17.9 C
La Plata
30/11/2021
InicioPolíticaLos primeros 100 días, claves en el plan de Fernández para la...

Los primeros 100 días, claves en el plan de Fernández para la gestión sanitaria

Publicidad
Publicidad

La
Plata, oct 6 (DIB).- Los primeros 100 días en un eventual gobierno de Alberto
Fernández serán “claves” en materia sanitaria para la reconstrucción de un “gigante
en crisis”. Desde el entorno del candidato presidencial hablan de políticas de “restitución
de derechos” tendientes a solucionar “lo urgente”, y de medidas a mediano y
largo plazo, relacionadas a la problemática estructural que arrastra desde hace
años.

“En los primeros 100 días las
acciones serán concretas dirigidas a restablecer programas fundamentales”, dijo
a DIB Arnaldo Medina, vicerrector de
la Universidad Nacional “Arturo Jauretche” y exdirector del Hospital El Cruce
de Florencio Varela desde su inauguración en 2007 hasta el cambio de Gobierno.

Medina es hombre del riñón de Ginés González García, el
exministro de Salud encargado de conducir el plan de “reconstrucción sanitaria”
en un eventual gobierno del Frente de Todos. Esa tarea, para nada sencilla, ya
fue asumida por el médico sanitarista luego de la crisis de 2001 cuando se puso
al frente de Salud por aquel entonces.

En ese marco, Medina suena fuerte para convertirse en
ministro si Alberto Fernández llega a la presidencia, aunque su experiencia
territorial también podría ubicarlo en Provincia.  

No obstante, el médico habla como uno más de los
integrantes del “cuerpo técnico” de González García en la dirección de un nuevo
plan de salud. “Estamos trabajando desde los equipos técnicos, elaborando
propuestas con la conducción de Ginés González García. Y también en la
integración de todos los equipos técnicos de las distintas fuerzas que componen
el Frente de Todos”, le dijo a esta agencia.

En los primeros 100 de la
gestión sanitaria, entonces, desde el Frente de Todos pondrán el foco en
restablecer los programas emblemáticos Remediar, Sumar y el Materno Infantil,
los mismos que inauguró González García tras la crisis anterior, pero con
nuevos matices.

Es que según afirman, el final
del programa Remediar en 2017, una política nacional que desde 2002
había buscado “promover la equidad y garantizar el acceso a los medicamentos a
la población de cobertura de salud pública exclusiva”, también profundizó la
desigualdad. De acuerdo al diagnóstico opositor, su reemplazante, el programa
de Cobertura Universal de Salud (CUS) no dio las respuestas necesarias para
afrontar la crisis.

Otro de los ejes fundamentales y “urgentes” será volver a
garantizar el programa de inmunizaciones del Calendario Nacional de Vacunación.
 “Pusieron en riesgo la salud de toda la
población. Nosotros
siempre decimos que cuando faltan las vacunas se pone en riesgo todo. Y eso
tiene consecuencias, por ejemplo, en el rebrote del sarampión, el peor desde el
año 2000. Los contagios se dieron en chicos que deberían haber tenido la vacuna
y no la tuvieron”, describió Medina.

El
médico también advirtió sobre las consecuencias de haber “degradado el
Ministerio a Secretaría” en referencia al cambio de rango decidido el año
pasado por el Gobierno de Mauricio Macri, y sostuvo que “además del impacto
simbólico, que nos dice cuán importante es la salud para Cambiemos”, trajo
serias dificultades administrativas. “Al haber una disminución del orden jerárquico
de autorización enlentece los trámites”, indicó.

Fortalecer
el primer nivel de atención también está entre las prioridades, así como restablecer
una política de capacitaciones destinadas a fomentar equipos
interdisciplinarios que estén a la altura de atender las problemáticas
actuales, que en muchos casos trascienden lo estrictamente sanitario.

 

Un libro para pensar en lo
que viene

Tras una investigación de
años, Arnaldo Medina presentó recientemente el libro “Enfoques y herramientas
para el gobierno de la salud”, escrito en coautoría con el economista Patricio
Narodowski, en el se pone en diálogo el sistema sanitario argentino con el de
otros países para pensar los modelos de salud a la luz de la experiencia
internacional.

En el libro, que el propio
González García prologa y describe como “oportuno y necesario”, se realizan estudios
comparados de los sistemas sanitarios de diez países, con desarrollo y
aplicación de instrumentos de análisis y diagnóstico.

“El
primer capítulo tiene que ver con la gestión, el financiamiento y las
regulaciones de los sistemas de salud; y el segundo con lo que nosotros
denominamos como aspectos subjetivos o las innovaciones en los sistemas de
cuidados”, amplió Medina, quien ya presentó el libro en la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires, en La Plata, en Necochea y en Bahía Blanca, mientras que este
lunes estará en Mar del Plata y el próximo viernes en La Rioja.

“Planteamos
que la política de salud tiene que ir de la mano de una política de desarrollo
inclusivo”, señaló. Y en ese sentido, indicó que la cuestión del financiamiento
es central, ya que mientras que en países desarrollados llega a ser de 5.000
dólares per cápita, en Argentina pasó de 800 dólares en 2015 a 400 a partir de
la última devaluación de este año.

Asimismo,
explicó que otro aspecto fundamental del análisis en cada caso
es la política de medicamentos. “Parece ser central para explicar cómo se ordenan los sistemas
de salud porque el gasto en medicamentos es elevado en todos los sistemas. Y existe
una presión muy elevada por un tipo que son los biológicos o de alto costo, que
de alguna manera tensionan y obligan a los sistemas de salud a buscar distintos
tipos de respuestas”.

Según explicó Medina, la investigación
sirvió además para poner en comparación con otras experiencias “la problemática
estructural del sistema de salud argentino”, al que describió como “muy
fragmentado” y así pensar políticas públicas tendientes a aliviar esa
falencia.

“En
la Argentina hay un problema de fragmentación: mientras que hay unas 300 obras
sociales y casi 100 empresas de medicina prepaga, en el sector público conviven
el Estado municipal, provincial y nacional, y esos tres niveles de Gobierno a
veces operan en el mismo territorio”, indicó. “Todos esos actores deben lograr
acuerdos”.

“La
fragmentación trae muchos problemas de coordinación en el sistema de salud. Pero
es un sistema que funciona configurado de esta manera y le da cobertura a la
totalidad de los argentinos”, indicó. Por eso, señaló que la clave está en “trabajar
en políticas que puedan integrarlo un poco más, lo que implica tener redes de
atención organizadas”. (DIB) MCH

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad