Los contagios de coronavirus entre los equipos de médicos y enfermeros en centros de salud públicos y privados se convirtieron en una de las grandes preocupaciones de las autoridades sanitarias: las cifras son dinámicas pero representan entre el 14% del total de positivos, porcentaje que está por encima de la considerada como “alarmarte” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde el organismo internacional consideran que si la cifra supera el 10% ya es preocupante y advirtieron en las últimas horas que esa es una “tendencia alarmante” en la gran mayoría de los países del mundo.

La problemática tiene varias aristas: las autoridades sanitarias tanto provinciales como nacionales afirman que los contagios se producen de forma “horizontal”, es decir, no entre pacientes y médicos sino entre los mismos profesionales de la salud, en parte por falta de cuidados. Mientras que las organizaciones y sindicatos que nuclean a los médicos hablan de falta de insumos y responsabilizan al “pluriempleo”, que favorece la circulación entre centros de salud.

La primera muerte de un médico bonaerense confirma la trama de contagios: otro médico que participó del traslado del enfermero Silvio Cufré –el primer profesional de la salud fallecido por Covid-19 en la provincia– desde Bransen a un hospital de alta complejidad, transmitió el virus a otras nueve personas, trabajadores del Hospital Municipal de San Vicente “Ramón Carrillo”, entre ellas, a una pediatra, esposa de Héctor Bornes, el doctor fallecido.

Ese hospital fue cerrado preventivamente para frenar el foco y el 40% del personal puesto en cuarentena. “Nosotros no tuvimos casos de coronavirus en la comunidad, todos fueron contagios intrahospitalarios”, explicó a DIB el intendente de San Vicente, Nicolás Mantegazza.

“Los contagios surgen, por un lado, del caso de Silvio Cufré, que trabajaba en el Instituto Médico de Brandsen. De ahí se producen cinco contagios, entre ellos el del médico que participa de su traslado al Hospital de alta complejidad Cuenca Alta, quien a su vez contagia a nueve personas en la guardia del sábado del Hospital Municipal”, explicó el jefe comunal.

Ahora, con el nosocomio cerrado, el Gobierno provincial brindó un shock room y un hospital móvil, y dos ambulancias para el traslado de pacientes.

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) dijeron a DIB que el fallecimiento del médico es un “golpe muy duro” para los profesionales de salud, apuntaron al “pluriempleo” por los bajos salarios, aseguraron que los insumos aún son un problema y pidieron por el funcionamiento de los Comité de Crisis locales en los que participen los sindicatos.

En diálogo con esta agencia, la presidenta de Cicop, Marta Márquez, sostuvo que si bien los insumos “comienzan a estar garantizados”, la situación es muy dispar aún en los hospitales bonaerenses y que hay elementos de mala calidad que no ofrecen verdadera seguridad. Asimismo, dijo que la problemática se extiende también a los centros de salud privados.

“Otro factor que influye es el pluriempleo. Se trabaja en varios lugares porque el salario es malo”, indicó la representante gremial. Y manifestó el malestar de los médicos respecto a las declaraciones de las autoridades sanitarias que hablan de falta de cuidados entre los profesionales. “Cayó muy mal. Nadie se quiere contagiar, nadie se quiere enfermar”, dijo.

El temor de las autoridades

“Tengo mucho más miedo a que nos quedemos sin gente capacitada para atender enfermos, a que falten respiradores”, admitió este viernes el ministro de Salud Nacional, Ginés González García. Y dijo que si bien “todos los días estamos mejorando la capacidad de respuesta y aprendiendo lo que tenemos que hacer y lo que no, tuvimos errores y tenemos que extremar los cuidados con los trabajadores de la salud y las profesiones de riesgo en particular”.

Respecto a las fallas en los cuidados en el personal de salud, González García reconoció que en parte “nos faltaba la vestimenta que necesitaban y no teníamos en el país, por eso la compramos en el exterior”.

“Pero no es solo la escasez de ropa, hay que atender todos los cuidados y cuidar más a los trabajadores de la salud y enseñarles a que se cuiden aún más”, aseguró el titular de la cartera sanitaria.

El ministro de Salud nacional, Ginés González García mostró preocupación por la transmisión entre profesionales.

En la misma línea se vienen expresando desde la Provincia, donde admiten que los contagios entre los médicos son de las mayores preocupaciones. Daniel Gollan, el ministro de Salud de Axel Kicillof, aseguró días atrás que “no existe alta tasa de contagio vertical de Covid-19 dentro del sistema de salud”, es decir, que la transmisión no se da entre pacientes y médicos, sino entre los propios profesionales de la salud, lo que se denomina “transmisión horizontal”.

Asimismo, el viceministro de esa cartera, Nicolás Kreplak, consideró que a los médicos “nos falta cultura del cuidado” y dijo que la tasa de contagios entre los profesionales de la salud en la provincia está en el 15%.

“Tenemos que afinar la puntería no solo en términos de cuidado personal sino de relaciones porque el contagio es más entre pares, entre trabajadores, que de los pacientes a médicos”, insistió Gollan. Y en ese sentido, graficó que en muchos casos, los profesionales médicos “se sacan la ropa de protección y se van a la sala a escribir la historia clínica” y dijo que “ahí están todos juntos y se contagian”.

En ese sentido, pidió reforzar el distanciamiento dentro de los lugares de trabajo pero remarcó que se continuará proveyendo con más elementos de protección a médicos y enfermeros. (DIB) MCH