26.2 C
La Plata
07/12/2021
InicioPolítica¿Todos y Juntos?: la difícil tarea de la unidad en la Legislatura

¿Todos y Juntos?: la difícil tarea de la unidad en la Legislatura

Publicidad
Publicidad

La Plata, nov 10 (Por José Giménez, de la redacción de
DIB).- Tímidamente, los pasillos de la Legislatura bonaerense van recobrando
vida. Tras un año en el que prácticamente no hubo actividad, diputados y
senadores en funciones y electos ya comenzaron a diseñar el nuevo mapa de
poder.

La nueva Legislatura tendrá al oficialismo en minoría,
dependiendo de otros sectores para aprobar cualquier ley. El gobernador electo
Axel Kicillof contará con el apoyo de 45 diputados, mientras que Juntos por el
Cambio sumará 44. En el Senado, en tanto, serán 26 las bancas de la futura oposición,
contra 20 de los legisladores del Frente de Todos.

Este escenario ideal, no obstante, podría no plasmarse el 10
de diciembre: ambos espacios presentan dificultades para unificar a los
diferentes sectores que compusieron las alianzas electorales. En Juntos por el
Cambio, la derrota llevó al radicalismo a plantear un reparto del poder más
igualitario. En el peronismo, en tanto, enfrentan la difícil tarea de unir
bancadas que permanecieron separadas durante más de 7 años.

A esta situación se le suma la puja por los espacios de
poder: ¿cómo lograr conformar a todos si solo hay una presidencia de bloque y
un puñado de vicepresidencias en juego? Frente a esta pregunta, comenzó en las
últimas horas a cobrar fuerza una posibilidad: la conformación de interbloques.

El sistema de interbloques, que funciona en el Congreso
nacional, consiste en un conjunto de bancadas con identidad y autoridades
propias, aglutinados bajo una presidencia común. En la Legislatura esa figura
no existe, pero ya empezaron las conversaciones para avanzar con una reforma
del reglamento que las institucionalice.

La posibilidad le cierra tanto a un sector del Frente de
Todos como de Juntos por el Cambio, que no creen posible la unidad por la
heterogeneidad de los espacios y el acotado número de cargos para repartir. Es
por eso que un grupo empezó a empujar para que el tema se trate en una próxima
sesión de Diputados (cámara que no funciona desde hace seis meses), antes del
recambio. En el Senado exploran el mismo camino.

Los nombres de Todos

En el Frente de Todos, el reparto forma parte del
rompecabezas de poder de la nueva alianza peronista. “Es imposible hablar
todavía de nombres concretos, porque no hay ninguna definición sobre quiénes
van a integrar el Gabinete, no pueden separarse ambas negociaciones”, expresó
un legislador.

En el peronismo hay tres sectores bien diferenciados. Por un
lado el kirchnerismo, dominado mayormente por La Cámpora, busca impulsar a
Facundo Tignanelli como presidente de la cámara de Diputados. También suena
Santiago Révora, primo de “Wado” De Pedro, quien suma poder al lado de Alberto
Fernández y ocuparía el estratégico ministerio del Interior. Muchos también
ponen los ojos sobre el experimentado Carlos “Cuto” Moreno, quien estuvo muy
cerca de Kicillof durante toda la campaña, al punto que se lo ve como el
“vocero” del gobernador electo en la cámara baja. Falta ver si ese título
deviene en un cargo concreto.

En el Senado, con la presidencia en manos de la
vicegobernadora Verónica Magario, el bloque podría seguir en cabeza de Teresa
García.

Otro polo de poder importante es el de los intendentes:
marginados de la carrera por la Gobernación, el grupo es encabezado por Martín
Insaurralde (Lomas de Zamora) y el presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray
(Esteban Echeverría). Los jefes comunales conversaron este viernes durante el
encuentro entre Fernández y la CGT (del que también participó Kicillof) y
quedaron en empezar a delinear su estrategia la próxima semana.

En Diputados, el grupo propondría al actual intendente de La
Costa, Juan Pablo De Jesús, como presidente de la Cámara. También se escucha el
nombre de Federico Otermín, con terminal en Lomas de Zamora. En el Senado aún
no dieron pistas de sus movimientos.

Finalmente aparece como tercer polo de poder el massismo,
revitalizado tras la vuelta y con un importante número de legisladores propios
en Diputados. Aunque no descartan pelear por el premio mayor, en el espacio
saben que la designación (ya confirmada) de Sergio Massa como presidente de la
cámara de Diputados de la Nación prácticamente los margina de buscar ese cargo
en la Provincia. Con algunos nombres mencionados como posibles miembros del
Ejecutivo (Malena Galmarini y Jorge D” Onofrio, por caso), tallan fuerte en el
bloque el actual presidente, Rubén Eslaiman, y el intendente de Miramar, Germán
Di Césare, que ingresará en diciembre. En el Senado solo mantendrán a José Luis
Pallares.

El Frente Renovador es el sector que más insiste en la idea
del interbloque: así lo resolvieron esta semana sus miembros tras reunirse con
Sergio Massa. Del otro lado, el kirchnerismo y los intendentes intentarán la
unidad: creen que siendo oficialismo no pueden darse el lujo de seguir
divididos.

Las tensiones en la oposición

La gobernadora María Eugenia Vidal les hizo un solo pedido a
sus legisladores: que mantengan las bancadas unidas. Sin embargo, la situación
de la futura oposición es compleja, ya que el radicalismo impulsa una relación
de mayor horizontalidad, con pedidos de reparto de “50 y 50”. Al interior del
PRO y la UCR también aparecen diferencias respecto del rumbo opositor: en ambos
casos, son los intendentes quienes reclaman un mayor protagonismo, teniendo en
cuenta que tendrán en sus manos el principal factor de poder del espacio.

“Va a ser imposible contentar a todos, lo mejor sería un
interbloque como en Nación”, analizó un dirigente boina blanca. La movida
podría no darse en diciembre, como todos creen, sino que las negociaciones
podrían prolongarse hasta marzo.

En la hipótesis de la unidad, el radicalismo propone, como
ya contó DIB, un esquema de reparto cruzado, con la presidencia de una bancada
y la vicepresidencia del cuerpo para cada sector. En Diputados Maximiliano Abad
(UCR) pretende continuar al frente, pero Gustavo Posse impulsa, sin demasiados
consensos, a Walter Carusso. En el PRO, Vidal quiere que sea el actual
subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, resistido por los
intendentes del espacio.

En el Senado, la Gobernadora quiere la continuidad de
Roberto Costa, quien mantiene una “guerra interna” con Salvador, que por su
parte impulsa a un joven de su riñón, Emiliano Reparaz. (DIB) JG

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad