de perder respaldos desde que asumió. Críticas a su manejo concentrado del poder.

Publicidad
Publicidad

La salida de un nuevo integrante del bloque del oficialismo en el Concejo Deliberante de Bragado debilitó aún más la situación política del intendente de Bragado, Vicente Gatica, el intendente de PRO que se hizo famoso en 2017  por sembrar de familiares su administración y que ahora, a un año de iniciado su segundo mandato, afronta un acelerado desgaste.

El portazo que pegó hace unos días Fernando Sierra, único miembro de la Coalición Cívica-CC en el bloque oficialista del legislativo local, fue el último de una serie de deserciones que diezmaron el bloque del oficialismo en solo un año, una bancada que enseguida después de las elecciones de 2019 tenía 11 miembros y ahora cuenta solo con siete.

El racconto del desgranamiento indica que los primeros en irse fueron los dos representantes de Acción para el Desarrollo, Fernando Neri y Gladys Belén, quienes ya en diciembre, cuando quedó claro el esquema cerrado de poder con el que iba a manejarse Gatica conformaron una bancada propia. Neri era hasta entonces el presidente del bloque de Cambiemos

Después, se fue el edil Daniela Monzón, que creó un monobloque, igual que hizo ahora Sierra. Es una partida con doble significado pablo: no solo se trata de una representante de PRO, el espacio del intendente, sino es un dirigente que responde directamente al diputado nacional Pablo Torello.

Así, quedó dañada la interlocución de Gatica con un representantes de peso de su espacio en el Congreso, sino que también se afectó su articulación con la cúpula partidaria: Pablo Torello es hermano de José Torello, uno de los máximos dirigentes de PRO, amigo personal de Mauricio Macri desde la época que ambos cursaron el colegio en el Cardenal Newman.

De forma más o menos explícita, todos los dirigentes que se alejaron del intendente han apuntado al manejo extremadamente centralizado del poder por porte de Gatica, que en 2017 se hizo conocido a nivel nacional debido a la integración de su gabinete de aquel entonces, que le valió a Bragado el mote de “capital nacional del nepotismo”.

En ese momento, en plena vigencia del decreto nacional que vedaba la integración de los gobernantes con familiares de los gobernantes electos, Gatica había puesto a dos hijas –Natalia y Jimena-, un yerno –Mauricio Tomasino- y una sobrina –Soledad Gatica-en cargos de la administración local.

En su momento, la situación de Bragado –esos tres nombramientos son solo una parte de todos los que existían ligados a la familia del alcalde- fue señalada como una paradoja para un gobierno que impulsaba una medida contra el nepotismo.

Para las elecciones de año pasado, la cuestión formó parte de la agenda de debate local y Gatica se comprometió a flexibilizar su estilo de gobierno si ganaba. Al parecer, no lo hizo: los dos cargos principales del gabinete siguen siendo para su hija y para Tomasino, y las únicas incorporaciones de aliados que hizo fueron a título personal de los dirigentes que asumieron y no como expresión de un acuerdo orgánico o institucional con el radicalismo, el partido que integran. (DIB) AL

El portazo que pegó hace unos días Fernando Sierra, único miembro de la Coalición Cívica-CC en el bloque oficialista del legislativo local, fue el último de una serie de deserciones que diezmaron el bloque del oficialismo en solo un año, una bancada que enseguida después de las elecciones de 2019 tenía 11 miembros y ahora cuenta solo con siete.

El racconto del desgranamiento indica que los primeros en irse fueron los dos representantes de Acción para el Desarrollo, Fernando Neri y Gladys Belén, quienes ya en diciembre, cuando quedó claro el esquema cerrado de poder con el que iba a manejarse Gatica conformaron una bancada propia. Neri era hasta entonces el presidente del bloque de Cambiemos

Después, se fue el edil Daniela Monzón, que creó un monobloque, igual que hizo ahora Sierra. Es una partida con doble significado pablo: no solo se trata de una representante de PRO, el espacio del intendente, sino es un dirigente que responde directamente al diputado nacional Pablo Torello.

Así, quedó dañada la interlocución de Gatica con un representantes de peso de su espacio en el Congreso, sino que también se afectó su articulación con la cúpula partidaria: Pablo Torello es hermano de José Torello, uno de los máximos dirigentes de PRO, amigo personal de Mauricio Macri desde la época que ambos cursaron el colegio en el Cardenal Newman.

De forma más o menos explícita, todos los dirigentes que se alejaron del intendente han apuntado al manejo extremadamente centralizado del poder por porte de Gatica, que en 2017 se hizo conocido a nivel nacional debido a la integración de su gabinete de aquel entonces, que le valió a Bragado el mote de “capital nacional del nepotismo”.

En ese momento, en plena vigencia del decreto nacional que vedaba la integración de los gobernantes con familiares de los gobernantes electos, Gatica había puesto a dos hijas –Natalia y Jimena-, un yerno –Mauricio Tomasino- y una sobrina –Soledad Gatica-en cargos de la administración local.

En su momento, la situación de Bragado –esos tres nombramientos son solo una parte de todos los que existían ligados a la familia del alcalde- fue señalada como una paradoja para un gobierno que impulsaba una medida contra el nepotismo.

Para las elecciones de año pasado, la cuestión formó parte de la agenda de debate local y Gatica se comprometió a flexibilizar su estilo de gobierno si ganaba. Al parecer, no lo hizo: los dos cargos principales del gabinete siguen siendo para su hija y para Tomasino, y las únicas incorporaciones de aliados que hizo fueron a título personal de los dirigentes que asumieron y no como expresión de un acuerdo orgánico o institucional con el radicalismo, el partido que integran. (DIB) AL

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad