La pandemia por el nuevo coronavirus trajo consigo una vasta terminología científica con la que recién ahora comenzamos a amigarnos, por eso cuando hablamos de testeos es importante realizar una diferenciación: mientras que algunos se realizan para la detección de casos activos de Covid-19 (diagnóstico), otros buscan anticuerpos para la investigación epidemiológica (serológicos).

Así, los denominados PCR, cuyas siglas significan en Reacción en Cadena de la Polimerasa, son los testeos tradicionales de diagnóstico que comenzaron a procesarse primero en el Instituto Anlis Malbrán y que luego fueron descentralizados a la red de más de 300 laboratorios que hay en el país, que ahora realiza más del 90% de las muestras.

En rigor, en la Argentina ya se realizaron un total de 85.158 tests PCR, y en las últimas 24 horas se procesaron un total de 2140, lo que da una tasa de 1876 tests por millón de habitantes, según informaron desde el Ministerio de Salud Nacional, con un índice de positividad del 8,59%.

Ahora bien, es importante entonces diferenciar estos testeos de diagnóstico de los “serológicos”, que son los que se realizan para medir anticuerpos para la investigación epidemiológica, es decir, los que sirven para indicar qué tan expuesta estuvo la población al virus, porque ayudan también a detectar los casos que se escaparon del radar de vigilancia, por ejemplo, por ser asintomáticos.

Este tipo de testeos son los que se realizaron de manera voluntaria la semana pasada en las estaciones de Once, Retiro y Constitución, y que arrojaron que solo 8 personas estuvieron en contacto con el virus de un total de 1.500.

Cabe señalar que a partir de una publicación periodística que ponía en duda la efectividad de estos testeos serológicos -que fueron donados por China para la investigación epidemiológica-, desde el Gobierno negaron que sean defectuosos y afirmaron que fueron “validados por el Instituto Malbrán y el Conicet”, que determinaron que tenían un 80% de sensibilidad para detectar Inmunoglobulina G (IgG), un tipo de serología que se activa sobre el final de la enfermedad (son detectables a partir de los 14 a 21 días de los primeros síntomas) y es la que permanece más tiempo en el organismo tras la recuperación del paciente.

“Las tiras reactivas (conocidas como test rápidos) usadas por @msalnacion en las estaciones de Constitución, Retiro y Once son adecuadas para hacer estudios epidemiológicos. Tienen una sensibilidad de 80%, siendo de las mejores que testeamos en el país para detectar IgG”, explicó ayer en su cuenta de Twitter el ministro de Ciencia e Innovación Tecnológica, Roberto Salvarezza.

“Un 80% de sensibilidad es muy alta para un test serológico rápido y por eso siempre dijimos que los test serológicos son para investigación y este es un estudio de investigación epidemiológico, que nos va a dar un resultado que es una foto de cuántos tuvieron contacto con el virus en el país, pero no son un test de diagnóstico. Es una herramienta más para saber el panorama que tenemos”, amplió la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La ciencia argentina entra a jugar

Ahora bien, hay dos novedades importantes respecto a los testeos en la ciencia nacional. Por un lado, se conoció la semana pasada que científicos argentinos desarrollaron en tiempo récord un test serológico para detectar anticuerpos que ya fue aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT), por lo que pronto esas tiras reactivas ya no tendrán que importarse. Mientras que la novedad de último momento está dada por la inminente aprobación de un test rápido, este sí, para el diagnóstico de coronavirus.

Respecto a este último, se trata de dos kits que detectan el nuevo coronavirus en una hora y que también fueron desarrollados por científicos argentinos, lo que acelerará la cantidad de testeos a la población.

El propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió a estos testeos en las últimas horas y aseguró ue se trata de “dos logros de la ciencia argentina”, al tiempo que dijo que “serán muy útiles porque uno de los problemas que tenemos con los test rápidos es conseguir de buena calidad y que lleguen”.

Los kits que complementarán a los testeos PCR permitirán que en lapso de una hora se conozca si una persona tiene Covid-19, ya que utilizan una tecnología más sencilla y no necesitan de termocicladores, que sí se usan para los PCR.

“Serán test realizados en el país, por lo que ya no tendremos que buscarlos en el exterior. Es muy difícil hoy en día conseguir insumos para los test de diagnóstico y Argentina tiene problemas con eso”, aseguró Salvarezza, quien destacó que “se trata de un desarrollo único en Latinoamerica”.

“Pudimos llegar a este logro porque teníamos mucha gente que estaba trabajando en la detección del dengue y ahora lo están haciendo con el coronavirus”, señaló.

Además, explicó que el mes próximo “una empresa nacional empezará a producir los insumos para los test PCR, materiales que antes se compraban en China. Ahora una empresa argentina podrá ofrecer insumos de fabricación nacional para estas pruebas de detección rápida”. (DIB) MCH