25.3 C
La Plata
20/01/2022
InicioSociedad“Los pacientes con enfermedades respiratorias previas no deben dejar el tratamiento”

“Los pacientes con enfermedades respiratorias previas no deben dejar el tratamiento”

Así lo expresó Daniel Buljubasich, expresidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

Publicidad
Publicidad

Por Ana C. Roche, de la agencia DIB.

El médico neumonólogo Daniel Buljubasich, expresidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), explicó en una charla con DIB cómo deben cuidarse los pacientes que padecen enfermedades respiratorias crónicas ante la posibilidad de contagiarse el coronavirus. Además, hizo hincapié en la necesidad de prestar atención a la presión que tiene la sociedad en este momento y a los efectos psicológicos que esta situación de pandemia puede traer, ante la cantidad de información que circula y la forma en la que se presenta.

“Los pacientes con enfermedades pulmonares de base no tienen más riesgo de contagiarse, pero sí es probable que la pasen peor si contraen la enfermedad”, precisó Buljubasich. En líneas generales, analizó que “el porcentaje de contagiados de coronavirus que llega a la insuficiencia respiratoria es muy bajo, ya que solamente un 5% requerirá internación en terapia intensiva con respirador, y ahí es donde entrarían los pacientes de riesgo, que es muy probable que lleguen a esa situación”.

No obstante, el especialista en neumonología aclaró que “el primer vínculo de riesgo está relacionado con la edad: por cada año que aumentamos la edad por encima de los 65 años, aumentamos el riesgo”.  

En tanto, Buljubasich fue categórico en dos cuestiones a la hora de dar recomendaciones a pacientes con asma o Epoc (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica): “No deben dejar el tratamiento”, precisó, “y deben recurrir al médico si tienen alguna crisis o alguna situación complicada”.

“Entre los asmáticos quienes deberían preocuparse son los moderados o severos, si bien no se ha visto específicamente un vínculo directo entre asma y Covid-19”, aseveró. “Algo importante a destacar es que las nebulizaciones están contraindicadas porque vehiculizan muchas partículas, esas que salen y van a la cara, a la nariz, a los ojos, al aire y todo eso vuela y expone a la gente que está alrededor”, subrayó. “Esto quiere decir que deben continuar con el uso de aerosoles o dispositivos de polvo seco que utilizan como tratamiento fijo o bien como rescate, estos medicamentos toman más jerarquía en este momento”, remarcó.  

“Los pacientes con Epoc ya tienen afectada la capacidad respiratoria, son pacientes que ya entran dañados”, aclaró. “El virus en su etapa final provoca insuficiencia respiratoria, no sabemos muy bien por qué mecanismo, al principio creíamos que era por esa neumonía intersticial y ahora sabemos que hay coagulación intravascular diseminada, embolia de pulmón y tampoco sabemos muy bien cómo ni cuándo, ni a quién ni de qué manera, porque todos los días aparece algo nuevo”, señaló el especialista. No obstante, indicó que las recomendaciones para estos pacientes “son las mismas que para los asmáticos”, más “la precaución especial de que si se sienten mal o tienen el más mínimo síntoma como fiebre, tienen que consultar de inmediato, porque si es coronavirus y progresa se van a ver muy afectados y es bueno que rápidamente estén bajo control”.

“No se espera un brote de gripe severo”

Más allá del coronavirus, Buljubasich agregó que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas deben tener aplicada “la vacuna del neumococo y la antigripal”.

En ese sentido, sobre la circulación estacional de los tradicionales virus respiratorios, el médico señaló que “los pacientes están asilados, los chicos no van a la escuela, usamos barbijo para salir, respetamos distancia obligatoria, por lo que desde la lógica uno debiera pensar que vamos a atender muchos menos casos de otro tipo de infecciones que otros años, es decir, no se espera que haya un brote de gripe severo porque la verdad que se están tomando medidas que nunca se tomaron”.

En tanto, sobre lo que se sabe del coronavirus Buljubasich asumió que es “muy poco”, ya que la información va cambiando día a día, y aseveró que “en lo que queda de este año la solución no va a pasar ni por un medicamento ni por una vacuna, sino porque pasemos esto de alguna manera en la que se logre un equilibrio en algún momento, no sabemos si tiene que ver con el número de contagiados ni con qué”.

“Coronavirus no es sinónimo de muerte”

Una de las preocupaciones que mencionó el especialista es el aspecto psicológico de lo que va provocando la enfermedad. “La gente está muy mal, ves que camina con la cabeza gacha, todos con barbijos, estamos solos y aislados, eso no es gratuito, eso va a tener un costo”, remarcó. “Si a eso se le suma que desde los medios informativos alguien de alto rango dice que ‘esto todavía no empezó’, si no estoy trabajando, estoy adquiriendo deuda con todo el mundo, me estoy deteriorando física y emocionalmente, ¿qué hago?”, reflexionó el expresidente de AAMR. “Yo creo que tenemos que ser muy cuidadosos y tenemos que decirle a la gente que esto empezó cuando llegó el primer caso a país, el día 7 de marzo, y es preferible admitir que las medidas que se van tomando van cambiando simplemente porque hay un profundo desconocimiento de esto”, remarcó.

Sobre ese estado emocional general, Buljubasich indicó, de acuerdo a su vivencia personal y a lo que ve en el consultorio, que “la mayoría de las personas asocia el coronavirus a la muerte”. No obstante, analizó que de acuerdo a datos de investigaciones internacionales, se cree que a la cantidad de casos testeados y confirmados hay que multiplicarlos por 10, por lo que “si nosotros hacemos el cálculo de la mortalidad sobre 3 mil o 4 mil casos nos va a dar que es de un 3%, pero si lo hacemos sobre 40 mil, nos va a dar que es del 0,3%, o sea que en definitiva tal vez estemos en presencia de una enfermedad que no es tan mortal como nosotros creemos”, por lo que esa asociación de ‘enfermedad-muerte’ no se condice con la realidad. Lo que sí es un dato concreto es que “es una enfermedad muy contagiosa, que se difunde mucho y que de ninguna manera la podemos minimizar, porque como ha ocurrido en otros países ha hecho colapsar sistemas de salud muy preparados”.  (DIB) ACR

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad