23.5 C
La Plata
03/12/2021
InicioSociedadDudas sobre el fin de los "me gusta" en Instagram: narcisismo y...

Dudas sobre el fin de los “me gusta” en Instagram: narcisismo y problemas laborales

Publicidad
Publicidad

La Plata, nov 24 (Por Daniela Gian, de Agencia DIB).- Si al
entrar a Instagram un usuario ya no puede ver la cantidad de “likes” (me gusta)
de las fotos, es porque su cuenta ingresó a la prueba mundial de la empresa
para evaluar la eliminación definitiva del contador de corazones, una decisión
que genera opiniones encontradas entre los usuarios.

“Por un lado me alegra, pero por el otro le resta
atractivo”. “Me parece hermoso y sano”. “Es un golpe a los egos”. “Se van a
terminar muchos curros”. “Me perjudica en mi trabajo”. Las opiniones fueron
aportadas a DIB por diversos usuarios de la red social y muestran lo que sucede
en distintas partes del mundo, donde miles de personas están desconcertadas por
la medida de la empresa, propiedad de Facebook.

Instagram anunció a mediados de noviembre la ampliación de
la prueba, que comenzó hace unos meses en Australia, Brasil, Canadá, Irlanda,
Italia, Japón y Nueva Zelanda: “Si está en la prueba, ya no verá el número
total de ?me gusta? y vistas en fotos y videos publicados en el feed, a menos
que sean suyos”. “Este es un cambio fundamental en Instagram, por lo que
continuamos nuestra prueba para aprender más de nuestra comunidad global”,
continuó la explicación oficial, consciente de que la quita del contador es un
giro de 180 grados para la aplicación.

Para varios psicólogos, la decisión afecta “la lógica de ser
permanentemente validado y aprobado por los demás”, una variable “muy
importante para los adolescentes”. Así lo asegura el profesor español José
Ramón Ubieto, experto en el análisis de la relación de los jóvenes con la tecnología.

Según el especialista, la eliminación del contador de “me
gusta” aporta a reducir la “hipertrofia del “yo”, un fenómeno narcisista en el
que uno tiende a buscar los “me gusta” y a hacer que todo el mundo sepa que los
tiene y puede, además, reducir la angustia por tenerlos”. Es que según Ubieto,
“las pantallas han aumentado el narcisismo, al poner el “yo” en primer lugar, y
esto puede tener efectos colaterales negativos, como exhibicionismo,
transformación de la intimidad y la privacidad, ciberacoso y amenazas, entre
otros”.

Una encuesta realizada en 2017 a unos 1.500 jóvenes de entre
14 y 24 años, reveló que para ellos, Instagram es la red social que más aporta
al desarrollo de la depresión, la ansiedad, la sensación de soledad y la
evaluación del propio cuerpo.

Pero, ¿cuál será realmente la idea de la empresa?

Otra interpretación que circula indica que la eliminación de
los “likes” ayuda a que los usuarios con pocos seguidores (que son la mayoría)
no se desalienten a subir imágenes y se vayan de la red.

Problemas laborales

“Entendemos que los recuentos de ?me gusta? son importantes
para muchos creadores, y estamos pensando activamente en formas en que los
creadores comuniquen valor a sus socios”, aclaró la empresa. La referencia es
para los “influencers” que hicieron de su cuenta un lugar para auspiciar
marcas.

Otro tipo de trabajador que también se verá perjudicado si
la medida se concreta es el que utiliza las redes para medir el impacto de
distintos temas en las comunidades de usuarios. Para Guillermo Vagni, quien
analiza el desempeño de los dirigentes argentinos desde Políticos en Redes, “el “like” es un dato valioso porque se trata de información no inductiva sobre
cómo es percibido ese evento, candidato o referente: no hay pregunta o
condicionamiento alguno de por medio”.

Vagni recuerda que en 2013, un estudio de la Universidad de
Cambridge con Microsoft Research, demostró que los registros de los “me
gusta” de Facebook generan un enorme volumen de información capaz de
trazar perfiles sobre cada usuario. “Esos me gusta brindaban información sobre
atributos personales sensibles como: orientación sexual, origen étnico, puntos
de vista religiosos y políticos, rasgos de personalidad, inteligencia,
felicidad, adicción a sustancias, separación parental, edad y género”, dice el
analista de redes, quien no descarta que toda esa información que puede dejar
de ser pública pase a ser comercializada de manera privada. (DIB) DG

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad