15 C
La Plata
15/09/2022
InicioMunicipalesLa tensa calma: ¿cómo se vive la cuarentena en el interior bonaerense?

La tensa calma: ¿cómo se vive la cuarentena en el interior bonaerense?

Calles vacías y sin foráneos, negocios cerrados y alerta máxima.

Publicidad
Publicidad

Accesos clausurados, calles vacías y controles policiales, son algunas de las situaciones que se repiten en distintas ciudades del interior bonaerense en donde los vecinos se resguardan en sus casas y las autoridades extreman medidas para hacerle frente a la propagación de los contagios de coronavirus.

“Prefiero vecinos enojados, antes que internados en la terapia del hospital”. Así expresó su posición el intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, tras firmar una resolución que dispone el cierre de negocios de concurrencia hasta el 31 de marzo y prohíbe la conglomeración de personas en bocas de expendio de supermercados.

El jefe comunal también dio perspectiva a través de las redes sociales: “Si no sos de Chivilcoy no vengas. Si sos de Chivilcoy quedate en casa. No son vacaciones”.

En San Nicolás la situación es similar: hasta fin de mes solo podrán ingresar a la ciudad los que allí residan o trabajen. “Vamos a tener controles de ingreso en cada uno de los accesos, pedimos y recomendamos reducir la circulación al mínimo posible”, dijo hoy el intendente Manuel Passaglia.

Las medidas restrictivas de Chivilcoy y San Nicolás se suman a las ya tomadas por localidades costeras en donde buscan evitar viajes de esparcimiento para el fin de semana.

Mar del Plata intensificó operativos policiales en los accesos y estrenó eslogan para la ocasión: “Tenemos todo, pero te lo guardamos para cuando puedas volver”. “La Feliz” amaneció hoy con bares cerrados o solamente con servicio de delivery.  

Situaciones similares, según pudo saber DIB, se repitieron en ciudades como Chascomús, Chacabuco y Pergamino, en las que a las decisiones políticas de los Municipios se le sumó la buena predisposición de los vecinos para “quedarse en casa”. Así, la postal de las calles desiertas y las persianas bajas se repitió en varios distritos.

“Es innecesario abrir cuando sabemos que no viene nadie, que gastamos luz y perdemos tiempo”, le dijo comerciante de Pergamino al diario local La Opinión.

En Junín la calma la interrumpió la llegada de un micro que venía de Brasil, país incluido ahora entre las “zonas de riesgo”, y todos sus pasajeros fueron puestos en cuarentena. Situaciones similares se vivieron en Balcarce, donde fueron aislados vecinos que viajaban en colectivo en el que iban españoles. En Bahía Blanca, en tanto, fue interceptada una combi con turistas que volvían de hacer un crucero por Brasil y Uruguay. (DIB) MT

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad