9.3 C
La Plata
16/09/2021
InicioSociedadWalas de Massacre: "El rock es así, es machirulo, misógino, clasista y...

Walas de Massacre: “El rock es así, es machirulo, misógino, clasista y sexista”

Publicidad
Publicidad

La Plata, ago 24 (Por Martín Raggio, de la redacción de DIB).- El cantante y líder de Massacre es un gran provocador desde hace más de 30 años en los escenarios. Matriarcal y comprometido, el autodefinido “la gorda” Walas, sigue con la gira “Niña Adiós tour episodio II”, una adaptación de su último disco en vivo.

Antes del show de este sábado en el Teatro Opera La Plata (Calle 58 nº 770), Walas charló con DIB sobre dos temas que maneja a la perfección: el skate y el rock.

Walas, el cantante de Massacre, pasó por DIB. 

¿Qué es ser skater?

-Nosotros empezamos nuestra vida pública con Massacre Palestina. Primero siendo skaters, andábamos todo el día en la tabla, armábamos rampas, era una época muy underground. Empezamos con esa cultura californiana, hija de la cultura surfística que se mezcla con el rock, new wave, pos hipismo, la psicodelia y el punk. Ahí nace un poco el matrimonio del estilo de vida, por un lado lo deportivo y por el otro el artístico. Fundamos una especie de skate-rock.

¿Lo seguís practicando?

-No, ahora no lo practico al deporte, porque tengo un problema que se llama obesidad, así que ya no me suelo subir a las tablas (risas)

Lo que hago ahora es devolverle al skate en forma de documental, muestras retrospectivas, memorabilias y museo. Le estoy haciendo la música a un documental sobre el skate que estar por salir en Argentina. También tengo un museo de skates itinerante.

¿Al museo dónde lo ubicamos?

-Sale cada tanto. La última muestra del museo fue en la Usina del Arte y me convocaron para hacerla en un salón gemelo que estaba dividido en dos y a mí me toco de un lado y cuando pregunté que había del otro lado, era una muestra interactiva sobre Björk, mejor imposible.

Walas: “No soy un creador, soy un transfolclorizador”.

¿Sos creador de un estilo dentro del rock argentino?

-Creador, no. Soy un “transfolclorizador” de un  estilo original y fuimos los cultores en Buenos Aires. Lo reinterpretamos porque el rock. El surf, el skate y los deportes extremos son puntualmente de California y nosotros lo adaptamos a Argentina. Nosotros lo hicimos a gamba, porque acá no se conseguían ni los discos del género, ni había espacios.

¿Cómo ves a las nuevas generaciones del rock nacional?

-El arte argentino no tiene nada que envidiarle a ninguna expresión del mundo. Tenemos nuestro toque personal. Siempre me meto en los sótanos para ver que bandas nuevas hay y también invitarlas a nuestro shows. Hay mucha tela para cortar, se ha descentralizado mucho, la movida no es sólo porteña. Por ejemplo en la movida platense El Mató es la punta de flecha de toda una generación y de todo un movimiento, también están los mendocinos, se rompió la barrera de la centralidad de que el rock era sólo de Buenos Aires y por otro lado es la edad, que era una especie de gerontocracia, donde solo estaban los grandes popes y no había lugar para los sub-20. Por suerte esto se está revirtiendo.

En algún momento tuviste que salir a aclarar en tus shows algunas declaraciones sobre el tema “abusos en el rock”.

-Yo siempre digo bestialidades, digo barbaridades, soy una especie de provocador  que hablo en los festivales, digo cosas absurdas o banales, pero también cosas muy profundas. Y tuve que salir a aclarar el primer escándalo de género en el rock, que fue el de la banda La ola que quería ser chau y por supuesto opiné y salía a ponerlos en un lugar condenatorio, después tuve que salir a atajar penales de todo lo que dije sobre condenar a los victimarios, siempre en tono de burla y de ironía. Siempre en la performance de Massacre en donde hago encuestas en donde algunos salen a apoyarme y otros a criticarme.

¿Crees que el rock está bajo la lupa?

-Sí totalmente, hoy hay figuras que no resistirían ni cinco minutos de análisis. El rock es así, es machirulo, misógino, clasista, sexista, todas características de la sociedad. Históricamente el rock tiene a la mujer como un accesorio, un adorno, en general. Por suerte habemos excepciones a la regla. Yo creo que hay tres figuras matriarcales, uno es Carlos de Fun People, otra es Patricia de Kumbia Queers/She Devils y el otro soy yo, la gorda Walas, eternamente confundida. Spinetta sería impecable con respecto a esta conducta, desde la palabra, su obra u omisión resistiría sobre estos temas, no como otros machirulos. No quiero dar nombres pero hay muchos rockeros argentinos que hoy en día menos mal que se murieron porque estarían bajo la crítica de todo lo que dicen. Hay nuevas generaciones que van a ser felices, nosotros todavía no porque somos intermedios. Por un lado queremos ser libres y por el otro tenemos los fantasmas de la dictadura, los miedos.

¿Estás trabajando en un disco nuevo?

-Ya estamos con ganas de hacer un disco nuevo, nos estamos despidiendo del disco anterior “Biblia-Ovni” y tenía un tema que era “Niña Dios” y es la despedida de eso. Lo nuevo viene cada vez más místico, más espiritual, cada vez más conspiranoide, más temas ovni, fenómenos extrasensoriales, extraterrestres, extradimensionales, pirámides, las energías y Nikola Tesla.

Básicamente una búsqueda del “Yo”.

-La verdad que sí. Hay una frase que dice: ¿qué será de este yo, sin mí? Somos la proyección del yo y estamos buscando identidad.

¿De qué se trata la gira “Niña Adiós tour episodio II”?

-Estamos haciendo básicamente el show que hicimos en Obras, que es el que salió con nuestro disco en vivo  en DVD para el festejo de los 30 años. Entonces lo que hacemos es una adaptación de aquel que no tuvo covers. A este le agregamos temas de Sumo, Nirvana, Bowie, tres figuras que nos miran desde el cielo y no protegen.

¿Una recomendación?

-Yo de muy chico vi a Sumo en vivo, así que la gente que no vio a Massacre recomiendo que lo vean aunque sea una vez, porque es una cosa irrepetible. La consigna es flashear. (DIB) MR

 
 

Últimas noticias

Publicidad
Publicidad