Bullrich respondió al asesor presidencial que la tildó de “borracha”

Dijo que ella está "con las víctimas", y le pidió a Santoro que en el oficialismo "expliquen de qué lado están".

Bullrich respondió al asesor presidencial que la tildó de “borracha”
La exministra y actual titular de PRO, Patricia Bullrich.

La exministra de Seguridad Patricia Bullrich le respondió al asesor del presidente Alberto Fernández, Leandro Santoro, quien la atacó luego de que la presidenta del Pro respaldara públicamente a Jorge Adolfo Ríos, el vecino de Quilmes imputado por homicidio por matar a un ladrón tras sufrir un asalto.

“Jorge es herrero. Cinco delincuentes vulneraron tres veces las rejas que construyó. Que los asesores del Presidente discutan lo que digo en vez de preocuparse por la inseguridad habla más de ellos que de mí. Yo estoy con las víctimas; expliquen ustedes de qué lado de la seguridad están”, dijo la presidenta del Pro en su cuenta de Twitter. Y citó un artículo cuyo título da cuenta de declaraciones en su contra de parte de Santoro.

El legislador porteño, uno de los dirigentes más cercanos al presidente Alberto Fernández, había cuestionado la posición de la exministra. “Patricia Bullrich salía borracha de los restaurantes y decía que el que quiera andar armado, que ande armado”, dijo Santoro.

Respecto del caso del jubilado, el legislador del Frente de Todos (FDT) remarcó que “robar está mal y matar está mucho peor”, aunque aclaró: “Condenar el asesinato es lo primero que deberíamos hacer y después condenar el robo. Pero es un tema complicado”.

“Pienso que la gente no tiene que estar armada, pero también me pongo en la piel del tipo al que le clavan un destornillador y se enloquece. No es un tema lineal ni podemos ser tan simplistas”, sostuvo.

Ríos fue golpeado y torturado dentro de su vivienda. Los cinco ladrones buscaron fugarse por los techos de vecinos. El herrero jubilado, de 71 años, tomó una pistola y salió de su casa. A 60 metros de su hogar mató a uno de los asaltantes.

Fue acusado de homicidio agravado y su caso abrió nuevamente la controversia sobre los límites de la legítima defensa. Luego quedó bajo arresto domiciliario, pero por las amenazas recibidas no volverá a su casa en Quilmes, que será puesta en venta. Hasta el momento hay dos detenidos y dos prófugos por el robo. (DIB)