Crean un dispositivo para controlar pacientes en forma remota y evitar contagios en personal sanitario

Se trata del Módulo Simplificado de Internación, creado por investigadores de la UNS y el Conicet.

99

Pablo Mandolesi es profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras e investigador del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional del Sur (UNS) y es investigador del Conicet. También es consultor médico del equipo el doctor Jorge Draghi, especialista en neumonología y vicepresidente de la Sociedad de Tisiología y Neumonología de la Provincia de Buenos Aires.

En una charla con DIB, Mandolesi contó de qué se trata el Módulo Simplificado de Internación (MSI), un dispositivo diseñado junto a otros colegas que permitirá censar distintas variables orgánicas en pacientes que se hayan contagiado coronavirus, de forma remota, a través de un aparato del tamaño de un celular, resguardando de esta forma al personal sanitario y permitiendo un monitoreo de varios pacientes a la vez sin contacto directo.

“El proyecto nace como una iniciativa de muchos que hacemos electrónica y nos conocemos bastante, Bahía Blanca es relativamente chica, y también del interés de varias personas de la ciudad que querían ver qué alternativas había para aportar al problema que tenemos con el coronavirus desde el punto de vista de nuestros conocimientos, es decir la electrónica”, explicó Mandolesi a esta agencia.

“Cuando empezamos a trabajar identificamos que uno de los problemas que existía era que el personal sanitario está expuesto continuamente al virus y al trabajo con el paciente, es decir que está en un vínculo de 1 a 1 con el enfermo. Y además hacer el seguimiento de muchos pacientes requiere de muchísimo personal”, precisó. “Hablamos con médicos locales muy reconocidos y pensamos en hacer un dispositivo que permita el seguimiento de los pacientes, de algunos parámetros, para concentrar eso en una sala donde haya personal sanitario que vaya haciendo la supervisión sin estar expuesto al virus”, detalló el ingeniero.

Las variables de los pacientes que podría monitorear el Módulo Simplificado de Internación son la oximetría, la pulsación cardíaca, la temperatura corporal y el ritmo respiratorio. “La temperatura corporal se mediría en la axila, el ritmo respiratorio se obtiene con una banda torácica que detecta deformación del tórax y la oximetría, como es habitual, en el dedo, siguiendo los principios básicos que se descubrieron hace mucho tiempo, que cambia la absorción de los rayos infrarrojos en la sangre en función de la cantidad de oxígeno”, detalló Milanesi. Todos esos elementos de medición estarían conectados a un dispositivo del tamaño de un celular, de operación remota.

Costos y tiempo

La idea del dispositivo es muy promisoria, ya que saldaría dos problemáticas: los contagios de personal sanitario y el monitoreo de gran cantidad de pacientes infectados a la vez, sin contacto directo. No obstante, hay dos variables que hay que tener en cuenta antes de la salida del dispositivo: costos y tiempo.

“El objetivo es que salga menos de 150 dólares. El desarrollo va a ser abierto, pero nosotros vamos a buscar interactuar con fabricantes para fomentar la realización de los primeros lotes”, subrayó Mandolesi.

“Primero vamos a hacer una serie de prueba de campo, en hospitales locales, donde los médicos nos van decir cómo funciona, y después suponemos que vamos a hacer unos 400 para la Región Sanitaria I”, detalló.

El proyecto nuclea a ingenieros, biotecnólogos, neumonólogos y empresarios. Las empresas para realizar la producción en serie de estos equipos se encuentran en la ciudad de Bahía Blanca y de Tandil. Para incrementar la producción podría llegarse a vincular al sector industrial de Tierra del Fuego.

Este Módulo Simplificado de Internación se encuentra entre las 64 iniciativas seleccionadas por la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) entre más de 900 que se presentaron en todo el país, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, que funciona en forma conjunta con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT).

La selección estuvo a cargo de un jurado de reconocidos investigadores de numerosas disciplinas, entre los que estuvo otra docente e investigadora de la UNS y el Conicet, la doctora Ana Maguitmann. Cada proyecto, para su desarrollo, podrá recibir hasta 100 mil dólares del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. (DIB) AR