13.4 C
La Plata
15/10/2021
InicioEconomíaVecino problemático: Bolsonaro alienta a los brasileños a romper la cuarentena

Vecino problemático: Bolsonaro alienta a los brasileños a romper la cuarentena

El presidente brasileño cree que hay que focalizarse en los enfermos y grupos de riesgo y no hacer un aislamiento general.

Publicidad
Publicidad

El gobierno de Jair Bolsonaro se diferencia del testo de los de América Latina –y de los de la mayoría del planta- y se enfoca en el intento de sostener el funcionamiento de la economía por encima de la contención de la expansión de los contagios en medio de la pandemia de coronavirus.

La administración de Bolsonaro lanzó una campaña que se llama “Brasil no puede parar”, que inicialmente puso en marcha el senador Flavio Bolsonaro, su hijo, a través de un video que muestra a ciudadanos de todas las clases sociales y profesiones, trabajando, en apoyo al mensaje presidencial de boicotear la cuarentena.

Al mismo tiempo, tras una serie de protestas por parte de camioneros y empresarios que anoche pidieron abrir los comercios y retomar la actividad, se prevén para este fin de semana nuevas manifestaciones que volverán a pedir que la estrategia epidemiológica pase por la protecciones de los infectados y los grupos de riesgos, en vez de un aislamiento general.

Las novedades en uno de los principales socios estratégicos de la economía argentina se dan luego de que anoche el presidente argentino, Alberto Fermández, anunciara el cierre total de fronteras en el país, entre otros motivos, por el aumento de casos que se vienen registrando en Brasil.

El presidente brasileño viene realizando convocatorias a la población para no entrar en “pánico” calificando de “gripecita” al coronavirus, que hasta ayer, a un mes del primer caso, había matado a 77 personas, según los registros oficiales.

El mandatario rompió con gobernadores aliados pero está usando la maquinaria pública del gobierno central para convencer a algunas ciudades, como la capital de Río de Janeiro o estados frágiles como los amazónicos Rondonia y Roraima, de reanudar actividades, en contra de las recomendaciones de las secretarías estaduales de Salud.

El presidente se enfrenta a los gobernadores que declararon cuarentena, sobre todo a lo de los estados que concentran la mayor cantidad de enfermos, Río de Janeiro y San Pablo.

Bolsonaro fue derrotado anoche en el Congreso: su propuesta de dar 200 reales (41 dólares) a los trabajadores informales fue modificada por la Cámara de Diputados, que dio media sanción a una ayuda de 600 reales (120 dólares) que se extenderá a 1.200 reales (240 dólares) para madres jefas de hogar.

Pero el presidente enseguida reaccionó y anunció una línea de crédito al 3,75% anual para pequeñas y medianas empresas, de unos 8.000 millones de dólares, con el objetivo de  cubrir dos meses de salario de un franja de dos millones de empleados y frenar la ola de despidos en el sector privado.

El anuncio lo hizo el titular del Banco Central, Roberto Campos, en la casa de gobierno, al lado de  Bolsonaro. Este nuevo plan diseñado por el Banco Central llega luego de que el lunes el presidente  anulara un decreto que causó escándalo, diseñado por el ministro de Economía, Paulo Guedes, que autorizaba a las empresas a no pagar salarios durante cuatro meses a los trabajadores.

Esta línea de crédito permitirá a 1,4 millón de empresas pagar el equivalente a 2.000 reales (400 dólares)  de los salarios de dos millones de brasileños empleados de pymes.

Las empresas tendrán un plazo de seis meses para poder empezar a devolver el crédito, que tendrá intereses del 3,75%, en 36 cuotas. Según Campos, el dinero pedido por las empresas deberá ser depositado directamente por los bancos que participen de la línea de crédito en la cuenta personal salario del empleado, sin pasar por las compañías.

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad