12.2 C
La Plata
19/10/2021
InicioPolíticaCon muchas dudas y tensiones, buscan definir el reparto de poder en...

Con muchas dudas y tensiones, buscan definir el reparto de poder en la Legislatura

Publicidad
Publicidad

La Plata, dic 8 (Por José Giménez de la
redacción de DIB).- Con muchas dudas y tensiones, el Frente de Todos y Juntos
por el Cambio intentarán mañana definir el reparto de poder de la nueva
Legislatura, en sendas sesiones que se prevén maratónicas, y en las que no se
descarta que se postergue la decisión hasta la jura del gobernador electo.

El Senado primero y Diputados después
realizarán este lunes las sesiones preparatorias, en las que se toma juramento
a los nuevos miembros y se elige a las autoridades de cada cuerpo.

Sin embargo, las negociaciones están lejos
de encaminarse: el viernes pasado, en un encuentro del que participaron la vice
electa, Verónica Magario, y el jefe de Gabinete saliente, Federico Salvai, el
Frente de Todos avisó que iría por la presidencia y la vice “con firma” de
Diputados, algo que molestó a sus interlocutores, que esperaban quedarse con el
segundo sillón de importancia de la cámara.

En este escenario, nadie se anima a
adelantar cómo podría terminar la negociación, y ya son varias las voces que
arriesgan que la “rosca” podría estirarse más allá de la jura de Kicillof:
aunque con dudas sobre la legalidad de la jugada, un sector de legisladores
propone elegir al vice 1° de Senado para que ocupe la gobernación interina por un día, y
seguir discutiendo después de esa fecha la integración de las cámaras.

En ese marco, una posibilidad es que la
senadora Teresa García asuma interinamente la vice por un día, para asumir como
gobernadora interina (una “Pinedo” bonaerense) y luego jurar como ministra de
Gobierno, dejando el cargo nuevamente vacante para que siga la negociación.

 

Tironeos

Como contó DIB, Kicillof ofreció, a través
de Magario, darle a Juntos por el Cambio todos los espacios correspondientes a
la oposición, tal como lo había reclamado María Eugenia Vidal en una reunión
con su tropa un día antes. Sin embargo, alegó una cuestión de “gobernabilidad”
para quedarse con el control total de Diputados. Además, el Frente de Todos
quiere la vice 1° del Senado, un lugar que le correspondería por tratarse del
tercer lugar en la línea sucesoria. Juntos por el Cambio, que ostenta una
marcada mayoría en esa cámara, acepta esa lógica, pero un sector (sobre todo
los que se quedarían sin nada en Diputados) empuja para romper lanzas.

El pedido de Kicillof responde a los
tironeos que existen en la alianza oficialista: el gobernador electo promovía a
Carlos “Cuto” Moreno para la presidencia, ya que se trata del único legislador
que le responde en un cien por ciento. Sin embargo, Máximo Kirchner promueve a
Federico Otermín, delfín del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde,
con quien mantiene una interlocución permanente.

De este modo, Kicillof resignaría la
presidencia (ya todos dan por hecho que, pase lo que pase, será Otermín), pero
buscaría la vice “con firma” para controlar todos los pasos de la dupla
Kirchner-Insaurralde. Es que esa vice tiene el poder especial de ratificar o
rechazar cualquier acción administrativa de la cámara. En este escenario, La
Cámpora se quedaría con la jefatura del bloque de Diputados.

 

En el Senado

Este escenario de tensión trasladó cierta
inquietud al Senado, donde todo parecía más cerrado. Si bien aquí los
representantes de Juntos por el Cambio rechazan ir por la vicepresidencia, un
sector interno empuja para que el lugar no sea entregado sin antes pelear en
Diputados. Este tironeo demoraría la elección en la cámara alta, que tenía
previsto sesionar más temprano.

A esta situación se le suma ahora otro
hecho externo a la cámara: la senadora Teresa García, jefa del bloque del
Frente de Todos, de cuya continuidad nadie dudaba, aceptó ocupar el ministerio
de Gobierno bonaerense, por lo que se abre una inesperada puja por la sucesión,
en la que están embarcados los intendentes del PJ y La Cámpora. Todo parece
indicar que entre estos dos grupos se repartirán la jefatura de bancada y la
vice del cuerpo, aunque Sergio Massa quiere entrar en la conversación vía José
Luis Pallares.

En Juntos por el Cambio el esquema parece
más decidido: Roberto Costa continuará al frente del bloque, secundado por
Emiliano Reparaz (hombre de Daniel Salvador), mientas que a la vice irá un
dirigente de la UCR (se menciona al intendente saliente de Alsina, David Hirtz).

En Diputados, en tanto, seguirá
presidiendo el bloque Maximiliano Abad, que podría ser secundado por Alex
Campbell, de extrema confianza de Vidal. En la pretendida vice “con firma” hay
una puja: la quieren Adrían Urreli (responde al intendente de Lanús, Néstor
Grindetti) y Santiago Nardini, un dirigente de la Sexta promocionado por
intendentes y legisladores del interior. (DIB) JG

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad